miércoles, mayo 25
Shadow

Por amplia mayoría, Diputados aprobó la refinanciación de la deuda con el FMI


Tras 13 horas de un debate encorsetado y sorprendentemente sin cruces, la Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría el proyecto acordado entre el Gobierno y la oposición para avalar únicamente la refinanciación de la deuda con el FMI y no el programa económico propuesto por el ministro de Economía, Martín Guzmán.

La votación, que se desarrolló pasadas las 3.30 de la madrugada de este viernes, fue por 204 a favor, 37 en contra y 11 abstenciones.

El inicio tranquilo de la sesión -sin cuestiones de privilegio para no «empiojar» el clima- contrastó con los graves incidentes que se vivieron afuera entre la Policía y los manifestantes de Izquierda, que con piedras rompieron los vidrios del despacho de Cristina Kirchner en el Senado.

El primer dato político de la jornada fue la ausencia de Máximo Kirchner durante casi toda la jornada, quien si bien participó de la reunión de bloque del Frente de Todos de la mañana no bajó al recinto a dar quórum. Recién se sentó en su banca en el momento de la votación y lo hizo para oponerse al proyecto, profundizando así la grieta que divide a la coalición gobernante.

Los legisladores de La Cámpora que le responden sí estuvieron presentes -en una señal de no obstrucción del debate- pero ninguno se anotó como orador y hasta el final mantuvieron el misterio sobre cómo votarían.

Las miradas de todos estuvieron puestas en ese momento. «La votación demostrará quiénes quieren ayudar y quiénes apuestan al incendio”, había declarado Florencio Randazzo en la previa.

Sergio Massa presidió la sesión de la Cámara de Diputados. Fue el que negoció las modificaciones en el proyecto para que Juntos por el Cambio acompañara con sus votos. Foto Lucía Merle

Sergio Massa presidió la sesión de la Cámara de Diputados. Fue el que negoció las modificaciones en el proyecto para que Juntos por el Cambio acompañara con sus votos. Foto Lucía Merle

Los tres diputados del Frente Patria Grande y los de la Corriente Clasista Combativa (CCC) de Juan Carlos Alderete también dieron quórum, aunque anticiparon que no votarían a favor.

En el otro extremo de la grieta, el diputado del PRO Fernando Iglesias -hiper crítico del acuerdo- también se ausentó. «No va a venir», reconoció uno de sus más cercanos compañeros. Las lecturas indicaban que no estaba dispuesto a votar a favor junto al resto de su bancada. En las redes, curiosamente, también se mantuvo en silencio.

El único que adelantó su voto negativo dentro de Juntos por el Cambio fue el diputado Ricardo López Murphy, quien señaló que a pesar de las modificaciones que su interbloque consiguió imponer al proyecto, sus «convicciones y valores» le impedían votar a favor. «Lo corren por derecha Milei y Espert», analizaban algunos compañeros asombrados por su decisión.

El acuerdo entre el FdT y Juntos por el Cambio se terminó de cocinar a última hora del miércoles, cuando se firmó el dictamen en comisiones. Después de frenéticas negociaciones, el oficialismo aceptó eliminar los memorandos -con críticas a la toma de deuda de Mauricio Macri- y los anexos con las políticas económicas a las que se comprometió el gobierno de Alberto Fernández y que formaban parte del proyecto.

A raíz de eso y la orden que se bajó en las dos principales coaliciones de evitar «discursos incendiarios» que pudieran alterar la calma, la sesión transcurrió lenta y con alocuciones reiterativas.

El presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, que en declaraciones previas había dicho que votaría «con la nariz tapada», defendió el proyecto por parte del oficialismo.

«Se da hoy una extraña paradoja de que hay un Gobierno que por sus principios jamás hubiera recurrido al FMI, pero que recibió una auténtica bomba de tiempo y debió sentarse a negociar con el organismo para lograr una refinanciación. Tenemos la convicción de que un default sería muchísimo más grave”, aseguró.

La exposición de Facundo Manes durante la sesión en Diputados. Foto Juan Manuel Foglia

La exposición de Facundo Manes durante la sesión en Diputados. Foto Juan Manuel Foglia

El argumento del default se repitió en los discursos opositores. «Es innegable que el peor de los mundos era el default. Nuestra coalición estuvo a la altura de las circunstancias y se logró dar autorización del uso del crédito. El programa económico es de exclusiva competencia del gobierno”, señaló Lisandro Nieri, de la UCR.

El gobernador jujeño y presidente de la UCR, Gerardo Morales -que empujó el acuerdo con el oficialismo- pasilleó por el Congreso. «Vine a saludar al bloque y al presidente Sergio Massa, que tuvo un rol central como articulador», aseguró.

El Interbloque Federal, presidido por Alejandro «Topo» Rodríguez, y el interbloque Provincias Unidas, que conduce el rionegrino Luis Di Giácomo, también habían reclamado no votar el programa de Guzmán. Tras los cambios en el proyecto, iban por la afirmativa.

«No estar aquí hubiera significado un colapso para las finanzas del Estado nacional, las provincias y los municipios y, como si fuera poco, para la posibilidad de tomar créditos de las empresas», apuntó Graciela Camaño.

Los liberales Javier Milei y José Luis Espert insistieron con el férreo rechazo. «Hay un grupo que en aras de la responsabilidad dice hay que acompañar esta aberración y que el ajuste lo pague el sector privado. Mientras la joda de la política sigue porque aumenta el gasto púbico en términos reales», disparó Milei.

Los extremos se tocan y en contra también se manifestaban los cuatro diputados de la Izquierda. 

LP



Source link