miércoles, junio 29
Shadow

las fuerzas ucranianas analizan una retirada en el Este y Rusia se acerca a controlar el Donbas


Guerra en Ucrania, día 105: Las fuerzas ucranianas que combaten a tropas rusas en la crucial ciudad oriental de Severodonetsk parecían a punto de retirarse este miércoles, aunque el gobernador de la región insistió en que seguían peleando «por cada centímetro de la ciudad, reviviendo el trágico escenario de la caída de Mariupol, semanas atrás.

La batalla urbana por Severodonetsk plasmaba el doloroso y lento avance de las fuerzas rusas para tomar toda la región de Luhansk, una de las dos que forman el corazón industrial de Ucrania, conocido como Donbas.

Tras un intento fallido de tomar Kiev en los primeros días de la guerra, Rusia se centró en el Este de Ucrania, una región de minas de carbón y fábricas.


La región lleva años bajo control parcial de separatistas con apoyo ruso, lo que acorta las líneas de suministro y permite a Moscú recurrir a fuerzas separatistas para reforzar su ofensiva. Pero Rusia también se enfrenta a las tropas más experimentadas de Ucrania, que llevan ocho años combatiendo allí contra los separatistas.

Pero éstas están agotadas. Según, el presidente ucraniano Vladimir Zelenski unos 100 hombre en promedio mueren cada día. Y el arsenal pesado que llega de Occidente no se sabe usar.

En este contexto, el martes, Rusia había asegurado que había tomado el control del 97% de una de las dos provincias que conforman la región del Donbas, acercando al Kremlin a su objetivo de capturar la zona industrial del Este de Ucrania.

El ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, dijo que las fuerzas de Moscú controlan casi toda la provincia de Luhansk. Y aparentemente, Rusia ahora ocupa prácticamente la mitad de la provincia de Donetsk, según funcionarios ucranianos y analistas militares.

guerra-donbas

Pero, en la realidad, el resultado es un lento pulso en el que los dos bandos cruzan fuego de artillería que parece causar grandes bajas, sin que ninguno parezca tener una ventaja clara.

El gobernador de Luhansk, Serhiy Haidai, reconoció el miércoles las dificultades en Severodonetsk y dijo a The Associated Press que «quizá (las fuerzas ucranianas) tengan que retirarse, pero ahora mismo hay batallas en la ciudad».

Antes dijo en la app de mensajería Telegram que las fuerzas ucranianas luchaban «por cada centímetro de la ciudad».

Haidai dijo que podrían recular hasta posiciones más defendibles. La ciudad al otro lado del río, Lysychansk, está en un terreno más alto.

Humo y polvo cubren Severodonetsk. Foto: ARIS MESSINIS / AFP

Humo y polvo cubren Severodonetsk. Foto: ARIS MESSINIS / AFP

Severodonetsk se convirtió en la capital administrativa de la región después de que la ciudad de Luhansk quedara bajo control separatista en 2014. Tanto esa plaza como Lysychansk están rodeadas por fuerzas rusas al este, norte y sur, y son de las pocas poblaciones de Luhansk que aún controla Kiev.

Bombardeos sobre Jarkov

Al norte, cinco personas murieron y 12 resultaron heridas en ataques rusos en la región de Jarkov en las 24 horas previas, según dijo el miércoles el gobernador de la región, Oleh Syniehubov.

El ejército ruso dijo el miércoles que Moscú había empleado «misiles aéreos de alta precisión» para atacar una planta de reparación de blindajes cerca de Jarkov. Ucrania no confirmó un ataque a una planta de esas características.

El chantaje ruso por los alimentos

En el frente diplomático, el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, se reunió el miércoles con funcionarios turcos para abordar un plan que podría permitir que Ucrania exporte su grano a través del Mar Negro para que pueda llegar a los mercados globales en medio de una creciente crisis alimentaria global.

Ucrania es uno de los principales exportadores de trigo, maíz y aceite de girasol, pero la guerra y el bloqueo ruso de sus puertos ha impedido la salida de estos productos del país, poniendo en peligro el suministro de alimentos de muchos países en desarrollo. Además, ahora muchos de esos puertos están sembrados de minas.

El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, se reunió el miércoles con funcionarios turcos. Foto: EFE

El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, se reunió el miércoles con funcionarios turcos. Foto: EFE

La cadena Sky News informaba este miércoles que el Kremlin exigió que las sanciones impuestas a Rusia deben eliminarse antes de que se puedan reanudar las exportaciones de granos de Ucrania.

Se estima que 22 millones de toneladas de grano esperan en silos en Ucrania.

Según la cadena, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo en una llamada con los periodistas que «no había discusiones sustantivas» sobre el levantamiento de las sanciones.

Moscú niega así su responsabilidad en la crisis alimentaria internacional y, en cambio, culpa a las sanciones occidentales.

Turquía aspira a negociar un corredor seguro, posiblemente supervisado por Naciones Unidas, para los cargamentos de grano ucraniano, así como alimentos y fertilizantes rusos.

Pero Kiev desconfía de cualquier acuerdo que Turquía selle con Rusia, alegando que un corredor seguro podría ser usado por Moscú para atacar Ucrania.

«Las palabras de Lavrov están vacías. Ucrania ha dejado clara su posición sobre los puertos marítimos: se requiere equipo militar para proteger la costa y una misión naval para patrullar las rutas de exportación en el Mar Negro», dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania.

«No se puede permitir que Rusia utilice los corredores de cereales para atacar sur de Ucrania».

Antes de que comenzara la invasión rusa el 24 de febrero, las autoridades ucranianas dijeron que Rusia controlaba en torno al 7% del país, incluida la Península de Crimea, que Rusia se anexionó en 2014, y zonas en manos de separatistas en Donetsk y Luhansk. El presidente Volodimir Zelenski dijo la semana pasada que las fuerzas rusas controlaban el 20% del país.

Aunque Rusia tiene una potencia de fuego superior, los defensores ucranianos se han reafirmado y mostrado la capacidad de contraataque.

«La defensa absolutamente heroica del Donbas continúa», dijo Zelenski el martes por la noche en su mensaje vespertino de video.

En declaraciones antes en una conferencia organizada por el Financial Times, Zelenski insistió en la necesidad de que Ucrania derrote a Rusia en el campo de batalla, aunque también dijo que sigue abierto a mantener negociaciones de paz con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Tras su reunión con Lavrov, el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, dijo que su país es «mucho más optimista» sobre que se pueda convencer a Rusia y Ucrania para regresar a la mesa de negociaciones con vistas a poner fin a la guerra. las conversaciones entre ambos bandos celebradas en Turquía al inicio del conflicto no dieron resultado.

Con información de Associated Press

ap



Source link