miércoles, mayo 25
Shadow

Cumple 50 años el disco de Deep Purple con el hit «Humo sobre el agua»


Se cumplen 50 años del lanzamiento de Machine Head, de Deep Purple, un disco que es parte de la historia del rock, pero de ese costado intenso y emocionante del género que es el hard rock. Lanzado el sábado 25 de marzo de 1972, fue un álbum consagratorio para esta banda inglesa, con composiciones de una solidez que lograron trascender el tiempo como Smoke on the Water, Highway Star, Lazy y Never Before.

Deep Purple en los años '70.

Deep Purple en los años ’70.

Si bien, el grupo tenía una bien ganada reputación en el Reino Unido a partir de dos discos anteriores, Deep Purple In Rock (1970) y Fireball (1971), Machine Head resultó arrasador. A la semana de su lanzamiento estaba en el primer puesto de ventas en Gran Bretaña y en un ascenso vertical en varios países de Europa y en los Estados Unidos.

Al Olimpo del rock pesado

Ian Gillan (hoy de 76 años de edad) en voz, Ritchie Blackmore (76) en guitarra, Jon Lord (1941-2012) en órgano Hammond, Roger Glover (76) en bajo y Ian Paice (73) en batería formaron una de las agrupaciones más potentes del género y parte del Olimpo del rock pesado junto con Led Zeppelin y Black Sabbath. En verdad, una trilogía imbatible.

Machine Head es un disco que definitivamente sorprendió no sólo por su energía arrolladora, aunque de variadas texturas y sonido flexible, sino también por el equilibrio logrado entre la voz y la poderosa instrumentación donde, además, cada uno de los músicos logró su espacio de lucimiento.

Deep Purple era un grupo que conseguía un sonido particular edificado por la atmósfera que creaba el Hammond de Lord junto con la inquisitiva guitarra de Blackmore, siempre dispuesto a los contrapuntos con el órgano, las líneas abiertas del bajo de Glover y la velocidad sobre los tambores de Paice a lo que se sumaba la fuerte dinámica vocal de Gillan.

Todas las composiciones fueron firmadas por la banda, pero los riffs y algunos temas eran compuestos por Blackmore; otros, por Lord o Glover y las letras por Gillan y Glover. Un trabajo conjunto para una banda que, tal como, lo definió el guitarrista en una entrevista en The Guardian, “era un grupo de mentes muy fuertes, nos dividimos el trabajo para poder subsistir, no hubiésemos durado como banda si alguno de nosotros traía los temas terminados. Todos metíamos mano en cada canción y desde ya, Machine Head es mi álbum favorito de toda esa época por lejos”, añadió Blackmore.

Un estudio legendario

Deep Purple

Deep Purple

A mediados de 1971 tomaron contacto con Claude Nobs (1936-2013), creador del Festival Internacional de Jazz de Montreux, en Suiza, con la idea de utilizar el Casino de esa ciudad (donde ya habían actuado en dos ocasiones, una en 1969 y otra, en 1970) para grabar un disco con algo más de tiempo. La elección de Suiza fue por razones fiscales y así eludir la alta carga impositiva inglesa.

Los discos anteriores de Deep Purple habían sido grabados entre giras y tardaron demasiado en terminarlos, además no sonaban con la fuerza que la banda exhibía en el escenario, algo verdaderamente difícil de alcanzar, ya que el grupo se encendía frente a su auditorio.

La banda apareció en el Libro Guinness de Récords Mundiales como el grupo más ruidoso del planeta por el concierto de presentación de Machine Head, el 30 de junio de 1972, en el Rainbow Theatre, de Londres, donde el volumen alcanzó los 117 decibeles.

Un joven Ian Gillan, de Deep Purple. 






DEEP-

Un joven Ian Gillan, de Deep Purple.
DEEP-

Suspenden la gira y viajan a Montreux

Mientras tanto, Deep Purple debió suspender en octubre de 1971 la gira por su disco Fireball en los Estados Unidos a raíz de que Gillan contrajo hepatitis. La banda al llegar al aeropuerto de Londres, sufre otro inconveniente. Glover con su flamante bajo Rickenbacker fue detenido por los agentes de aduana que adujeron que lo habría querido hacer pasar por usado y no pagar el impuesto respectivo.

