jueves, octubre 6
Shadow

los aliados de Kiev aceleran la producción por que se están quedando sin armas


Están ayudando a a empujar a las tropas rusas hacia su frontera, pero están vaciando los arsenales de los países de la OTAN.

Producir más armas y más munición. Más rápido. Es el mensaje que se llevaron los jefes militares de los 50 países que están apoyando materialmente a Ucrania de la reunión de la semana pasada en la base militar estadounidense de Ramstein (Alemania).

Las entregas de armamento occidental a Ucrania están ayudando a Kiev a empujar a las tropas rusas hacia su frontera, pero están vaciando los arsenales de los países de la OTAN y otros aliados.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, anunció al final de la reunión en Ramstein que los responsables de armamento de esos 50 países se reunirán el día 28 de septiembre en Bruselas. En ese encuentro en la capital belga, discutirán “cómo nuestras industrias de armamento pueden equipar mejor las futuras fuerzas ucranianas con las capacidades que necesite”.

Nadie cree, pese al avance ucraniano de las últimas semanas, que la guerra acabe pronto y todos se comprometen a seguir armando a Ucrania.

La munición y los proyectiles que dejaron los soldados rusos se ven en la ciudad recientemente liberada de Izium, Ucrania. Foto Reuters


La munición y los proyectiles que dejaron los soldados rusos se ven en la ciudad recientemente liberada de Izium, Ucrania. Foto Reuters

Actuar juntos

Además de esas entregas de Armas a las tropas del presidente Volodimir Zelenski, hay que rellenar arsenales que se han ido vaciando. De eso tratará también la reunión de finales de mes, de “aumentar la producción de capacidades clave y resolver los problemas en las cadenas de suministro, además de incrementar la interoperabilidad de nuestros sistemas”.

Los 30 (pronto 32 cuando ingresen Finlandia y Suecia) ejércitos de la OTAN no tienen todos las mismas armas, pero sí son compatibles por lo que pueden actuar juntas y armarse con las mismas municiones. Los proyectiles de artillería de 155 mm, los más usados por la OTAN y con los que está armando a Ucrania, pueden producirse en Estados Unidos y usarse en Hungría o Dinamarca.

Esos agujeros en las reservas de munición y armamento occidentales no se vieron al principio de la guerra porque Ucrania usó sobre todo armamento de fabricación soviética. Países como Polonia, Chequia, Eslovaquia o Rumanía todavía tenían, más de 30 años después del desmoronamiento del Pacto de Varsovia, material fabricado en los años 80 del siglo XX y todavía operativo.

Esas armas y municiones fueron las primeras que recibió Ucrania desde el resto de Europa.

Eso duró poco. Ya en primavera los europeos empezaron a enviar armamento occidental, sobre todo armas individuales como armas antitanques y lanzagranadas y artillería. Y con esas piezas una munición que, al ritmo que la consume Ucrania, vacía los arsenales.

Los proyectiles

La Unión Europea aprobó en julio un paquete financiero de 500 millones de euros para rellenar en dos años lo que se había vaciado de los arsenales de sus Estados miembro: armamento anti blindados, misilería, piezas de artillería, munición, fusilería, blindados de transporte de tropas.

Una columna de tanques del ejército ucraniano durante una ofensiva, en medio de la invasión rusa de Ucrania. Foto AFP


Una columna de tanques del ejército ucraniano durante una ofensiva, en medio de la invasión rusa de Ucrania. Foto AFP

El obstáculo más importante no es el dinero sino la incapacidad de las industrias militares occidentales para producir armamento y munición al ritmo que lo consume Ucrania. La OTAN no está en guerra contra Rusia, asegura, sólo ayuda a Ucrania. Y por lo tanto no ha puesto a otros fabricantes a producir equipos militares.

Un ejemplo que citaron los responsables estadounidenses: Estados Unidos ha enviado 800.000 proyectiles de artillería de 155 mm a Ucrania. La única planta que los fabrica en territorio estadounidense, en Pennsylvania, puede hacer hasta 14.000 al mes. Necesitaría cuatro años y 9 meses para rellenar los arsenales.

Washington quiere que sus aliados europeos contribuyan aumentando su propia producción. Estados Unidos comprará a plantas en casa pero también en otros países.

A pesar de esas promesas, en Europa no ha habido movimientos para acelerar la producción. Aunque en la Comisión Europea sí ven la necesidad.

El comisario europeo Thierry Breton decía en julio, cuando se aprobó el paquete de 500 millones, que los “Estados de la UE han sacado de todo de sus arsenales, desde munición y artillería ligera y pesada hasta sistemas de defensa anti-tanque y anti-aéreos pasando por blindados de transporte de tropas y tanques”. Sin producir lo suficiente para reemplazar ese material, que nunca volverá de Ucrania.

PB

Mirá también



Source link