martes, agosto 9
Shadow

sin competencia fuerte y rodeado de dudas


La imagen se ha vuelto recurrente en los últimos tiempos en Champions League: Lionel Messi agacha la cabeza y pasa sus manos sobre su rostro mientras los instantes finales del partido se están jugando. Es una especie de duelo antes del duelo el que hace el rosarino, que tiene poca tolerancia a la adversidad y que reacciona de manera pasiva ante la desdicha. Esta vez, encima, el golpe se lo dio Real Madrid en el Santiago Bernabéu, ese estadio rival que supo rendirse a sus pies en tantas oportunidades. La nueva decepción con la Orejona abre ahora un interrogante para Lionel Scaloni: ¿es bueno o malo para la Selección que tenga tan poca competencia en lo que resta del calendario?

Se dijo varias veces en los últimos tiempos que la Selección argentina es el lugar de refugio para Messi. Entrar en el predio de Ezeiza lo llena de energía y por eso estará para la doble fecha de Eliminatorias contra Venezuela (el 25 en la Bombonera) y Ecuador (el 29 en Guayaquil). Nunca lo confesará públicamente, pero el foco del rosarino de ahora en más estará puesto exclusivamente en Qatar. Disputará lo que queda de la liga de Francia, pero siempre con el Mundial en la mente.

A Lionel Scaloni se le debe haber encendido una señal de alerta; en caso contrario, sería peligroso. Es indispensable para el técnico nacido en Pujato hacer un análisis global de lo que viene siendo la temporada para Messi en el PSG. Es evidente que está sintiendo cada vez más el paso del tiempo y optimizar los minutos de la Pulga en cancha tendría que ser un punto en el que trabajar. La sensación es que difícilmente Leo pueda jugar todos los minutos del Mundial.

Otra cuestión que debe ponerse en la balanza es el nivel de la competencia que tendrá Messi en los que queda del semestre. Con PSG eliminado de la Champions League y de la Copa de Francia, al equipo parisino solo le resta completar las 11 fechas de la liga local. Y se sabe que la Ligue1 no es la Premier League: como mucho, lo marcará un lateral de algún seleccionado africano.

A Messi se lo nota además lejos de su nivel futbolístico. Los números de la actual temporada no hacen más que avalar la sentencia: marcó 7 goles y dio 10 asistencias en los 25 partidos que disputó. En caso de completar los 11 duelos de la liga doméstica, Leo terminará con 36 presencias. Y esas estadísticas son sus peores de la última década.

En ninguna de las pasadas 10 temporadas Messi bajó de los 30 goles, las 10 asistencias y los 45 partidos. En 2020/2021, jugó 47 encuentros, marcó 38 veces y regaló 12 asistencias. En 2019/2020, los números fueron 31 festejos y 25 pases-gol en 44 presencias. La estadística se va agrandando a medida si se viaja en el tiempo. Su temporada más prolífica en goles fue la 2011/2012 con 73 gritos y 29 habilitaciones en 60 duelos.

Karim Benzema amargó a Messi. Foto: GABRIEL BOUYS / AFP.

Karim Benzema amargó a Messi. Foto: GABRIEL BOUYS / AFP.

El factor anímico también será clave. El capitán argentino no se terminó de acomodar a la vida de París y extraña sus días en Barcelona. Y bastante más: los ultras del PSG cada vez lo critican con más fuerza. Es prematuro hablar de un posible retorno a España, aunque la idea siempre da vueltas en su cabeza. Tampoco es seguro que en el club catalán lo quieran: Xavi Hernández, su antiguo compañero, está armando un equipo joven y atlético.

Messi firmó un contrato por dos años más uno opcional con el elenco de París, por lo que tampoco sería sencilla una posible salida. Un punto importante será la conformación del plantel para la próxima temporada: ¿seguirá Mauricio Pochettino como entrenador?, ¿Mbappé firmará con Real Madrid?, ¿qué pasará con su amigo Neymar?

El futuro del PSG es una incógnita tras la eliminación en octavos de final de la Liga de Campeones. Foto: FRANCK FIFE / AFP.

El futuro del PSG es una incógnita tras la eliminación en octavos de final de la Liga de Campeones. Foto: FRANCK FIFE / AFP.

“Los responsables de esta derrota son Neymar y Messi. Depende de ellos asumir sus responsabilidades. Cuando Leonardo recluta a estos chicos y los pone a todos ahí arriba son las leyendas del club. Se les paga por ello. No ataco a Verratti, Danilo, Paredes o Mbappé, que es el único que ha sido peligroso en ambos partidos. Me avergüenza hablar así de Messi, pero esa es la realidad. El tipo camina por el campo”, Jerome Rothen, ex defensor de PSG y uno de los comentaristas más reconocidos de la cadena RMC.

Mientras todo sucede y las especulaciones crecen, Messi optó por el silencio. Aún no se pronunció en sus redes sociales y el domingo jugará de local ante Bordeaux. Tal vez ahí, adentro de la cancha, se empieza a develar el futuro de Leo.



Source link