Ahora bien, la idea era grabar el álbum de estudio en el escenario del Casino de aquella ciudad y después dar un concierto en ese espacio y grabarlo en vivo como retribución a la gentileza de Nobs, que además era funcionario del departamento de Turismo, de Montreux; algo así como lo que hizo Pink Floyd en Ummagumma.

El 3 de diciembre empezaron a llegar a Montreux; Lord y Paice, a bordo del Jaguar E-Type del tecladista, mientras que los demás en un vuelo Londres-Ginebra. Se alojaron en el hotel Eden Au Lac y el estudio móvil de los Rolling Stones llegó por la noche, dirigido por el “sexto Stone” Ian “Stu” Stewart.

Realmente hubo humo sobre el agua

Una de las formaciones modernas de Deep Purple.

Una de las formaciones modernas de Deep Purple.

Al día siguiente, Frank Zappa y su grupo Mother Of Invention actuaban en el Casino, que tras ese show se cerraba para Deep Purple. El concierto se hizo a las dos de la tarde, un horario estrafalario para una banda de rock pero que resultaría providencial pues debió suspenderse a raíz de un incendió que se desató a poco de comenzar cuando un fan lanzó una bengala (la tragedia de Cromañón ya tenía antecedentes) que se clavó en el techo de caña, sobre uno de los laterales del escenario.

Primero fue el humo y luego las llamas. Zappa cortó el concierto con: “Por favor, no entren en pánico, pero hay que salir porque se está incendiando el local”. La luz natural ayudó a la evacuación del auditorio, con apenas tres heridos, aunque el Casino quedó completamente destruido.

Precisamente, este incendio inspiró a Roger Glover para escribir el tema Smoke on the Water cuando vio desde el balcón de su hotel, al otro lado del lago Lemer, cómo se quemaba y la extraña forma en que recorría el humo la superficie del lago.

Ian Gillan, de la banda Deep Purple, antes de un show en Buenos Aires. Foto Alfredo Martinez

Ian Gillan, de la banda Deep Purple, antes de un show en Buenos Aires. Foto Alfredo Martinez

Si había alguien con recursos, ese era Claude Nobs que consiguió en un rato el teatro Pavillon para que Deep Purple grabara su disco; un espacio nada cómodo en términos de sonido que terminó por frustrarse cuando los vecinos debido al volumen llamaron a la policía y se interrumpió la grabación.

De esa noche que se extendió hasta la madrugada quedó un registró donde está Smoke On the Water, con su famoso riff; por cierto, un pasaje que todo guitarrista de rock que se precie de tal, tanto novel como veterano conoce.

Y a seguir buscando. Según los extractos del libro Deep Purple, Fire in The Sky, de Simon Robinson y Stephen Clare, Nobs en 48 horas logró abrir el Grand Hotel des Alps, cerrado por el invierno. Usaron un vestíbulo como estudio rodeado por los colchones de las camas a modo de empalizada para absorber el volumen de la banda. Con los instrumentos colocados en diferentes espacios, un calentador industrial y unas luces rojas para darle ambiente arrancó la histórica grabación.

Para llegar al vestíbulo-estudio había que ingresar por el jardín de la parte trasera del hotel, entrar a la habitación 62 y de ahí pasar al balcón de la habitación 56 que tenía una puerta que se comunicaba con la 57 que daba al improvisado estudio. La banda necesitaba un guía para llegar a sus instrumentos.

Jon Lord, cofundador de Deep Purple, en vivo en 2009 en Budapest. Falleció en 2012. Foto: EFE

Jon Lord, cofundador de Deep Purple, en vivo en 2009 en Budapest. Falleció en 2012. Foto: EFE

Empieza la grabación

Pues bien, la grabación comenzó el 9 de diciembre con Highway Star, que quedó terminado en dos tomas; al día siguiente hicieron una sola toma de Lazy que los dejó satisfechos, aunque necesitaron varias sobre grabaciones para la guitarra y el grito de Gillan necesitó cinco pistas separadas que se juntaron al final. Estos dos temas ya los habían tocado en vivo y los conocían bien.

