martes, noviembre 29
Shadow

«La toma de escuelas refleja una grieta entre padres e hijos»



La problemática de la toma de escuelas, refleja o es síntoma, de un hiato o grieta que se ha venido gestando entre padres e hijos. En casi todas las familias, donde los padres han perdido autoridad frente a los jóvenes, y estos últimos han avanzado y traspasado todo límite de autoridad. No se trata de proponer un sistema dictatorial, pero los padres encuentran muchas dificultades hoy por hoy en poner límites a sus hijos. Por otro lado, los menores han tomado y abrevado de una movida que tiene aristas ideológicas y hasta políticas, que fogonean actitudes contestatarias y proponen mayor rebeldía frente a sus mayores.

Para aquellos inquietos, no cabe duda que la palabra “crecimiento” no es sinónimo de “maduración”. Los jóvenes tienen un desfasaje entre su desarrollo corporal y su capacidad para decidir y tomar decisiones por su impulsividad y su falta de experiencia en cuestiones vitales que hacen a la existencia. Muchos oportunistas tratan de sacar partido movilizando este grupo etario para beneficios secundarios, por cierto mecanismo que consiste en atizar el fuego interno propio de niños y jóvenes en crecimiento. Aquí podríamos adicionar cuestiones económicas y hasta las adicciones, que si preguntamos a cualquier médico pediatra no dudaría en confirmar que la mayoría de las adicciones se inicia a edades tempranas.

La debacle de la familia como base de toda sociedad, y para cualquiera que desea ver, solo quedan algunos islotes que aún resisten en algunas comunidades o sectores, donde todavía se lucha por no perder el diálogo en la “mesa familiar”.

Sin ser contrario a la tecnología, el uso del celular y de la computadora de forma no controlada limita hasta zonas rojas el diálogo, la escucha y la contención que requieren los jóvenes. Aunque no lo expresan en forma explícita, en su intimidad nos gritan en forma de rebeldía. Quienes hoy somos adultos mayores, y podemos comparar con épocas pasadas, entendemos las causas de este descalabro social y esta violencia creciente, que pasa de lo verbal a lo físico y que amenaza a la sociedad.

Los jóvenes tienen derecho a expresarse, pero al mismo tiempo deben entender que los mayores tenemos la tutela y la responsabilidad de su educación. Por lo menos hasta la mayoría de edad.

Desde algunos medios, más el acceso ilimitado a Internet, se apura a nuestros niños y jóvenes a quemar etapas. Los jóvenes pierden a padres que actúan como marco de contención, y se borra la frontera que separa la autoridad de sus progenitores con otros sujetos jóvenes o adultos que buscan hacerlos descarrilar con fines inconfesables.

Dr. Natalio Daitch
​nataliodsalud@hotmail.com

OTRAS CARTAS

Aquellos fiscales de 1985, estos fiscales de hoy…

Vi “Argentina, 1985” en un cine de mi ciudad, La Plata. Diría que es una película que todos debemos ver, como lo fue “La Historia Oficial”. Tanto quienes vivimos y recordamos claramente los años oscuros de la dictadura, como también nuestros hijos y nietos para que se asomen a ese momento histórico.

Admirando el magistral trabajo de Ricardo Darín en la piel del fiscal Julio Strassera, me resultó inevitable ligarlo con otros fiscales quienes, como él, debieron enfrentarse al poder establecido con coraje, valentía y audacia, pagándolo con su vida en el caso del fiscal Alberto Nisman. Hoy, son Diego Luciani y Sergio Mola quienes desafían a individuos y funcionarios muy poderosos, cuasi intocables, y se atreven a colocarlos en el banquillo de los acusados, apostando a la independencia de la Justicia. Los considero heroicos y despiertan mi más profunda admiración.

No todo está perdido si seguimos apostando a esa memorable expresión: “¡Señores Jueces, Nunca Más!”

Irene Bianchi
irenebeatrizbianchi@hotmail.com

Cuestiona las restricciones del Gobierno para importar

Solo cinco países en el mundo cuentan con tenistas de ambos sexos, entre todos los cuales han obtenido más de 200 títulos profesionales a nivel internacional, incluyendo la Copa Davis. Argentina es uno de ellos. Pero difícilmente siga sumando… La prohibición de importar libremente pelotas de tenis de alta calidad -entre muchos otros artículos- impuesta por el ahora “ahorrativo” ministro Massa, o bien empoderará a límites peligrosos a los funcionarios capaces de autorizar o impedir importaciones, o hará cómplices de contrabando a quienes las consigan para entrenar jóvenes y futuros triunfadores… O volverá millonarios a los que son partícipes privados y estatales del multimillonario negocio del contrabando. Un fenómeno de mercado similar al del agua… por mucho que se quiera frenarla, entrará por algún lado.

Todos nuestros tenistas aprendieron a jugar y llegar a campeones con pelotas y raquetas importadas. Pero claro: si en 20 años de Vaca Muerta la política argentina no pudo construir un gasoducto de 1.000 km, debiendo erogar US$ 50 mil millones en importaciones de gas, el resultado está a la vista.

Adrián A. Klas
​aklas@fibertel.com.ar

Defensores de Derechos Humanos y las tomas en el Sur

Ante la noticia de que, luego de cinco años de absoluta inercia, por fin las autoridades desalojaron en Mascardi las usurpaciones de grupos pseudo mapuches, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos manifestó su preocupación por las posibles consecuencias que podría tener el hecho, sin tener en cuenta las acciones brutales que estas usurpaciones han provocado.

Dichas acciones asolaron la región durante esos cinco ante el silencio de los organismos de izquierda y el aplauso de los promotores de tomas de tierras en todo el territorio argentino. Obviamente, esta postura a favor de los criminales, siempre que sean de izquierda o afines a la izquierda, es tan común que bien se ha definido a los defensores de Human Rights (Derechos Humanos) como exclusivamente defensores de Human Lefts (Izquierdas Humanas).

José Deym
​deymjose@gmail.com

“¿Las celebridades pasarán a la historia?”

Muchas veces, el poder del que se vanaglorian algunos influyentes personajes simplemente oculta una gran carencia. “Dime de qué alardeas y te diré de qué careces”, dice un refrán.

La fama y el poder son adictivos. En su etimología, la palabra “adicto” proviene de “esclavo”. La esclavitud de los famosos en relación a la imagen, o a su obra, suele ser bastante obsesiva. Sin embargo, en algunos aspectos, la vida de los poderosos y las celebridades tienen, en realidad, bastante menos poder del que aparentan. Muchos de ellos no podrían perderse relajadamente, entre la gente, en la ciudad. En parte, su vida es como estar en una bella cárcel.

Paralelamente, en el ser humano anida una ilusión de inmortalidad: muchas de las acciones significativas de su vida se vinculan con la esperanza de trascendencia. Pero ocurre que la trascendencia simbólica, más allá del aspecto ilusorio que conlleva, sólo es posible por la transmisión perpetua del recuerdo a través de las sucesivas generaciones.

Pero hoy día, existe una astronómica cantidad de nuevos candidatos a un lugar en el Olimpo. Y lo peor es que las personas comunes, encargadas de inmortalizarlos, tienen cada vez más información.

Entonces, en el marco de la progresiva dispersión evocativa de la gente, la recordación de las celebridades actuales está en peligro, dado que luego de que abandonen este mundo, se diluirá en la hiperpolución mediática de esta era de la exageración.

Ps. Jorge Ballario
​psicologo.ballario@gmail.com



Source link