martes, agosto 9
Shadow

recibió una lluvia de tomatazos en su primera aparición pública tras ser reelecto


En su primera aparición pública luego de haber sido reelecto presidente de Francia, Emmanuel Macron debió esquivar una lluvia de tomatazos que le lanzaron en un mercado de la región de París que estaba recorriendo.

El episodio se produjo mientras Macron recorría los puestos del mercado San Cristóbal de Cergy-Pontoise, a unos 25 kilómetros de la capital, lleno de gente a esa hora. Era su primera salida de París tras el balotaje del pasado domingo, y Macron había llegado para conversar con los ciudadanos y discutir con ellos cuestiones políticas y medioambientales.

Macron estaba recorriendo los puestos rodeado de su custodia y la prensa, que pugnaba por sacarle algún comentario, cuando de repente comenzaron a caer tomates cerca del mandatario y la comitiva que lo rodeaba.

Emmanuel Macron saluda a la multitud al salir del mercado donde fue recibido por una lluvia de tomatazos. Foto: EFE

Emmanuel Macron saluda a la multitud al salir del mercado donde fue recibido por una lluvia de tomatazos. Foto: EFE

El presidente logró esquivar varios tomates cherry (que son del tamaño de una cereza) que volaron cerca de él. El servicio de seguridad lo cubrió rápidamente con un gran paraguas negro, tras lo cual continuó la visita.

Según el testimonio del propio Macron, estaba visitando el suburbio de Cergy, que cuenta con una población de 65 mil personas, como parte de su compromiso de escuchar a todos los habitantes de Francia, independientemente de a quien hubieran votado.

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, el 48% de los votos en Cergy fueron para el candidato de izquierda que finalmente quedó en el tercer lugar, Jean-Luc Mélenchon. 

Macron no habló sobre el incidente en unas declaraciones posteriores a los medios, en las que se podía ver a los miembros de su servicio de seguridad un poco nerviosos, entre la muchedumbre que quería plantear quejas o preguntas, o simplemente saludar al presidente.

En sus declaraciones, Macron volvió a mostrar un tono muy moderado de cara a las elecciones a la Asamblea Nacional de junio, y dijo que iba a «intentar reconciliar a los franceses».

También prometió nombrar a un primer ministro «implicado en la cuestión social, medioambiental y productiva», en otro de los guiños a la izquierda que ha lanzado en las últimas semanas.

Fuente: ANSA y EFE



Source link