miércoles, mayo 25
Shadow

«Les dispararon a todos los que vieron»


BUCHA, Ucrania — Cuando una columna de tanques rusos ingresó al suburbio de Bucha en Kiev en los primeros días de la guerra, Tetiana Pomazanko pensó que tenían soldados ucranianos y salió a la puerta principal para ver.

Pero las tropas abrieron fuego contra Pomazanko, de 56 años.

Un vehículo civil aplastado en una intersección en Bucha el domingo Foto  Ivor Prickett para The New York Times

Un vehículo civil aplastado en una intersección en Bucha el domingo Foto Ivor Prickett para The New York Times

Las balas atravesaron la puerta de madera y la cerca alrededor de su casa, matándola instantáneamente.

Su cuerpo aún yacía en el jardín el domingo, donde su madre de 76 años la cubrió lo mejor que pudo con láminas de plástico y tablas de madera.

“Estaban manejando por la calle”, dijo su madre, Antonina Pomazanko. “Ella pensó que eran nuestros”.

El asesinato de Pomazanko es solo uno de los muchos que se descubrieron días después de que las tropas rusas se retiraran de los suburbios de la capital de Ucrania, Kiev, después de semanas de intensos combates.

El domingo, los ucranianos seguían encontrando muertos en los patios y en las rutas en medio de la creciente evidencia de que los civiles habían sido asesinados deliberada e indiscriminadamente.

Después de que su hija, Tetiana, muriera por fuego ruso, Antonina Pomazanko, de 76 años, cubrió su cuerpo con láminas de plástico y tablas de madera. Foto Ivor Prickett para The New York Times

Después de que su hija, Tetiana, muriera por fuego ruso, Antonina Pomazanko, de 76 años, cubrió su cuerpo con láminas de plástico y tablas de madera. Foto Ivor Prickett para The New York Times

Serhiy Kaplishny es un médico forense en Bucha que trabajó allí desde el 24 de febrero, día de la invasión, hasta el 10 de marzo, cuando huyó.

Regresó a Bucha el sábado.

Dijo que, hasta el momento, su equipo ha recogido más de 100 cuerpos durante y después de los combates y la ocupación rusa.

Kaplishny dijo que antes de irse de Bucha, mientras se desarrollaban batallas de ida y vuelta y luego el ejército ruso estableciera el control, había enterrado 57 cuerpos en un cementerio.

Un hombre con una herida de bala en la cabeza al costado de la carretera en las afueras de Bucha el domingo. Foto Ivor Prickett para The New York Times

Un hombre con una herida de bala en la cabeza al costado de la carretera en las afueras de Bucha el domingo. Foto Ivor Prickett para The New York Times

Quince de esas personas habían muerto por causas naturales, el resto por heridas de bala, incluso a quemarropa, o por metralla.

Tres de los cuerpos eran de soldados ucranianos, dijo.

Antes de salir de la ciudad en marzo, dijo, había hecho arreglos para que un operador local de retroexcavadoras cavara una fosa común en el patio de una iglesia ortodoxa.

Sin electricidad para refrigeración, la morgue se había vuelto intolerable y se necesitaba otra solución.

“Fue un horror”, dijo.

Automóviles civiles aplastados en la carretera principal que sale de Bucha el domingo Foto Ivor Prickett para The New York Times.

Automóviles civiles aplastados en la carretera principal que sale de Bucha el domingo Foto Ivor Prickett para The New York Times.

Después de que se fue, la fosa común se llenó con unos 40 cuerpos, dijo, de personas que murieron durante la ocupación rusa.

Los médicos forenses locales de su oficina que se quedaron en la ciudad habían recogido algunos de esos cuerpos, dijo.

En una visita el domingo a la fosa común, de aproximadamente unos 10 metros de largo y 2 metros de ancho, una pila de tierra excavada yacía cerca para apilarse sobre los cuerpos.

En una esquina sobresalían dos pares de zapatos y un brazo de una fina capa de tierra, y en otra sobresalía una mano.

Encima de la pila, media docena de bolsas negras para cadáveres habían sido arrojadas al pozo.

Al final del día, de regreso en la ciudad, dijo que había recogido unos 30 cuerpos más en una camioneta blanca.

Trece de ellos eran hombres con las manos atadas y que habían recibido un disparo a quemarropa en la cabeza.

Dijo que no sabía las circunstancias de sus muertes pero creía, basándose en sus muertes aparentemente recientes, que eran prisioneros asesinados antes de que el ejército ruso se retirara.

“Eran civiles”, dijo Kaplishny, mostrando fotografías de teléfonos celulares de hombres muertos vestidos de civil con las manos atadas a la espalda y, en un caso, al frente.

En las imágenes, ocho cuerpos con las manos atadas yacían en un patio de una casa y cinco en un sótano, dijo.

“Mira, a ese le dispararon en el ojo”, dijo Kaplishny.

El disparo sin reparo a Pomazanko, a las 10 a. m. del 27 de febrero, fue una de las primeras acciones de las tropas rusas en Bucha.

Después de que su madre cubriera el cuerpo de su hija, dijo:

“La enterré un poco en la noche”.

“Hubo tantos bombardeos; No sabía qué hacer”, agregó.

En el patio, los pies de la mujer muerta, con medias de lana y chinelas, asomaban por debajo de las tablas, al lado del camino donde había estado.

Svitlana Munich, una excompañera de clase de la mujer muerta, estaba cerca llorando.

