jueves, diciembre 1
Shadow

Luca Vildoza tuvo su debut soñado en la NBA, con asistencias de lujo y sonrisas de sus compañeros



La noche del viernes 22 de abril quedará marcada en la historia del básquetbol argentino y, especialmente, en el archivo personal de Luca Vildoza, quien debutó en la NBA en el partido que su nuevo equipo, Milwaukee Bucks, le ganó 111-81 como visitante a Chicago Bulls y además (se) regaló un par de jugadas que hicieron sonreír y celebrar a sus compañeros.

Aprovechando la amplísima ventaja que había construido su equipo (llegó a ser de 37 puntos), el entrenador de los Bucks, Mike Budenholzer, dio descanso a los titulares habituales y minutos a jugadores que no suelen tenerlos en cantidad. Eso le abrió la puerta al marplatense, que pisó por primera vez una cancha en un partido de la principal liga del planeta cuando restaban 8.02 para el final del último cuarto (reemplazó a Pat Connaughton).

Si bien en su primera intervención en el juego falló un tiro de tres puntos, enseguida tuvo su revancha: bajó un rebote defensivo y le sirvió una asistencia de aro a aro a Thanasis Antetokounmpo, hermano mayor de Giannis. Fue el primero de los tres pases-gol que repartió. El más lujoso fue de faja nuevamente para Antetokounmpo, quien remató la jugada con una potente volcada.

Vildoza, de 26 años, permaneció en el campo hasta el final del juego y así completó su noche de ensueño con 482 segundos de trabajo. En ese tiempo sumó 3 puntos (acertó 1 triple en 3 intentos), 3 asistencias, 2 robos y 1 rebote. Y se llevó también el reconocimiento de sus compañeros.

De esta forma, el exjugador de Quilmes y de Baskonia se convirtió en el 16° argentino en debutar en la NBA desde que Juan Ignacio Sánchez abrió la puerta el 31 de octubre de 2000 con la camiseta de Philadelphia 76ers. Además, fue el tercer jugador en la historia de la liga que disputó su primer partido oficial en una serie de playoffs.

El base del seleccionado nacional ya había tenido una experiencia en la NBA el año pasado, pero no había terminado de la manera más grata. Contratado por New York Knicks, llegó a disputar dos encuentros en la Summer League (un certamen de pretemporada que organiza la liga y en el que los equipos foguean a sus jugadores nuevos), pero una lesión en el pie derecho le impidió seguir jugando, lo obligó a pasar por el quirófano en octubre e hizo que los Knicks interrumpieran su contrato.

Desde entonces, el marplatense no había vuelto a tener actividad hasta que los Bucks lo reclutaron como agente libre a principios de este mes y le ofrecieron un vínculo por el resto de esta temporada y por toda la próxima. Gracias a ello, el viernes pudo cumplir su anhelo de jugar en la élite del básquet mundial.

El debut no solo fue brillante por su actuación, sino también porque su equipo, vigente campeón del certamen, vapuleó a los Bulls en el United Center, se recuperó de la derrota que había sufrido el miércoles como local y tomó ventaja de 2-1 en la serie de la primera ronda de la Conferencia Este.

Pese a no contar con Khris Middleton (se perderá lo que resta de esta serie por una lesión en la rodilla izquierda), los Bucks se impusieron con una facilidad asombrosa. El máximo anotador de la noche fue Grayson Allen, que sumó 22, secundado por Giannis Antetokounmpo (18 puntos, 7 rebotes y 9 asistencias en 29 minutos) y Bobby Portis (18 puntos y 16 rebotes).

Los Bulls, que fueron silbados por parte del público en su estadio, padecieron la floja prestación de sus principales figuras. El pivot montenegrino Nikola Vucevic logró 19 puntos, mientras el escolta Zach Lavine y el alero DeMar DeRozan se quedaron en 15 y 11 tantos.

La serie al mejor de siete partidos tendrá su cuarto juego el domingo nuevamente en el United Center y luego regresará a Milwaukee para el quinto choque, que será el miércoles. El ganador de esta llave se cruzará en las semifinales de la conferencia con el vencedor del cruce entre Boston y Brooklyn (los Celtics se imponen 2-0).



Source link