domingo, noviembre 27
Shadow

la clave de la Scaloneta, el Mundial, la ausencia de Agüero y sus lágrimas en París



Sin dejar temas por tocar, el astro argentino Lionel Messi habló este lunes a 48 horas de poder tener en sus manos otro título con la Selección argentina: la Finalissima en Wembley frente a Italia. Desde la temprana eliminación en octavos de final de la Champions League a manos del Real Madrid, a la postre campeón del torneo, hasta las virtudes de la Scaloneta, a la que evitó poner como candidata para el próximo Mundial de Qatar 2022.

Es que el invicto de 31 partidos con Lionel Scaloni al mando de la Albiceleste provocó que el mundo fútbol lo coloque en el pedestal para noviembre próximo y ese cambio tiene una justificación que el rosarino de 34 años no escondió.

«Este es un grupo que juega cada partido como una final, que prepara todos los partidos desde el cuerpo técnico muy bien. Que sabe lo que tiene que hacer en los partidos. Este grupo tiene que claro que le puede pelear a cualquiera y eso no significa que seamos candidatos. Estamos preparados para jugar contra cualquiera», dijo.

«Scaloni le da mucha importancia a la defensa. Sin dejar de pensar lo ofensivo. Se ve en todos lados que mantener el arco en cero te da la posibilidad de pelear. Se volvió muy táctico, no hay espacios, hay que luchar todos los partidos. Cualquiera que esté ordenado te puede complicar», aseguró.

¿Cómo le cayó el sorteo de la fase de grupos del Mundial a Leo? «Nosotros, la típica, sabemos que no hay rivales fáciles. El Mundial pasado celebrábamos el grupo y nos terminamos complicando. México es un rival que juega muy bien, que tiene una idea clarísima, con un entrenador que nos conoce bien a nosotros. Va a ser difícil como Polonia», explicó.

Y, sobre su desarrollo y sentimiento personal en la Selección, confió: «Me siento cómodo cuando nos juntamos. Parece que todo fluye de otra manera. Cada uno sabe lo que tiene que hacer en la cancha y que hacemos lo que hay que hacer, más lindo, más feo, para ganar. A mí me gusta jugar y jugar bien y tener la pelota siempre. Pero a veces no se puede«.

El título en la Copa América no estuvo exento en la entrevista con TyC Sports, porque fue su primero a nivel mayor con la camiseta albiceleste y porque modificó la postura que muchos hinchas como la prensa tenían para esta generación de futbolistas», completó.

«Cuando ves imágenes de la final de la Copa América, de haberlo conseguido es lindo. Pero ya pasó. Hay que seguir como cuando se perdía. El recuerdo va a estar siempre ahí. Vienen nuevos retos, nuevos objetivos y hay que pensar en el día a día. Lo que estoy viviendo con la gente y con el periodismo que fue durísimo conmigo y con la Selección, que fue durísimo. Cambió, se habla con más respeto. Sentir ese respaldo fue hermoso. Lo que estamos viviendo con este grupo después de la Copa América fue hermoso todo», aseguró.

Y agregó: «Muchas veces hablamos que no solo importa ganar. Nosotros habíamos hecho cosas espectaculares y no se valoraban como llegar a la final del mundo a la final de dos copas América. Ese grupo fue muy maltratado y no se lo merecía porque había hecho cosas muy importantes. No recuerdo que la gente haya sido tan feliz como en el Mundial de Brasil. Llegamos hasta el último día, como en las Copas América que perdimos por penales. No era justo. El grupo anterior fue injustamente maltratado«.

Pero después de esa felicidad enorme tanto para él como para su familia que soportó las críticas, llegó el momento de decir adiós (forzado) al Barcelona de España, un golpe mundial que desembocó en París, para una adaptación que le costó futbolística y familiarmente.

«Acostumbrado toda la vida a una manera de jugar, que nos conocíamos de memoria, esto era todo nuevo para mí, encima llegué tarde al club, después tuve un golpe en la rodilla y tuve que parar un tiempo. Entre una cosa y otra no podía jugar cuatro partidos seguidos, en las vacaciones dije que iba a modificar porque era el año nuevo y me agarró el Covid. Me dejó secuelas en los pulmones, no podía ni correr, pero ya no aguantaba más, quería arrancar y fue peor. Cuando estábamos medio ahí pasó lo del Real Madrid y eso nos mató, a mí, a todo el París y a todo el vestuario en general», resumió sobre su temporada en el PSG, después del golpe que significó su salida del Barcelona de España.

De hecho, Messi confesó que, durante la adaptación a su nueva vida en París, llegó a romper en llanto junto a su esposa Antonela Roccuzzo, el primer día de escuela de sus tres hijos Thiago, Mateo y Ciro.

«Viví más en Barcelona que en Argentina y estaba muy bien. No tenía pensado cambiar nada, pero por suerte la adaptación de los nenes fue espectacular, fue muy fácil, se acomodaron a la escuela, a los nuevos amigos. Eso se debió a ellos mismos, porque me acuerdo el primer día del colegio, terminamos llorando con Antonela, no entendían nada, pero ellos la verdad que unos fenómenos, Thiago entiende la situación y quizás se guarda más las cosas, pero más allá que extrañaba Barcelona no decía nada. Mateo y Ciro fueron mejor», sostuvo en declaraciones a TyC Sports.

De todas formas, se mostró renovado para la próxima temporada, donde buscará levantar nuevamente el máximo trofeo europeo de clubes, junto al delantero francés Kylian Mbappé, que amplió su contrato.

Y completó: «Me dan ganas de volver a ganar la Champions. Me da bronca no poder estar ahí. No siempre el mejor gana. Son momentos, situaciones, un error te deja afuera. El que más preparado está es el que termina ganando o llegando a la final. Real Madrid no era el mejor equipo y les terminó ganando a todos. Prefiero dejar todo eso al costado. Pienso en revertir este año la situación. Este año estoy preparado para lo que venga. Conozco el club, la ciudad, el vestuario, a mis compañeros. Por eso este año va a a ser diferente».

NOTICIA EN DESARROLLO…



Source link