jueves, octubre 6
Shadow

ya se suspenden abortos en EE.UU. entre el desconcierto y el dolor de las pacientes


Las prohibiciones al aborto que se establecieron en algunos estados en caso de que se anulara el fallo Roe vs. Wade entraron en vigor de manera automática el viernes, tras el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Las clínicas en estados como Alabama, Texas y Virginia Occidental dejaron de realizar abortos por temor a ser procesadas judicialmente, haciendo que las pacientes se fueran de sus instalaciones con lágrimas en los ojos.

«Algunas pacientes se derrumbaron y no podían hablar entre sus sollozos», contó Katie Quinonez, directora ejecutiva de la única clínica donde se practica el aborto en Virginia Occidental, cuyo personal se dedicó a llamar a decenas de pacientes para cancelar sus citas.

«Algunas pacientes estaban atónitas y no sabían qué decir. Otras no entendían lo que ocurría».

Estados Unidos se vio convulsionado por la ira, la alegría, el miedo y la confusión después de que la Corte Suprema revocara el fallo Roe vs. Wade.

Una protesta en Denver, Colorado, contra el fallo de la Corte Suprema de EE.UU. que limita el derecho al aborto. Foto. AFP

Una protesta en Denver, Colorado, contra el fallo de la Corte Suprema de EE.UU. que limita el derecho al aborto. Foto. AFP

País dividido

La división en Estados Unidos sobre el derecho a la interrupción del embarazo se hizo patente: los partidarios del derecho al aborto lo calificaron como un día oscuro en la historia, mientras que los opositores al aborto describieron el fallo como la respuesta a sus plegarias.

Las mujeres que viajaron a otro estado para interrumpir su embarazo se encontraron con que, en algunos lugares, los abortos dejaron de realizarse debido a las leyes estatales que entraron en vigor tras la decisión de la corte o por la confusión sobre cuándo entrarían en vigor dichas leyes.

Al eliminar el derecho constitucional al aborto vigente desde hace medio siglo, la Corte Suprema deja en manos de los estados la resolución de este asunto de gran carga política, de los cuales cerca de la mitad podrían prohibir el procedimiento.

Los abortos dejaron de realizarse de inmediato en nueve estados. Los proveedores de otros dos estados, Oklahoma y Dakota del Sur, ya habían suspendido el procedimiento en el último mes. Unos 73 millones de personas viven en los 11 estados en los que no se puede interrumpir el embarazo; es decir, más de una quinta parte de la población de Estados Unidos.

Acceso cerrado frente a la Corte Suprema de EE.UU. en Washington, tras las protestas por el fallo sobre el aborto. Foto: REUTERS

Acceso cerrado frente a la Corte Suprema de EE.UU. en Washington, tras las protestas por el fallo sobre el aborto. Foto: REUTERS

La reacción en todo el país siguió predeciblemente las tendencias políticas.

La gobernadora demócrata de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, un estado en el que el aborto está disponible con pocas restricciones, calificó el fallo como una «guerra contra las mujeres» y se comprometió a ser un «muro de ladrillos» para ayudar a preservar el derecho.

El gobernador republicano de Virginia, Glenn Youngkin, prometió buscar la prohibición de los abortos después de las 15 semanas de gestación.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, un republicano conservador considerado con mucha frecuencia como posible candidato a la presidencia en 2024, tuiteó: «La Corte Suprema ha respondido a las oraciones de millones y millones de estadounidenses».

Campaña electoral

El tema sin duda avivará la temporada electoral que se avecina.

Ambos bandos pretenden utilizar el tema para arengar a sus partidarios y exhortarlos a votar.

«Este país se tambalea hacia la derecha, quitando derechos. Los votantes van a tener que intervenir», afirmó el representante demócrata Jim Clyburn, de Carolina del Sur.

Algunos estados, como Louisiana, Arkansas y Missouri, contaban con leyes que entraron en vigor en cuanto Roe vs. Wade dejó de aplicarse.

En Alabama, las tres clínicas de aborto del estado dejaron de realizar el procedimiento por temor a que los proveedores fueran ahora procesados por una ley que data de 1951.

El viernes por la mañana, en el Centro de Mujeres de Alabama para Alternativas Reproductivas de Huntsville, el personal tuvo que comunicar a las mujeres que estaban en la sala de espera que no podían realizar más abortos ese día. Algunas habían venido desde lugares tan lejanos como Texas para pedir cita.