El 12 de diciembre comenzaron con Never Before, que con sólo dos tomas sintieron que estaba listo y al día siguiente fue Picture Of Home; hasta ese momento, los músicos salían después de cada tema grabado para ver cómo iba quedando, pero finalmente se cansaron de ese ir y venir por ese laberinto de habitaciones y dejaron que el ingeniero de sonido Martin Birch los guiara desde la consola.

Deep Purple interrumpió la grabación para viajar a Londres y presentarse en el programa televisivo Top Of The Pops, donde hicieron playback y regresaron a Montreux para terminar el disco. El 17 de diciembre trabajaron en Maybe I’m A Leo, When A Man Blind Cries (que no entró en el disco original) y Space Truckin’, que inicialmente se llamó Batman porque el riff sonaba parecido al tema de la serie de televisión.

Mientras el emblemático Smoke On the Water ya estaba en buena medida definido, la letra fue escrita o terminada a último momento por Gillan que agregó la voz el 20 de diciembre, último día de grabación.

Deep Purple en el Luna Park. 2011. Foto: Oliver Kornblihtt

Deep Purple en el Luna Park. 2011. Foto: Oliver Kornblihtt

Cada tema tiene su historia

Ahora bien, cada tema tenía su historia; por ejemplo, Highway Star, comenzó como un esbozo camino a un concierto en Portsmouth, Estados Unidos. Blackmore hizo una frase en la guitarra mientras que Gillan improvisaba “Estamos en la carretera, somos una banda de rock and roll”; el famoso solo de guitarra es una adaptación libre de una improvisación de Johnny Burnette, un guitarrista al que Blackmore admiraba, lo cual era algo poco común en vista de su inapelable espíritu crítico.

Lazy, según Glover, está inspirada en Sleepy, de Oscar Brown, pero según Blackmore, en el Stepping Out, de Clapton con los Bluesbreakers, de John Mayall, lo cual parece más realista. Maybe I’m A Leo, fue escrito en relación al signo de Gillan y el riff es de Glover, tomado del tema How Do You Sleep?, de John Lennon.

Picture of Home fue escrito en su estadía en el hotel de Montreux como también Never Before, un tema considerado comercial por la banda, que lo lanzó en simple. Space Truckin’ es una ironía sobre los temas de rock and roll de la década del cincuenta, aunque con una letra de ciencia ficción.

Smoke On the Water fue escrito también sobre la marcha, el riff y una parte de la melodía es de Blackmore, los arreglos de Glover y la letra fue escrita por el bajista y terminada por el cantante.

La tapa es una foto de Shepard Sherbell que puso el título del disco en una hoja de metal pulida donde se reflejó la banda a la manera de un espejo; el fotógrafo tomó la imagen del reflejo y en la versión definitiva se puede apreciar parte de su cuerpo debajo de la palabra «Head».

Deep Purple en el Luna Park, 2011. Foto: Oliver Kornblihtt

Deep Purple en el Luna Park, 2011. Foto: Oliver Kornblihtt

Elogios de la prensa especializada

El disco tuvo críticas excelentes de parte de la prensa, aunque alguna objeción acerca de la calidad de las letras, a las que definieron como banales y en cuanto a las ventas consiguió rápidamente ubicarse en el número uno en el Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá y Dinamarca, mientras que en los Estados Unidos, alcanzó el séptimo puesto.

The Guardian colocó a Machine Head como uno de los discos que hay que escuchar antes de morir, la revista Classic Rock, entre los 50 mejores álbumes de la historia del género y Mojo, entre los mejores de la década del setenta.

Más allá de los rankings, Machine Head, sin duda, sobresale como uno de los grandes trabajos dentro del hard rock por su carácter innovador y su energía arrolladora, un retrato adecuado de la fortaleza creativa del rock en los años setenta.

MFB



Source link