lunes, febrero 6
Shadow

Louis Van Gaal quiere revancha con Argentina y le contestó a Di María, que lo había tildado como el peor DT de su carrera



El entrenador de Países Bajos mostró confianza y buen semblante en la previa del partido por los cuartos de final del Mundial de Qatar. «El verdadero Mundial empieza mañana para nosotros», explicó.

Por si hubiera sido necesario confirmar que Louis Van Gaal está más allá del bien y del mal vale esta conferencia de prensa donde el técnico neerlandés de 71 mostró todos los matices: humor, conceptos futboleros, frases para guardar.

En la previa al choque entre Países Bajos y Argentina por los cuartos de final, el veterano entrenador mostró confianza y mucha tranquilidad al hablar del duelo, se refirió al aliento del público argentino, y respondió con altura cuando le consultaron sobre un dicho de Angel Di María, que lo tuvo como técnico en el Manchester United y lo calificó como «el peor DT de su carrera».

«Argentina, desde mi punto de vista, es uno de los líderes a nivel mundial, con jugadores de referencia. El verdadero mundial empieza mañana para nosotros. No le quiero restar importancia a los partidos previos. Pero Argentina y Brasil son selecciones de un calibre muy distinto a los que enfrentamos anteriormente», dijo del partido en cuestión.

Sobre la localía que tendrá el equipo de Lionel Scaloni en el Lusail, respondió: «Mis jugadores son suficientemente profesionales para lidiar con este entorno. Estamos hablando de 40 mil argentinos en las tribunas contra mil de los nuestros. Creo que es un número mayor que en partidos anteriores, y eso me alegra».

Presente en el banco también en 2014, cuando la Argentina de Sabella lo eliminó de las semifinales del Mundial de Brasil por penales, Van Gaal reconoció que este partido tiene un condimento extra para él. «Tengo muchas ganas de quitarme este sabor agridulce desde 2014 en el partido de mañana», confesó.

Pero lo más jugoso de la charla con la prensa, en la que también estaba la estrella del equipo, Memphis (así quiere que le digan y así fue presentado, sin el Depay), pasó por el tema Di María y aquella frase que recordamos en esta cobertura días atrás.

«Di María es un muy buen jugador de fútbol. Jugaba para el Manchester y tenía problemas personales. Le entraron a robar (a su casa) y eso afectó su rendimiento», comenzó diciendo el DT. Y agregó: «Sobre que me haya tildado de que soy el peor DT de su carrera solo puedo decir que es uno de los pocos que lo dicen. Es algo triste, una lástima,  no me gusta que lo haya declarado públicamente. El entrenador toma decisiones. Es posible que haya tenido una mala decisión».

Pero para completar su respuesta y demostrar que no parece tomarse nada demasiado en serio, Van Gaal usó la complicidad del delantero sentado a su lado: «Acá tengo a Memphis, que tampoco jugaba conmigo en Manchester United, y ahora nos besamos en la boca. Ahora tomo decisiones, puede que no gusten las cosas. Y desafortunadamente no me deja que lo bese en la boca», bromeó el DT, provocando la sonrisa de su dirigido y de todos los presentes en la sala de conferencias.

Memphis, unos minutos después, le dio la razón al definirlo como «un entrenador maravilloso, exigente y con una personalidad muy fuerte».

A los 71 años y tras superar un grave problema de salud, Van Gaal luce renovado, más fresco y motivado que nunca. Esta versión lo llevó a formar uno de los equipos que mejor viene haciendo las cosas en Qatar: está invicta, privilegio que solo tienen otras tres selecciones, Inglaterra, Marruecos y Croacia. A la hora de los conceptos explicó su transformación, que según su opinión va de la mano de la evolución del fútbol mundial.

«Mi visión ha evolucionado. Fui entrenador de un Ajax muy ofensivo, en Barcelona aprendí que no siempre se podía perseguir ese objetivo. Ahí es cuando desarrollé mi visión para la Copa Mundial de 2014 y creo que se plasmó; y hoy hay muchos equipos que lo usan. Ahora tengo más paciencia que antes. Mi personalidad no cambió, veo el fútbol igual, es un enfoque distinto para cada caso y con los jugadores trabajo siempre de la misma manera. Va cambiando según el jugador, porque cada uno tiene su personalidad. Cuanto más grande es uno, va cambiando el trato. Ahora soy una persona más paciente de lo que he sido antes», reflexionó.

Fútbol ofensivo o defensivo, un gran tema. «Siempre me hacen la misma pregunta, lo que no entienden es que ahora es mucho más difícil jugar ofensivamente que 20 años atrás, por ejemplo. En mi país me criticaban y ahora a muchos les gusta cómo jugamos. El fútbol ha evolucionado en ese sentido. Me contraponen con Brasil y yo creo que Brasil está haciendo prácticamente lo mismo, por supuesto que tienen jugadores fantásticos y por momentos pueden brillar», explicó.

En la única parte donde se mantuvo más reservado el DT fue cuando le preguntaron cómo pensaba anular a Lionel Messi. «No vamos a revelar nuestras cartas, sería una estupidez», contraatacó.

Ya en el final, preguntado sobre su futuro, contó que asumió la conducción de Países Bajos ante una emergencia, pero que si aparece algún proyecto que lo seduzca podría aceptarlo. «Estoy radiante, parezco más joven», cerró ante los aplausos de los periodistas.



Source link