jueves, diciembre 1
Shadow

se rinden más soldados ucranianos en la acería de Mariupol y Rusia los lleva a un campo de prisioneros


Rusia anunció este jueves que un total de 1.730 militares ucranianos que estaban atrincherados en la acería Azovstal de Mariupol se rindieron esta semana, tras una batalla que se ha vuelto emblemática en esta guerra que dura ya casi tres meses. Pero la precisión de los números nunca fue el fuerte de este conflicto. Y se estima que otros cientos de uniformados, en especial sus líderes, aún están en la planta.

Cerca de mil combatientes fueron llevados a un campo de prisioneros en suelo ucranianos bajo control ruso en la región de Donetsk. 

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) registró cientos de prisioneros de guerra ucranianos, salidos de la planta de Azovstal en Mariupol.

La acería de Azovstal en el fondo de una Mariupol destruida. Foto: Andrey Borodulin / AFP

La acería de Azovstal en el fondo de una Mariupol destruida. Foto: Andrey Borodulin / AFP

El registro implica completar un formulario con datos personales como nombre, fecha de nacimiento y pariente más cercano: la información se utiliza para rastrear a los que han sido capturados y ayuda a la organización a mantenerse en contacto con las familias.

En un comunicado, la organización dice que el proceso de registro comenzó el martes y continúa.

También dice que el CICR no participa en el transporte de prisioneros de guerra a los lugares donde están detenidos. El gobierno ucraniano no se expresó acerca del destino de estos hombres, que Rusia podría declarar criminales de guerra y no intercambiarlos.


Según la Convención de Ginebra, CICR debe seguir teniendo acceso a los prisioneros de guerra y poder entrevistarlos sin testigos, y la duración y frecuencia de las visitas «no deben restringirse indebidamente».

Rusia dice que más de 900 combatientes ucranianos de la acería fueron llevados a una antigua colonia penitenciaria, en una parte de Donetsk controlada por Rusia.

Heridos

Entre ellos hay 80 heridos que fueron llevados a un hospital en territorio controlado por Rusia, en el este de Ucrania, indicó el ministerio de Defensa ruso.

El ministerio difundió un video que muestra a soldados saliendo de la planta, algunos utilizando muletas. Soldados rusos los cachean e inspeccionan sus mochilas mientras salen.

Información confusa

Hay informes contradictorios sobre el número de combatientes que se han rendido de la acería de Azovstal en Mariupol, y también hay confusión sobre cuántos permanecen dentro.

Rusia dice que se han ido otros 771 soldados, lo que eleva el total a 1.730. Pero los números siempre han sido un poco inciertos en la batalla por este puerto sureño estratégicamente crucial.

Hasta hace poco se decía que había 2.000 combatientes ucranianos resistiendo. Si tomamos la afirmación rusa del total de los que se han rendido, eso podría significar que unos pocos cientos todavía están dentro de los túneles de la planta siderúrgica.

 Túneles bajo la acería

De hecho, los medios pro-rusos han dicho que los líderes del Batallón Azov aún no se han rendido.

Esta controvertida unidad de las fuerzas armadas ucranianas es la bestia negra de los rusos y ocupa un lugar destacado en la propaganda del Kremlin. Rusia los acusa de nazis, algo que Ucrania siempre ha negado.

Algunos legisladores rusos han dicho que deberían ser tratados como criminales de guerra y no como prisioneros de guerra. Vyacheslav Volodin, el presidente de la Duma, el Parlamento de Rusia, dijo que «los criminales nazis no deberían ser intercambiados».

Soldados ucranianos se preparan para entregarse a las tropas rusas en Mariupol. Foto: EFE

Soldados ucranianos se preparan para entregarse a las tropas rusas en Mariupol. Foto: EFE

Un parlamentario prominente incluso dijo que la pena de muerte debería reinstaurarse para tratar con ellos. Leonid Slutsky, que había participado previamente en negociaciones con Ucrania, los llamó «animales con forma humana».

«Un fracaso absoluto»

Pese a la caída de Mariúpol, que fortalece la presencia de Rusia en el Sur desde Crimea hasta la frontera rusa y permite el envío de tropas a combatir al Este, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, afirmó que la invasión rusa era «un fracaso absoluto».

«Tienen miedo de reconocer que se hicieron errores catastróficos al más alto nivel militar y estatal», dijo.

En un mensaje divulgado en Telegram aseguró que su pueblo se mantiene «fuerte, inquebrantable, valiente y libre».

En el ámbito militar, las fuerzas ucranianas están perdiendo lentamente terreno en el frente oriental del Donbas, una cuenca minera controlada parcialmente por separatistas prorrusos desde 2014.

En cambio, la situación se apacigua en Kiev, donde Estados Unidos reabrió su embajada cerrada desde el 14 de febrero, diez días antes del estallido de la guerra, anunció el departamento de Estado.

Más de seis millones de ucranianos han huido al extranjero y más de ocho millones se convirtieron en desplazados internos, escapando de las tropas rusas que acumulan numerosas acusaciones de crímenes de guerra de Kiev y los países occidentales.

Con información de AFP Y BBC News

ap​



Source link