miércoles, junio 29
Shadow

Una protesta kirchnerista «contra el FMI» causa otra suspensión de clases en escuelas bonaerenses


Ante un conflicto, un planteo gremial o cualquier contratiempo, la suspensión de las clases en las escuelas públicas asoma como primera opción. Este martes, en la Provincia de Buenos Aires, los establecimientos de gestión estatal funcionan con limitaciones porque un sector gremial convocó a una jornada nacional de “lucha, paro y movilización” bajo la consigna: “Fuera el FMI de la Argentina”.

Se trata de una actividad organizada por la Confederación de Trabajadores Argentinos (CTA) y ATE nacional, dos entidades enroladas dentro del oficialista Frente de Todos, pero que responden al kirchnerismo, hoy en medio de un fuerte enfrentamiento interno.

La protesta, que incluye una concentración en avenida de Mayo y en el Obelisco, además de una marcha al Cabildo, repercute en las aulas bonaerenses. “Informamos a los padres que (el martes 24) no habrá actividad académica porque los auxiliares adhieren al paro de ATE y no se puede garantizar las condiciones de higiene y seguridad”, dice una comunicación de la escuela primaria 33 de La Plata, pero que se repite en sedes educativas del conurbano y del interior.

“El impacto resulta difícil de medir, pero sin dudas se registran jornadas de inactividad en las escuelas públicas”, admitieron fuentes del gobierno provincial.

De esta manera, los estudiantes afectados por la adhesión de porteros y cocineros a la movilización de hoy tendrán una semana “corta”: mañana es feriado inamovible por el aniversario de la Revolución de Mayo.

La medida repercutió en el normal dictado de clases.

La medida repercutió en el normal dictado de clases.

La semana pasada también hubo inconvenientes en La Plata por un paro de los docentes de la UDEB (Union de Educadores) que forma parte de la FEB y afiliados en el sistema estatal de la capital bonaerense. En ese caso, era porque hubo una protesta ante la AFIP en rechazo a los descuentos que se aplicaron a los maestros en concepto de impuesto a las Ganancias.

El recorte salarial fue para los agentes de toda la provincia y todo el país. Pero sólo protestaron en La Plata. Al día siguiente, se hizo una jornada de capacitación del nivel inicial. O sea: los niños de jardín de infantes de la ciudad capital tuvieron otra semana de tres días de asistencia a las aulas.

Otro antecedente que generó polémica: el 26 de abril la Provincia decidió suspender las clases del turno tarde en un jardín y cuatro escuelas por un recital de La Renga que se realizaba al día siguiente en el estadio Unico de La Plata.

Hubo una reacción tan intensa de grupos de padres y de dirigentes de la oposición, que la dirección General de Escuelas decidió dar marcha atrás con la suspensión de la actividad para casi 2.000 estudiantes, incluidos los menores de un instituto de enseñanza especial. Y además, también se pospuso el recital de la banda de rock.

Pero hay más casos. En la escuela técnica Albert Thomas, de La Plata, hubo alguna interrupción de clases para los alumnos secundarios de ese centro educativo por los partidos que jugaba Estudiantes en el estadio “Uno”, situado a menos de 50 metros de la entrada principal del colegio.

La semana pasada, los directivos decidieron habilitar la salida anticipada de los estudiantes por el partido de cuartos de final de la Superliga, entre el local y Argentinos Juniors. Ahora se supo que las autoridades de la dirección de Escuelas sancionaron a los directivos del Albert Thomas por esa determinación. Argumentan que “se desoyeron las directivas de garantizar la presencialidad plena”, que ahora tiene la conducción del área educativa de la provincia.

Para el caso de los problemas que hay hoy en escuelas provinciales hubo argumentaciones de los dirigentes convocantes. Oscar de Isasi, secretario general de ATE Provincia de Buenos Aires, rescató la importancia de la movilización: “los condicionamientos del FMI y la falta de políticas de controles de precios hacen estragos sobre los salarios de los trabajadores y complican las metas de financiamiento educativo planteadas en el presupuesto de la provincia de Buenos Aires, lo cual repercute en el estado edilicio de las escuelas”, dijo en una nota en radio La Cielo.

Cuando le preguntaron si podrían planificar una protesta en día no hábil para no perjudicar a los chicos explicó: “El sábado los trabajadores descansan y el domingo lo utilizan para mirar futbol”. Y completó con otro fundamento controversial: «Prefiero perder un día de clases si eso garantiza las transferencias provinciales antes que no hacer nada y esperar que el FMI nos vaya cortando el financiamiento».

Esta semana se conoció un informe realizado por el gremio SeducA; de CABA donde se establece que desde 1983 hasta la fecha hubo –en todo el país- un promedio de 24 jornadas de huelga docente anuales. Y en Provincia de Buenos Aires el promedio fue de 28 días sin clases por paros.

Hace 10 días, el diputado nacional Alejandro Finocchiaro (Juntos x el Cambio) presentó un proyecto para declarar a la educación como “servicio esencial” y de esta manera garantizar que –ante medidas de protesta- se deba resolver una “guardia” para evitar que se pierda la actividad educativa.

La iniciativa obtuvo el inmediato y unánime rechazo de todas las expresiones gremiales docentes, de un extremo al otro de la variación política.

La Plata. Corresponsalía

PS



Source link