Activistas pro aborto, en un acto en rechazo a la decisión de la Corte de EE.UU., en Portland, Oregon, este viernes. Foto: AFP

Activistas pro aborto, en un acto en rechazo a la decisión de la Corte de EE.UU., en Portland, Oregon, este viernes. Foto: AFP

«Muchas de ellas se echaron a llorar. ¿Te imaginas haber conducido 12 horas para recibir esta atención en este estado y no pudieras hacerlo?», dijo el propietario de la clínica, Dalton Johnson.

Las pacientes recibieron una lista de lugares fuera del estado que todavía practican abortos.

Desconcierto

Las clínicas de aborto de Arizona también dejaron de realizar procedimientos mientras intentan averiguar en qué medida una ley anterior a la creación de ese estado -antes de 1912- implica que los médicos y las enfermeras ahora se enfrentan a penas de prisión.

En Texas, los proveedores no sabían qué ley debían seguir: una prohibición de 1925, una ley de 2021 que limita los abortos a las primeras seis semanas de embarazo, o una ley de activación automática que prohíbe el procedimiento tajantemente, pero que no entrará en vigor hasta dentro de un mes o más.

La confusión hizo que suspendieran los abortos en lo que hacen consultas jurídicas.

El fiscal general republicano de Texas, Ken Paxton, advirtió que podrían ser procesados de inmediato por realizar abortos bajo la prohibición de la era de la Ley Seca, que conlleva de dos a cinco años de prisión.

Una sala donde se hacen abortos en una clínica de Tulsa, Oklahoma. Foto: REUTERS

Una sala donde se hacen abortos en una clínica de Tulsa, Oklahoma. Foto: REUTERS

El riesgo de ser procesado por una disposición del siglo XIX que prohíbe el aborto y lo castiga con la cárcel fue lo que llevó al Centro de Salud de la Mujer de Virginia Occidental a dejar de realizar el procedimiento.

Por su parte, el gobernador de Virginia Occidental, el republicano Jim Justice, aseguró que no dudará en convocar a la Asamblea Legislativa a una sesión extraordinaria si es necesario aclarar la prohibición.

En Ohio, un juez federal anuló un interdicto, permitiendo que entre en vigor una ley estatal de 2019 que prohíbe la mayoría de los abortos desde que se detecta el primer latido del corazón del embrión.

La sentencia de la Corte Suprema provocó reacciones contundentes en todo el país.

Carol E. Tracy, directora ejecutiva del Women’s Law Project de Filadelfia, estaba «completamente furiosa».

Manifestantes anti aborto celebraron este viernes el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, en  Dayton, Ohio. Foto: REUTERS

Manifestantes anti aborto celebraron este viernes el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, en Dayton, Ohio. Foto: REUTERS

«Quieren que las mujeres vuelvan a estar descalzas y embarazadas», dijo. «Pero no tengo ninguna duda de que las mujeres y los hombres con ideas afines, y las personas de la comunidad LGBTQ, que también corren un gran riesgo, … vamos a luchar. Creo que va a ser una lucha larga y dura».

Garrett Bess, quien trabaja en la fundación conservadora Heritage Foundation, dijo que su grupo no dejará de presionar a los estados para que restrinjan el aborto.

«Trabajaremos con los ciudadanos estadounidenses para garantizar la protección de las madres embarazadas y los bebés», dijo Bess afuera de la Corte Suprema. «Esto ha tardado mucho en llegar, y es una decisión bien recibida».

Las encuestas de opinión muestran que la mayoría de los estadounidenses están a favor de que se mantenga en vigor el derecho al aborto.

Entre ellos se encuentra Alison Dreith, de 41 años, una activista en favor la interrupción del embarazo del sur de Illinois, donde el gobernador prometió mantener el acceso al procedimiento.

Dreith dijo que teme por la seguridad de los trabajadores del aborto, en especial los que ayudan a las personas de los estados donde el procedimiento está prohibido.

Dreith trabaja con la Midwest Action Coalition, que ofrece dinero para nafta, cuidado de niños y otras medidas de apoyo práctico a las mujeres que quieren abortar.

«Estoy completamente convencida de que intentarán venir a por mí. No estoy hecha para ir a la cárcel, pero estoy preparada», declaró, «y digo: `Venga’. ¿Quieren buscar esa pelea conmigo? Voy a defenderme».

Fuente: AP

CB



Source link