martes, mayo 24
Shadow

fuentes de inteligencia creen que Putin tiene un trastorno cerebral


Vladimir Putin sufre un trastorno cerebral causado por demencia, enfermedad de Parkinson o una reacción como resultado del tratamiento con esteroides para el cáncer, han afirmado fuentes de inteligencia, publica este sábado el Daily Mail en Inglaterra.

Citando fuentes cercanas al Kremlin, figuras importantes de la alianza de inteligencia Five Eyes, que comprende Australia, Canadá , Nueva Zelanda, el Reino Unido y los Estados Unidos, creen que hay una explicación fisiológica para la decisión del presidente ruso, criticada mundialmente, de invadir Ucrania.

La comunidad de inteligencia está compartiendo un número creciente de informes sobre el «comportamiento cada vez más errático» de Putin, de 69 años, combinado con una apariencia hinchada en imágenes recientes, y la absurda distancia que insiste en mantener de los visitantes del Kremlin.

Una fuente de seguridad dijo: ’Solo las fuentes humanas pueden ofrecerle el tipo de imagen rica que tenemos de la psique de Putin. Ha habido un cambio identificable en su toma de decisiones en los últimos cinco años más o menos. Quienes lo rodean ven un cambio marcado en la contundencia y la claridad de lo que dice y en cómo percibe el mundo que lo rodea.’

La fuente dijo que esta falta de claridad se ve agravada por la falta de un «círculo de retroalimentación negativa», ya que el líder ruso «simplemente no fue informado» sobre los elementos de las fallas en la invasión.

Se ha informado que Putin había puesto a Sergey Beseda, el jefe del servicio exterior del FSB, y a su adjunto, Anatoly Bolyukh, bajo arresto domiciliario después de culparlos por fallas de inteligencia que vieron a su ejército sufrir una serie de derrotas en Ucrania.

La inteligencia sugiere que Putin ha sufrido un deterioro psicológico causado por factores fisiológicos.

Proponen teorías de que Putin sufre una afección cerebral, como la enfermedad de Parkinson o una forma más genérica de demencia, o que tiene cáncer y el tratamiento médico que está recibiendo ha alterado el equilibrio de su mente.

La última teoría, que la inteligencia británica considera creíble, es que el deterioro mental es consecuencia de la llamada ’rabia roid’, provocada por el uso prolongado de esteroides.

Las fuentes citan la decisión de Putin de aislarse físicamente de los invitados como una señal de temor a las ’comorbilidades’ (otras afecciones médicas graves que podrían aumentar el riesgo de muerte) o al uso de medicamentos que suprimen el sistema inmunológico, dejándolo abierto a infecciones

Cuando Putin se reunió con Emmanuel Macron el mes pasado, el presidente francés se vio obligado a sentarse en el otro extremo de una mesa de 13 pies, mientras que muchos de los que ingresaron a su presencia se vieron obligados a permanecer en cuarentena en hoteles durante dos semanas antes.

¿Dónde está Putin? Mientras el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, aparece a diario en vídeos que graba él mismo para disipar los rumores que dicen que ha abandonado Kiev, del líder ruso poco se sabe. La última aparición pública del presidente Vladímir Putin fue hace días, concretamente la semana pasada, y el Kremlin no comunica desde dónde dirige la invasión a Ucrania. Esto ha provocado que se cuestione su paradero y hasta que se ponga en entredicho su estado de salud.

El politólogo y profesor Valery Solovey, exjefe del Departamento de Relaciones Públicas del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, declaró el pasado mes de febrero que Putin tiene cáncer y también síntomas de la enfermedad de Parkinson.

En este sentido, el almirante retirado de la Royal Navy británica, Chris Parry, afirmó la semana pasada en un acto de una escuela que Putin podría estar luchando contra un cáncer. “Creo que su sistema inmunológico podría estar deprimido. Así que es un hombre que tiene prisa”, agregó para contextualizar porque había declarado Guerra en Ucrania.

Por otro lado, la especialista británico-estadounidense en asuntos exteriores Fiona Hill ha opinado en las redes sociales que «Putin no se ve tan bien, ha estado bastante hinchado. Sabemos que se ha quejado de tener problemas de espalda”.

Todas estas hipótesis no han sido verificadas por ninguna fuente oficial ni tampoco ha habido una declaración oficial por parte del Kremlin sobre la salud de Putin.

La única certeza que hay hasta el momento es que Putin tiene un lujoso búnker subterráneo en Siberia. La instalación, dotada de alta tecnología, se asemeja a una «ciudad subterránea» y está preparada para soportar una guerra nuclear. Según el politólogo y profesor Valery Solovey, de 61 años, Putin trasladó a su familia la semana pasada al búnker.





Source link