viernes, diciembre 2
Shadow

pudo golear, no lo liquidó y terminó sufriendo ante Juventus


La previa del partido tenía muchos condimentos: la presencia de Leandro Paredes en la Juventus, compañero hasta hace algunas semanas de Lionel Messi y compañía; la ausencia por lesión de Ángel Di María, quien también jugaría por primera vez contra el equipo parisino tras su salida; y el contrato multimillonario que firmó Kylian Mbappé, que superó al su anterior contrato millonario. Con todo eso, los primeros tres puntos de ambos equipos en la nueva edición de la Champions League, quedaron en manos del conjunto francés.

El partido arrancó con todo. El Paris fue el dominador natural del encuentro. Se posicionó con la idea que pudo plasmar gran parte del partido: ser el claro protagonista. Juventus tardó en acomodarse y demostrar que no era un convidado de piedra. A un toque y con la facilidad que Neymar, Messi y Mbappé se entienden con la pelota, el PSG no tardó en conseguir la diferencia.

El primer gol, fue un golazo. Se puede sintetizar en dos acciones: la cuchara de Neymar para Mbappé, que no esperó a que bajara, y -la segunda- el derechazo cruzado que sacó para romper el arco. Más tarde hubo una jugada calcada pero en lugar del brasileño, quien intentó la asistencia con el mismo recurso fue Messi, pero esta vez el francés no pudo definir.

Con la ventaja en su favor, el equipo francés se soltó. Y el que también se soltó un poco más fue Paredes, que después de algunos intentos logró el primer contacto contra Mbappé, un toque sutil pero concreto a los tobillos del capitán y ex compañero.

Es que el partido tenía, de antemano, un interés más allá de los futbolístico: la salida de Paredes, al igual que la de Ángel Di María y el entrenador Mauricio Pochettino, tienen que ver con el pulgar abajo de Mbappé, que al parecer le inquietaba la cantidad de argentinos en el equipo parisino. Solo quedan Lionel Messi y –en los papeles- Mauro Icardi, a quien le queda poco en el equipo.

Kylian Mbappe salta a Leandro Paredes, que lo buscó en todas. Foto AFP

Kylian Mbappe salta a Leandro Paredes, que lo buscó en todas. Foto AFP

Por ese motivo, cuando hubo otra falta sobre Mbappé y Sergio Ramos intentó copar la parada, Paredes se le puso en frente y hubo que separarlos. El clima, entre ex compañeros, al parecer no es el mejor.

Pero lo que se jugó en Paris fue un partido de fútbol. Y en ese contexto, hubo otro golazo, el segundo del PSG. Antes, Arkadiusz Milik tuvo el empate, un cabezazo preciso que no fue gol porque el arquero Gianluigi Donnarumma despejó con un reflejos increíbles. La pelota le quedó a Dusan Vlahovic, que la mandó de taco al segundo palo, donde Ramos, desde el suelo y también de taco, logró sacarla.

Con esa intensidad, el partido se destacaba como entretenido. El segundo del PSG fue otro golazo. Una jugada por la derecha a un toque en la que cuando llegaba el marcador para intentar el quite, la pelota ya estaba en poder de otro futbolista. un auténtico loco en el medio del partido. En velocidad, Marco Verratti tocó para Mbappé, que descargó en Hakimi y corrió a buscar el pase en el área, donde se lució, otra vez, con el segundo tanto.

El segundo gol consumado. Foto AFP

El segundo gol consumado. Foto AFP

Los dos goles le alcanzaron para ser el jugador más joven en alcanzar los 35 tantos en la Champions: con 23 años y 260 días superó a Messi, que había llegado a la misma cifra con 23 años y 308 días.

Pero el francés quiso su hat trick y malogró una llegada muy clara –un pelotazo al vacío, bárbaro, de Messi- que lo dejó frente al arquero. No tenía ángulo de tiro y por la otra banda llegaba sin marca Neymar, pero Mbappé hizo la individual y pateó afuera. El brasileño lo fulminó con la mirada.

El descuento de Juventus llegó cuando Kostic colgó la pelota en el área y McKennie le ganó la posición a los tres centrales y cabeceó ante la salida desesperada de Donnarumma. La Vecchia Signora terminó el partido con chances de empatarlo, pero sin poder hacerlo.

En su intento por cuidar la ventaja en el marcador, el entrenador Galtier consumó el debut de Carlos Soler… en remplazo de Messi que dejó el campo con tranquilidad pero con una indisimulable fastidio dibujado en su rostro. Faltaban apenas siete minutos, pero al rosarino no le gusta dejar los partidos.

Por el mismo grupo, Benfica, de Portugal, con los argentinos Nicolás Otamendi y Enzo Fernández como titulares, derrotó a Maccabi Haifa, de Israel, por 2 a 0. El conjunto portugués hizo su ingreso a la presente edición de la Champions luego de haber disputado la etapa de preclasificación.



Source link