viernes, febrero 23

¿pone en riesgo la Superlicencia de Fórmula 1?



Red Bull celebró con ganas el triunfo de Max Verstappen en el Gran Premio de Japón, que le permitió asegurarse por segundo año consecutivo -y por sexta vez en su historia- el título del campeonato constructores de la Fórmula 1. Pero la felicidad del neerlandés y de todo el equipo no pudo tapar el desastroso fin de semana que vivió Sergio Pérez en Suzuka. El mexicano protagonizó un par de incidentes en la carrera en el circuito nipón, que la FIA castigó con cuatro puntos de penalización para su Superlicencia. Y Checo, que ya acumula siete, podría enfrentar una suspensión si continúa sumando transgresiones en las próximas fechas.

Para entender bien la situación en la que quedó Pérez, vale recordar primero que la Superlicencia es el documento que habilita a un piloto a competir en la categoría reina. Y que, con objetivo de mantener bajo control el comportamiento de los pilotos durante las competencias y poner un límite a la cantidad de accidentes que puede protagonizar, existe un sistema de penalización que castiga las infracciones con puntos. Doce puntos en la Superlicencia durante un periodo de 12 meses suponen una sanción de una carrera.

Según el reglamento, los comisarios tienen la facultad de otorgar puntos de penalización a los corredores que cometen transgresiones (por colisiones o no respetar las banderas, por ejemplo). La cantidad varía en función de la gravedad del incidente. Y los puntos tienen una validez de un año, es decir que una vez que pasan doce meses del hecho sancionado, se borran.

En medio de las dudas sobre su futuro en Red Bull (tiene asegurada la butaca para la próxima temporada, pero hay versiones de que no le renovarán el contrato para 2025), Checo recibió el domingo cuatro puntos de penalización por dos incidentes diferentes.

El primero, por un adelantamiento a Fernando Alonso «antes de entrar a boxes en condiciones de coche de seguridad», que ocurrió cuando el de Red Bull se dirigía a los pits para reparar los daños en el alerón delantero que había sufrido por un toque con Lewis Hamilton en la primera vuelta (uno de los incidentes que había provocado la neutralización).

El segundo, por chocar más tarde a Kevin Magnussen en un arriesgado intento de adelantamiento en la horquilla de la curva 11, en su afán por acercarse a los puestos puntuables. El toque hizo que el danés hiciera un trompo, que terminó arruinándole la carrera, como aseguró más tarde el de Haas.

«Tenía el auto dañado y era muy difícil seguir a Magnussen en las curvas rápidas, sabía que lo tenía que intentar en la lenta. Cuando me metí ya no tuve más espacio más que tocarlo. Fue totalmente mi culpa», aseguró Pérez, aceptando la culpa.

Eso no evitó que recibiera una sanción de cinco segundos (la segunda del día, ya que había sido penalizado también por el incidente con Alonso) ni que la FIA le sumara dos puntos a su Superlicencia, que se juntaron con los dos por el adelantamiento ilegal al español. Los cuatro expirarán el 24 de septiembre de 2024.

El mexicano había sido el único piloto de la parrilla en sumar puntos de penalización en la fecha anterior, el Gran Premio de Singapur. Recibió uno, que vencerá el 17 de septiembre de 2024, por provocar una colisión con Alex Albon.

Los otros dos que tiene se borrarán el próximo 2 de octubre y son que los que añadieron por no permanecer a menos de 10 coches del Safety Car durante la cita en circuito de Marina Bay el año pasado.

Pérez deberá manejar con más cuidado en las próximas fechas para no arriesgarse a llegar a 12 y sufrir una suspensión de una carrera, algo que podría complicarlo en el cierre del campeonato.

Con seis carreras aún por disputar -tres de ellas con formato sprint-, Checo es el único que tiene posibilidades matemáticas para evitar que Verstappen se corone campeón por tercer año consecutivo. El neerlandés lidera con 400 unidades, 177 más que el mexicano, cuando quedan 180 en juego.

Es cierto que Pérez deberá hacer un cierre de campeonato perfecto para robarse el título y esperar que su compañero caiga en un bache, dos escenarios que parecen muy poco probables por cómo vienen los dos en la temporada. Pero las chances están y una suspensión por una cita podría dejarlo sin chances de pelear por la corona.

Además, una sanción podría dejarlo mal parado para quedarse con el subcampeonato, ya que las diferencias con sus escoltas no son tan grandes. Hamilton está cuarto con 33 puntos menos y Alonso, cuarto, a 49.

Con un panorama difícil, Pérez tendrá que ser más cuidadoso en pista para que un campeonato que había arrancado con sensaciones muy positivas -ganó dos de las primeras cuatro carreras, se subió a otros seis podios y punteó en 14 de las 16 carreras disputadas-, pero que podría terminar como una pesadilla.



Source link