martes, agosto 9
Shadow

¿Salta podía quedarse sin abastecimiento?


Cuando la situación del gasoil y los combustibles parecía normalizarse, una alerta comenzó a sonar en las estaciones de servicio de Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires y Córdoba ante la amenaza de dejar sin abastecimiento a aproximadamente 40 bocas de expendio. Por otro lado, en las otras provincias argentinas existe el miedo, ¿quién será el siguiente en quedarse sin gas?.  

Desde el viernes, las distribuidoras Litoral Gas y Gas Nea comenzaron a enviar notas de aviso para que las estaciones dejen de tomar gas, porque su proveedor, la empresa estatal Energía Argentina (Enarsa), suspendió el suministro para el consumo de GNC.

“Nos dirigimos a usted a fin de ponerlo en conocimiento de que Enarsa, actualmente su único proveedor de gas natural, ha dejado de confirmar el gas previsto para su actividad y, por consiguiente, nos vemos obligados a solicitarle el cese de su consumo hasta que regularice su situación de abastecimiento”, dicen estos avisos que causan pesadillas entre los dueños de las estaciones de servicio que, en muchos casos, comenzaban a recuperarse de la crisis del gasoil.

GNC

Enarsa es la empresa estatal encargada de las compras de gas natural licuado (GNL), que se importa por buques, y del gas que se trae de Bolivia. En los últimos meses, sin embargo, la compañía cobró más visibilidad por estar a cargo de las licitaciones para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner.

Desde abril pasado, además, Enarsa se comprometió a abastecer de gas a las estaciones de GNC que no habían logrado cerrar contrato de provisión con las comercializadoras, a un valor que está atado al precio de la nafta súper. Estos contratos se fijaron por instrucción de la Secretaría de Energía y alcanzaban alrededor de 40 estaciones, la mayoría de Santa Fe, pero también algunas de Entre Ríos, Buenos Aires y el este de Córdoba.

En la Secretaría de Energía indicaron que “hay más gas que nunca”, pero que siempre puede “haber algún problema”. La semana pasada, el secretario de Energía, Darío Martínez, indicó que Enarsa dio de baja una licitación para comprar cuatro buques de GNL porque los precios ofertados eran en promedio US$51 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector), un valor muy superior a lo estimado para este año. Por ejemplo, en 2021, Enarsa compró los buques a valores promedio de US$8,5 el millón de BTU.

Según publicó LaNación, Martínez dijo: “Lo charlamos con la ministra (de Economía) y decidimos no comprarlos porque nos habían planteado precios de US$51 el millón de BTU. Eso eran más de US$400 millones”. Para reemplazar ese gas, se va a importar más gasoil (para las usinas térmicas) y electricidad de Brasil y Uruguay.





Source link