viernes, diciembre 2
Shadow

un seguidor de Lula da Silva mató a su amigo defensor de Bolsonaro en una discusión política


José Roberto Gomes Mendes, de 59 años, fue asesinado a puñaladas por Luis Antonio Ferreira da Silva (42). Convivían en San Pablo.

Lo que en un principio comenzó como una discusión política sobre la caliente disputa por la presidencia de Brasil, que se dirimirá entre Lula da Silva y Bolsonaro en la segunda vuelta del 30 de octubre, terminó en un sangriento asesinato.

El trágico episodio sucedió durante la tarde de este martes, aunque recién trascendió al día siguiente. La escena del crimen fue una casa ubicada en la Avenida Santo André del municipio de Itanhanga, en la costa de San Pablo, donde dos amigos que vivían juntos protagonizaron un tenso intercambio de ideas respecto de la definición electoral del país.

El verborrágico cruce subió poco a poco de temperatura hasta que uno de ellos mató a cuchillazos al otro.

Por el homicidio fue detenido el electricista Luis Antonio Ferreira da Silva, de 42 años, quien reconoció ante los agentes policiales que había matado a puñaladas al estilista José Roberto Gomes Mendes (59), a quien acusó de haberlo agredido en primer lugar. Todo por no coincidir con su ideología política y, en especial, por ciertos comentarios que no pudo soportar.

Según relató, la discusión empezó cuando la víctima, simpatizante de Bolsonaro, aseguró mientras almorzaban que «todos los del Partido de los Trabajadores (NdeR: el espacio liderado por Lula) son ladrones«. Frente a esa incriminación, replicó: «Vos estás comiendo la comida que un petista compró».

José Roberto Gomes Mendes, el estilista asesinado por su amigo tras una discusión política. Foto Facebook.


José Roberto Gomes Mendes, el estilista asesinado por su amigo tras una discusión política. Foto Facebook.

Acto seguido, de acuerdo a la versión que brindó al ser interrogado, Gomes Mendes se levantó de la mesa y le arrojó una sartén y una radio. Ferreira da Silva, por su parte, le quitó de las manos un cuchillo que había agarrado y lo usó para defenderse de la pelea.

Según la información que se pudo recabar en la investigación, se podían observar al menos ocho puñaladas en el cuerpo de la víctima, más precisamente en la cara, la espalda y el cuello. El cadáver fue trasladado a la morgue para que el equipo de forenses realicen la autopsia correspondiente.

En tanto, la Policía Civil incautó el cuchillo utilizado como arma homicida y solicitó que se lleven a cabo las diferentes pericias en el lugar. Ferreira da Silva quedó detenido. 

El detenido admitió que mató a su amigo con «la cabeza caliente»

El delegado Arilson Brandao, de la División de investigaciones Generales (DIG), brindó un resumen de cómo sucedió el crimen, paso a paso: «Debido a las críticas políticas de la víctima, el sospechoso se sintió ofendido. Ambos comenzaron a discutir y derivó en agresión».

«Uno de ellos tomó un cuchillo y, en la pelea, el autor del crimen logró atrapar el arma de la víctima y la apuñaló», completó en una entrevista que le concedió a TV Tribuna.

Además, contó que el hombre detenido por el homicidio reconoció en su testimonio estar arrepentido: «El imputado alegó que cometió el delito con la cabeza caliente«.

Lejos de tratarse de un hecho aislado, se inscribe en un contexto de violencia política por las elecciones presidenciales. Mayra Goulart, del Departamento de Ciencias Políticas, precisó: «La violencia política se concentró en la política local, con enfrentamientos entre familias y grupos rivales. En estas elecciones, la violencia política tomó un cariz ideológico, presentándose como una disputa entre derecha e izquierda».

ES

Mirá también



Source link