“Dispararon a todos los que vieron”, dijo sobre los rusos.

“También le dispararon a la tubería de gas, y su madre estaba en la casa”.

Las tropas rusas también sufrieron terribles bajas ese primer día, mientras se adentraban más en la ciudad.

Una vía principal en Bucha, Vokzalnaya, o Station Street, estaba intransitable el domingo, llena de tanques y vehículos blindados rusos destruidos, cables caídos y escombros quemados.

Decenas de soldados rusos murieron, dijeron los residentes, cuando la columna de tanques rusos fue atacada por un dron.

Varias de las casas a un lado de la calle se incendiaron, pero algunos de los soldados rusos que sobrevivieron a la explosión escaparon a los patios de las personas, dijeron los residentes.

Dos cuerpos en el jardín de una casa calle arriba probablemente eran de soldados rusos, dijo Kostiantyn Momotov, que vivía cerca.

Los hombres se habían despojado de sus uniformes y botas del ejército, dijo, señalando una chaqueta de camuflaje en el suelo, y se habían puesto ropa de civil, posiblemente para evitar ser capturados, dijo.

Ambos hombres habían recibido disparos en la cabeza.

Después del ataque con aviones no tripulados a la columna, pasó una semana antes de que los refuerzos rusos llegaran el 4 de marzo y tomaran el control de Bucha, dijeron varios residentes.

Después de eso, los rusos estacionaron sus tanques en las intersecciones principales y en los patios de las personas y realizaron registros casa por casa, dijeron.

Las tropas rusas se apoderaron de la casa de Iryna y Roman Davidovych, una gran villa de tres pisos en una de las intersecciones principales, y estacionaron vehículos blindados en cada esquina del patio.

Los soldados rusos se apoderaron de sus teléfonos y computadoras, dijeron, y tomaron la casa, sacaron los colchones de las camas y los colocaron en el piso de la sala de estar principal.

Expulsados, los Davidovych se quedaron en el sótano.

“Estábamos sentados en el sótano”, dijo Roman Davidovych.

“Los proyectiles volaban y las bombas”.

“Tengo muchos amigos rusos, pero estos hombres no eran buenos”, dijo Iryna Davidovych.

Algunos de los hombres tenían más de 40 años y parecían soldados experimentados, dijo.

Se sentaron en las habitaciones de arriba y dispararon desde las ventanas a las calles de abajo, dijo, abriendo la ventana para mostrar.

En la intersección junto a la casa, un cuerpo vestido con un buzo polar azul brillante yacía encorvado sobre el volante de un automóvil aplastado.

No estaba claro cómo había muerto la persona, pero el automóvil parecía haber sido aplastado por un vehículo blindado.

“Estaban disparando, disparando”, dijo Iryna Davidovych.

“E hicieron un lío terrible y robaron cosas”.

La mayoría de los soldados se llevaron medias y remeras, dijo.

Pero su esposo mostró dónde habían sacado dos cajas fuertes en el patio con sus tanques y las abrieron.

También había soldados jóvenes, dijo Iryna Davidovych.

Uno, llamado Vanya, tenía solo 19 años y les dijo que soñaba con ser herido y enviado a casa.

“Él entendió que eran ocupantes”, dijo.

Galina Levitskaya, de 60 años, maestra jubilada, dijo que no tuvo experiencias negativas con los soldados rusos alistados que patrullaban la ciudad.

Dijo que tenía la impresión de que tenían órdenes de ser educados y compartir sus raciones de comida, lo cual hicieron.

“Nos ayudaron a llevar bolsas”, dijo.

Una unidad de combatientes de la etnia chechena, que tenían barba y vestían uniformes negros, habían buscado de puerta en puerta, dijo.

Si un ocupante abría la puerta, dijo, los combatientes generalmente buscaban armas y se iban.

Si nadie abría la puerta, dijo, la patearían para buscar.

A otros les fue mucho peor. Vitaly Sinadin, un escultor de 45 años que cojeaba por una calle el domingo por la tarde, dijo que estuvo atado a un poste de metal durante dos días en una casa de bloques de hormigón utilizada por las fuerzas rusas como base.

“Me golpearon y me preguntaron: ‘¿Dónde están los soldados ucranianos?’ y ‘¿Quién en la ciudad está en la Fuerza de Defensa Territorial?’”, una referencia a las unidades de voluntarios que surgieron en los primeros días de la invasión rusa.

Una gran contusión roja y negra que le cubría los muslos y la espalda concordaba con su relato de palizas extensas.

El domingo por la tarde, en una carretera que sale de Bucha hacia el oeste, un hombre yacía muerto de espaldas, con su bicicleta verde volcada a su lado.

Le dispararon en la cara y le hicieron un gran agujero en la parte posterior del cráneo.

Más adelante en ese camino, en un claro en un bosque de pinos en el borde de la aldea de Dmytrivka, la policía había sacado ese mismo día el cuerpo de un soldado ruso, con la cara y el uniforme quemados, de la torreta de un tanque volado.

Sus documentos mostraban que tenía 22 años y era de Buratyia, en el este de Siberia.

A última hora de la tarde, los tanques destruidos quedaron cubiertos por una tormenta de nieve que azotó Kiev.

En esta escena silenciosa y espeluznante, el cuerpo del soldado aún yacía sin ser recuperado.

c.2022 The New York Times Company



Source link