domingo, febrero 5
Shadow

Revelan los secretos de los sarcófagos hallados en Notre Dame tras el incendio


Ambos ataúdes son de plomo y se encontraban cerca del coro. Qué se sabe de los cuerpos.

El incendio de Notre Dame tiñó de luto a Francia y al mundo entero aquel 15 de abril de 2019. Es que esta Catedral, ícono parisino, no sólo era uno de los espacios más visitados por turistas sino que esconde secretos e historias únicas.

Y uno de estos misterios salió a la luz entre marzo y mayo de este año cuando, en medio de los trabajos de restauración, hallaron dos sarcófagos de plomo de forma humana en su interior.

Ubicados junto al coro de la nave, en diferente profundidad y lugar, los dos sepulcros estaban en buen estado de conservación.

Los dos sarcófagos de plomo que fueron hallados en Notre Dame. Foto: AFP/Lionel Bonaventure


Los dos sarcófagos de plomo que fueron hallados en Notre Dame. Foto: AFP/Lionel Bonaventure

El misterio de los sarcófagos de Notre Dame

Las dos tumbas fueron desenterradas durante los trabajos preparatorios para la reconstrucción de la torre de la Catedral, que se derrumbó de manera parcial por los efectos del fuego, detalló el sitio estrepublicain.fr.

Hasta ese momento, poco se sabía sobre ellos y, por lo tanto, también a quiénes pertenecían.

Por eso, ambos sarcófagos fueron enviados al Instituto Forense de Toulouse para que fueran abiertos y se estudiaran los huesos de los difuntos y otros objetos que se encontraban allí.Las investigaciones avanzaron y hoy, afortunadamente, ya podemos conocer sus secretos. 

El sarcófago que fue descubierto en marzo, data de «entre el siglo XIV y finales del XVII», explicó Christophe Besnier, jefe de las excavaciones. En este caso, contiene los restos de un hombre embalsamado cuya identidad aún no se ha establecido.

Además, de acuerdo a Eric Crubéry, antropólogo de la Universidad de Toulouse III que fue parte de la investigación, este hombre habría muerto entre los 25 y los 40 años, probablemente a causa de una meningitis crónica ligada a la tuberculosis, detalló el sitio mencionado.

Los estudios que se realizaron sobre los huesos revelaron que «practicaba la equitación desde joven» y un regular manejo de armas. Se cree que fue una persona de alto rango, rica y privilegiada, porque «solo el 4 por ciento de la nobleza […] tenía la posibilidad de ser embalsamado o ser enterrado en un ataúd de plomo», explicó Crubéry.

Las dos tumbas fueron encontradas durante las tareas de restauración. Foto: AFP


Las dos tumbas fueron encontradas durante las tareas de restauración. Foto: AFP

Un reconocido sacerdote, en el otro ataúd

El segundo sarcófago contenía un epitafio, medallas y una placa que mencionaba al canónigo Antoine de La Porte, un sacerdote que murió en 1710, a los 83 años, era un prelado (es decir, que ocupaba un alto rango en la jerarquía eclesiástica) y cuyo retrato se conserva en el Museo del Louvre.

Durante los períodos medieval y moderno se practicaron entierros en la Catedral de Notre Dame. En este caso, los espacios en los que se encontraban los sarcófagos se ubicaban cerca del coro, en donde se solía sepultar a obispos y arzobispos.

«Más de 300 personas fueron enterradas en Notre Dame» y este tipo de entierro estaba «reservado a una élite» porque «el plomo era muy caro», destacó Christophe Besnier.

Más resultados en los próximos meses

De estos restos se tomaron 200 muestras que aún no han sido analizadas en profundidad. Sobre ellos se realizarán pruebas datación por carbono 14 para poder ubicar con mayor precisión la antigüedad del primer fallecido. Los primeros resultados se esperan para el primer semestre de 2023.

Según lo que publica vestrepublicain.fr, los sarcófagos permanecerán en manos del Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas por otros dos años antes de ser entregados al Ministerio de Cultura, que finalmente decidirá su destino.

En este caso, los cuerpos podrían volver a ser enterrados como ocurrió el caso de otros restos descubiertos durante las excavaciones.

Mirá también



Source link