viernes, diciembre 2
Shadow

«Los jubilados ven escaparse los pocos años de vida que les queda»


La población argentina mira y espera mientras los políticos se pelean, gastan lo que no tenemos y viven la buena vida.

Los más perjudicados somos la gente más necesitada y los jubilados que ven escaparse los pocos años que les queda sumidos en la desesperanza. ¿Qué tienen en la cabeza los que nos dirigen? Hipocresía, egoísmo, ambición, son los epítetos que me afloran para describir a los dirigentes de un país que lo tiene todo y sin embargo vivimos en la nada. Ellos viajan por el mundo mientras nosotros esperamos el milagro de la resurrección.

Hace unos días escuché que somos rebeldes y quejumbroso y no supe si reír o llorar. Somos mansos, para no decir idiotas, toleramos lo intolerable, hemos sido el ejemplo en la región, nos vanagloriamos de nuestros premios noveles y ahora nuestros vecinos crecen y nosotros padecemos las penurias de la miseria.

¿Qué nos pasa? ¿Estamos engualichados? Nos dormimos sobre los laureles del pasado y nos atrapa la desidia del inútil, mientras los corruptos que se enriquecieron a costilla del pueblo disfrutan de nuestros bienes.

Envueltos entre mentiras y engaños vamos sobreviviendo entre las ruinas de lo que fue. Me siento como un niño engañado con promesas vanas porque se cambian los personajes dando vueltas en la calesita de la hipocresía, pero no las formas.

Quisiera que los políticos se dieran un baño de altruismo antes de comenzar sus mandatos y descubrieran que ser político es un sacerdocio para ayudar, no un medio para enriquecerse. Quizás de este modo encontremos el camino.

Lucía Perticaro / perticarolucia1@gmail.com

Voces, reclamos y esperas de jubilados Un lugar común en los medios, últimamente, es tomar el monto de la jubilación mínima, para relacionarlo con la situación económica actual, y sacar así conclusiones sobre el deterioro de la calidad de vida de la clase pasiva.

¿Sabrán estos comunicadores que la inmensa mayoría de los jubilados que perciben el haber mínimo nunca aportaron, y fueron jubilados por una moratoria?

Y en cuanto a los que si aportaron y perciben la mínima, como bien lo explica la experta Mirta Tundis en un reportaje aparecido en Clarín “los jubilados ganan tan poco porque cuando están en actividad el empleador le dice ‘yo te pago el sueldo de convenio y lo demás te lo doy en negro’. Cuando se van a jubilar los jubilan con el sueldo de convenio no con el sueldo en negro, por eso tenemos tantos jubilados con haberes bajos”.

Pero estos comunicadores no hablan de los jubilados que sí aportaron durante 30 años los importes requeridos por la ley sobre su sueldo real, y hoy, en muchos casos, la jubilación, mal liquidada adrede por la ANSeS, es apenas superior al sueldo INICIAL establecido en algunas de las últimas negociaciones paritarias.

Esta carta no pretende estigmatizar a los jubilados que perciben el haber mínimo, sino poner en evidencia la arbitrariedad con que la ANSeS, desde hace varios años, administra los fondos que le han sido confiados, obligando a los damnificados a acudir a largos proceso judiciales, para reclamar lo que les corresponde.

Hugo Perini / hperini@consejo.org.ar

Hay que aclarar que los juicios por reajuste del haber jubilatorio que finalmente tienen sentencia judicial firme tienen dos componentes: 1) El reajuste del haber mensual que el jubilado tiene que cobrar en función de la sentencia judicial.

2) La retroactividad que se tiene que pagar al jubilado por los años de demora más dos años anteriores a la iniciación del juicio. Estos montos son elevados considerando el atraso en los juicios y en los reajustes de haberes de 9 a 12 años.

El Poder Ejecutivo, todos los años en el Presupuesto Anual, incluye una suma para pagar las sentencias judiciales, pero se olvida que las mismas tienen los dos componentes indicados más arriba. La ANSeS, en base a ese presupuesto, realiza las liquidaciones de las sentencias judiciales y como el dinero incluido en el Presupuesto es escaso, considera un sistema de prelación para el pago que se basa en la Resolución 56 del año 1997 (de hace 25 años) estimando un puntaje que solamente la ANSeS tiene en claro. A los jubilados nos interesa y nos corresponde, en primer lugar, cobrar el haber reajustado (Componente 1) a partir del plazo fijado por la Justicia de 120 días hábiles. Para ello no se requiere un presupuesto aprobado y la ANSeS no cumple dicho plazo.

Con respecto al pago de la retroactividad (Componente 2), que, si requiere la consideración en el presupuesto anual, esta se podría abonar en cuotas trimestrales reajustadas por interés. Otra opción sería pagar con bonos en dólares, con intereses y que sean negociables.

No es justo que el jubilado tenga que espera a tener 80 años (si sobrevive) o estar enfermo con una enfermedad terminal. No es justo y la sociedad toda debe saber la realidad.

Muchos jubilados, sin tener esos requisitos, tienen enfermedades propias de la edad que le impiden trabajar para poder complementar la jubilación.

Espero que alguien del Poderes Ejecutivo y Legislativo, y la ANSeS, consideren mi propuesta para solucionar este grave problema.

Eduardo Torreiro / eftorreiro@gmail.com

Hace dos meses, mi esposa y yo sufrimos el saqueo de nuestras cuentas de jubilados, radicadas en el Banco Supervielle.

Hechas las denuncias en la Policía y en el banco citado, hasta el momento en que escribí esta carta, no recibimos noticias sobre el caso.

Sabemos de casos similares en cuentas del mismo banco.

¿No hay seguros que protejan los fondos de los jubilados?

Jorge Albertella / jalbertella@yahoo.com.ar

Si tuviera que calificar a este des-gobierno, diría que es: irresponsable, inepto, improvisado, indolente, negligente, incompetente, torpe, ineficaz, negador, indiferente, inconsistente, banal, improductivo. Un fracaso a todo nivel.

Un barco sin timón. Una administración sin rumbo que fuerza a los más jóvenes a emigrar. La inseguridad potenciada por el narcotráfico que nos aniquila a diario. Una inflación imparable que devora nuestros magros ingresos. Un relato mentiroso, vacío, falaz (sarasa, sanata, verso). Un patético culebrón protagonizado por Presidente y Vice. Un “haz lo que yo digo, mas no lo que yo hago” (Olivos-Gate). Ventajismo obsceno (Vacunatorio Vip). Escuelas sin gas. Chicos sin escuelas. Jubilados cobrando chirolas. Políticos que hablan de y a los pobres desde sus lujosos pisos en Puerto Madero o Recoleta. Un des gobierno que gestiona el pobrismo y la mendicidad. Lo peor que nos pasó desde la vuelta de la democracia. Lejos.

Irene Bianchi / irenebeatrizbianchi@hotmail.com

Mirá también

Mirá también



Source link