domingo, febrero 5
Shadow

un grupo de intelectuales, artistas y periodistas alertó por la «ruptura institucional» que generó la desobediencia al fallo de la Corte



A través de un duro documento, advirtieron que la «interferencia con el orden constitucional convoca abiertamente al ciudadano común a no respetar las sentencias, las normas y la autoridad en general».

Un grupo de intelectuales, artistas y periodistas publicó un duro documento en el que expresa su preocupación por el manejo del Gobierno del fallo de la Corte Suprema por la coparticipación y alertó por la «ruptura institucional» que genera. 

En el texto, advierte que la decisión inicial del Ejecutivo de negar el pago fue «de enorme gravedad» ya que arrasaba la división republicana de poderes y violaba la Constitución Nacional, ya que es «la Corte la que tiene competencia originaria para juzgar de manera definitiva los conflictos entre el Estado nacional y las provincias».

A su vez, señalaron que «esta interferencia con el orden constitucional convoca abiertamente al ciudadano común a no respetar las sentencias, las normas y la autoridad en genera».

Por otra parte, recordaron que «los ataques a la institucionalidad han adquirido una persistencia inquietante y creciente».

Y concluyeron que «decisiones como la de no respetar un fallo de la Corte Suprema implican un salto en la escala, pues amenazan con producir un cambio de régimen y ponen al país frente a un inédito regreso a las épocas oscuras en que los gobiernos se colocaban deliberadamente al margen de la ley». 

El texto completo y los firmantes

En medio de la pandemia y ante un conflicto policial en la Provincia de Buenos Aires, el Poder Ejecutivo le quitó arbitrariamente a la Ciudad de Buenos Aires fondos coparticipables que le correspondían para entregárselos a la Provincia, gobernada por el oficialismo. Ante la vulneración de sus derechos y exigiendo respeto por la Constitución, la Ciudad de Buenos Aires acudió a los tribunales y la Corte Suprema de Justicia dictó una medida cautelar a fin de reponer una parte de los fondos afectados. Sin embargo, tras una reunión con algunos gobernadores, cuyo único temario consistió en soliviantarlos para que se sumaran a su estrategia de desacato, el gobierno nacional decidió desobedecer la sentencia.

La decisión del Poder Ejecutivo es de enorme gravedad: arrasa la división republicana de poderes y viola la Constitución Nacional porque es la Corte la que tiene competencia originaria para juzgar de manera definitiva los conflictos entre el Estado nacional y las provincias. Pero además esta interferencia con el orden constitucional convoca abiertamente al ciudadano común a no respetar las sentencias, las normas y la autoridad en general.

En las últimas décadas, los ataques a la institucionalidad han adquirido una persistencia inquietante y creciente. Basta citar como antecedentes el desconocimiento de la sentencia que ordenaba reponer a Eduardo Sosa como Procurador de la Provincia de Santa Cruz, los crueles incumplimientos de las sentencias a favor de los jubilados, y más recientemente la resolución del Senado para la designación de miembros del Consejo de la Magistratura, siguiendo una ley que ya había sido declarada inconstitucional por la Corte.

Las tensiones entre las democracias constitucionales y los Ejecutivos que buscan concentrar el poder son el lamentable signo de un tiempo donde la democracia vuelve a estar en tela de juicio. Arrogándose la representación exclusiva de un “pueblo” imaginario y monolítico que dicen encarnar, algunos gobernantes olvidan que, directa o indirectamente, los otros dos poderes también emanan de un poder constituyente que expresa una voluntad popular diversa y plural. Ante cualquier crítica o sentencia contraria a sus deseos intentan anular, entorpecer o debilitar esas garantías del sistema y subordinar a las minorías.

Pero decisiones como la de no respetar un fallo de la Corte Suprema implican un salto en la escala, pues amenazan con producir un cambio de régimen y ponen al país frente a un inédito regreso a las épocas oscuras en que los gobiernos se colocaban deliberadamente al margen de la ley. Por eso los abajo firmantes exigimos al Poder Ejecutivo que respete las sentencias y el sistema constitucional, disipando cualquier tentativa de experimentar con formas novedosas de golpismo. La democracia está en juego.

Graciela Fernández Meijide

Juan José Sebreli

Norma Morandini

Marcelo Gioffre

Luis Alberto Romero

Julio Montero

Santiago Kovadlof

Oscar Martínez

Héctor Guyot

Alejandro Fargosi

Alejandro Carrió

Fundación Julio César Strassera – Julián Strassera

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cecilia Scalisi

Sandra Pitta

Fernando Pedrosa

Alejandro Bongiovanni

Marcelo Birmajer

Maximiliano Guerra 

Fernando Iglesias

Sebastián Linares Lejarraga

Marta Oyhanarte

Myriam Barroso

Marcelo Mazzarello

Rogelio Alaniz 

Horacio Jaunarena

Galo Soler Illia L

iliana de Riz

Eduardo Amadeo

Silvia Plager 

Federico Andahazi

Jorge Ossona

Sabrina Ajmechet

Diana Sperling

Diego Guelar

Fernando Chichero

Diana Wang

Hernán Lombardi

Gonzalo Garcés

Fanny Mandelbaum

Diana Cohen Agrest

Josefina Delgado

Mauricio Devoto

Jorge Sigal

Miguel Wiñaski

José Emilio Burucua

Fabio Quetglas

Claudio Avruj C

arlos Ernesto Gutierrez

Darío Lopérfido

Luis Diego Fernández

Lucas Luchilo

Sebastián Katz

Esteban Lopresti

Nicolás Simone

Claudio Iglesias

Damián Arabia 

Alejandro Freeland

Guillermo Bernaudo

Juan Curuchet 

Javier Navia

Osvaldo Bazán

Damián Gulich 

Susana Reinoso

Pablo Feldman

Marcos Novaro

Carlos Alfredo Scarabino

Pablo Torello

Marcelo Insúa

Estéban Lopresti

Antonio Federico

Laura Alonso

Jorge Covian

Anibal Barengo

Santiago Leiras

Fernando Gabriel Ranea

Gisela Amanda Farias

María Rosa Donza M

aría Noel Luján Gallardo

María de los Ángeles Sarquis

María Noel Campagna

Eduardo F. Schaefer

Claudio Marscheroni

Raúl A. Poraccini

Juan Manuel González

Renata Fabiana Cardinali

Javier Lecot 

Julián Schvindlerman

Alina Diaconú

Diego Bernardini

María Victoria Coll Aráoz

Carmen Alicia Traverso

Edgardo Contreras

Darío Cabezas

Eduardo Rubén

Henquín Gabriel Palumbo

Roberto Azaretto

Ricardo Gil Hutton

Emiliano Lafferriere

Mariano Caucino

Albertina Piterbarg

Pablo Racioppi

Gustavo Noriega

Santiago Gallichio

Leandro Querido

Elsa Kelly

Lulia Puig

Adolfo Stubrin

Marcelo Cavarozzi

María Semmartin

Fernando Gleiser

Darien Prado

Gabriela Saldaña

Alberto Assef 

Juan Acosta

Silvana Giudici

Ariel Emilio Barbaro

Eduardo Virla

Valeria Szister

Luis Quevedo

Ana Etchegaray

Diego Cosentino 

Vicente Palermo

Marta Antonelli

Ricardo Benedetti

Mónica Acuña

Pedro Walter Lamberti

Carlos Ureta

Patricia de Ferrari

Emilio Perina

Claudio Catera

Gustavo Liendo

Carlos Prósperi

Haroldo Vizan

Hugo Marcucci

Carlos Davicino 

Pablo Massari

Sebastián Cavalitto

Mirá también



Source link