martes, agosto 9
Shadow

¿Quién gana la guerra en Ucrania? Europa pide a Kiev que se ajuste a la realidad


Las guerras son el reino de la niebla y la mentira. Se ve poco, se entiende poco y se sabe poco. Los contendientes, desde tiempos inmemoriales, cuentan la guerra intentando ponerse en una situación mejor de la que están. Aumentan las bajas enemigas, reducen las propias e intentan ganar la batalla informativa. En ese aspecto Ucrania está un paso por delante de Rusia.

El gobierno ruso apenas da cifras de lo que está pasando en sus batallas en Ucrania. No sabe cuántos soldados o material pierde y ni siquiera reconoce que está usando a jóvenes que cumplen el servicio militar obligatorio y no sólo a soldados profesionales, como había prometido el presidente Vladimir Putin.

Moscú prefirió en esta guerra mantener silencio. Sólo publicó, el 25 de marzo, que había perdido 1.351 soldados, una cifra que resulta poco creíble a la vista de las batallas que se sucedieron durante el primer mes de la guerra.


La guerra informativa

Ucrania le ha ganado la guerra informativa a Rusia. Los ucranianos publican a diario un parte de guerra que incluye cuántos soldados rusos perdieron la vida ese día y cuánto material militar se dejó el Ejército ruso.

Lo que no hace Ucrania es publicar el número de víctimas propias, pero en mayo el presidente Volodimir Zelenski dijo que rondaba el centenar de víctimas al día. De ser cierto, en casi cuatro meses de guerra Ucrania habría enterrado a unos 12.000 soldados.

En el publicado este miércoles, Ucrania alega que ya acabó con la vida de 35.450 soldados rusos y que destruyó una larga lista de material militar que incluye 1.572 tanques, 3.720 vehículos ligeros blindados, 781 piezas de artillería, 246 lanza-misiles autopropulsados, 103 piezas autopropulsadas antiaéreas, 217 aviones de combate, 185 helicópteros, 14 buques de diferente tamaño, 640 drones, 2.598 vehículos de transporte de carburante y 142 misiles de crucero.

Un niño juega en un tanque ruso destruido, desplegado en una plaza de Kiev. Foto: EFE

Un niño juega en un tanque ruso destruido, desplegado en una plaza de Kiev. Foto: EFE

Cifras que fuentes diplomáticas europeas ven como exageradamente optimistas.

Ajustarse a la realidad

Diplomáticos europeos cuentan que ya han pedido a Kiev que haga partes de guerra que se ajusten lo máximo posible a la realidad.

Entienden que en un contexto así los números exactos son imposibles de lograr, pero esperan que las exageraciones se limiten. Sí cuentan que en privado los altos cargos ucranianos les pasan información fiable sobre la situación sobre el terreno, pero temen que los partes que se hacen públicos empiecen a hacer que la ciudadanía de los países europeos considere que Ucrania está mintiendo.

Rescatistas cargan el cuerpo de una víctimas tras un ataque ruso en Myjolaiv. Foto: EFE

Rescatistas cargan el cuerpo de una víctimas tras un ataque ruso en Myjolaiv. Foto: EFE

Aseguran que la credibilidad a largo plazo es esencial tanto para seguir ganando la guerra informativa como para que los europeos sigan enviando armas.

Aunque entienden que Kiev esté inflando los números para mantener la moral de sus tropas. Esas mismas fuentes aseguran que los más de 35.000 soldados rusos muertos, según Kiev, serían en realidad entre 15.000 y 20.000, una horquilla que dejaría la realidad de los números en la mitad de los que alega Ucrania.

Las mismas fuentes creen que el presidente ucraniano podría estar inflando las cifras de bajas rusas con el objetivo de hacer ver a los gobiernos occidentales que puede hacer frente al Ejército ruso y que así le sigan enviando armas.

Bruselas, especial para Clarín

ap​



Source link