domingo, septiembre 25
Shadow

Jim Thorpe, el súper atleta que había sido despojado de sus medallas, fue reconocido como campeón olímpico de pentatlón y decatlón


Más de un siglo y una ardua campaña de organizaciones defensoras de los derechos de los pueblos indígenas estadounidenses fueron necesarios para que el Comité Olímpico Internacional (COI) finalmente restableciera al estadounidense Jim Thorpe como campeón olímpico de pentatlón y decatlón en los Juegos de Estocolmo 1912, casi 110 años después de que se le retiraran sus medallas por haber violado las reglas sobre el amateurismo vigentes en la época.

“Se trata de una situación muy excepcional y única, a la que se ha dado respuesta con un extraordinario gesto de juego limpio por parte de los Comités Olímpicos nacionales implicados”, explicó el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, en un comunicado publicado este viernes en el sitio web del organismo, en el que se detalla el procedimiento por el cual “el nombre de Jim Thorpe aparecerá desde ahora como único medallista de oro del pentatlón y el decatlón”.

La iniciativa fue promovida y motorizada por Bright Path Strong (BPS), una organización no gubernamental creada para amplificar las voces, las historias y los logros de los nativos americanos, entre ellos Thorpe, quien era miembro del pueblo Sac y Fox, históricamente afincado en la zona boscosa de Michigan, Wisconsin, Illinois, Iowa, Missouri, Kansas y Nebraska.

Primero BPS y luego el COI se pusieron en contacto con el Comité Olímpico Sueco (SOC) y con los herederos de Hugo Wieslander, quien había sido ascendido a campeón de la prueba de decatlón cuando Thorpe fue despojado en 1913. Todas las partes coincidieron en reconocer al estadounidense e incluso los familiares de Wieslander revelaron que él nunca había había aceptado la medalla de oro por considerar que el ganador legítimo de la prueba había sido su rival.

Jim Thorpe en los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912.

Jim Thorpe en los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912.

El mismo aval llegó de parte del Comité Olímpico y Paralímpico y de la Confederación de Deportes de Noruega, cuyo atleta Ferdinand Bie se había transformado en el propietario de la medalla de oro de la prueba de pentatlón cuando Thorpe había sido despojado del título.

A partir de esta resolución del COI, Thorpe será considerado desde ahora como único medallista de oro en pentatlón y decatlón en Estocolmo 1912, mientras que las medallas de plata serán para Bie en pentatlón y Wieslander en decatlón. En tanto, el estadounidense James Donahue y el canadiense Frank Lukeman conservarán las preseas de plata y bronce en pentatlón que se les habían concedido cuando se habían modificado los resultados en 1913. Lo mismo ocurrirá con Charles Lomberg (plata) y Gösta Holmér (bronce), ambos suecos, en el decatlón.

Thorpe falleció en 1953 a los 64 años. En 1982, el COI entregó a sus hijos sus dos medallas de oro, aunque no modificó el palmarés de los Juegos de Estocolmo 1912 hasta este viernes.

Triunfo y despojo

Thorpe, quien por entonces tenía 25 años y cuyo nombre real era Wa-Tho-Huk (que en lengua kikapú significa Sendero Brillante), tuvo una destacada actuación en los Juegos de Estocolmo 1912 y se quedó con dos pruebas que hacían su estreno en el programa olímpico. Ganó sin problemas el pentatlón, que por entonces consistía en salto en largo, una carrera de 200 metros, otra de 1.500 y lanzamiento de disco y jabalina. Consiguió el triunfo incluso cuando lanzó la jabalina sin tomar carrera porque no sabía cómo hacerlo.

En decatlón, una prueba en la que jamás había competido, también se subió a lo más alto del podio. Terminó primero en lanzamiento de bala, salto en alto, 110 metros con vallas y 1.500 metros; segundo en salto en largo; tercero en 100 metros, disco y garrocha; y cuarto en 400 metros y jabalina. Ganó con 8.412,95 puntos, una marca que recién fue superada casi 20 años más tarde.

Jim Thorpe ganó las pruebas de pentatlón y decatlón en Estocolmo 1912.

Jim Thorpe ganó las pruebas de pentatlón y decatlón en Estocolmo 1912.

Al regresar a su país, fue recibido como un héroe, con un desfile especial en Broadway. “Escuchaba a la gente gritar mi nombre y no entendía cómo alguien podía tener tantos amigos”, contó poco después. Aunque poco le duró la felicidad por estos logros, ya que a principios de 1913, el periódico Worcester Telegram publicó un artículo en el que denunciaba que Thorpe había recibido dinero para jugar en las ligas menores de béisbol entre 1909 y 1910.

¿Cuál era el problema? La Carta Olímpica establecía claramente que los atletas que competían en los Juegos debían ser amateur y el vínculo entre Thorpe y los equipos que lo habían contratado violaba esa norma. Él alegó que no conocía las reglas y que no sabía que las había infringido, ya que era una práctica común que los jugadores universitarios se desempeñaran en las ligas menores. Pero el COI fue inflexible y lo despojó de sus medallas, una resolución que tardó 109 años en cambiar.

Un atleta completo

Nacido el 28 de mayo de 1887 en una granja de las afueras de Praga (Oklahoma), Thorpe comenzó a destacarse en distintas disciplinas deportivas ya en la escuela primaria, aunque dio el salto cuando, a los 16 años, ingresó como pupilo a la Escuela Industrial India de Carlisle (Pensilvania), que había sido fundada especialmente para la «americanización» de la población nativa. Allí fue una de las estrellas del equipo de fútbol americano de la institución.

En Carlisle también tomó contacto con el atletismo, que sería el deporte que lo convertiría en un deportista reconocido en todo el planeta, aunque también experimentó con el béisbol, el básquetbol y el lacrosse. En todos tuvo un excelente rendimiento. Por eso es considerado en Estados Unidos como el mayor deportista del siglo XX, según un sondeo realizado en 2012 por el canal TV ABC.

Jim Thorpe se destacó como jugador de fútbol americano y fue el primer presidente de la actual NFL.

Jim Thorpe se destacó como jugador de fútbol americano y fue el primer presidente de la actual NFL.

Después de su participación olímpica, Thorpe se enfocó en las otras dos disciplinas en las que brilló como profesional. En 1915 firmó un contratado con Canton Bulldogs de la American Professional Football Association (APFA), que en 1922 se convertiría en la National Football League (NFL).

Con los Bulldogs, que le pagaban 250 dólares por partido (una cantidad enorme para esa época), jugó durante cinco años y fue campeón en 1916, 1917 y 1919. Luego pasó por otros conjuntos como Cleveland Indians, New York Giants y Tampa Cardinals hasta su retiro en 1928. En varios de los equipos en los que jugó también era entrenador. Como si eso fuera poco, en 1920 se transformó en el primer presidente de la APFA. En 1963, fue inducido al Salón de la Fama de la NFL.

Jim Thorpe con el uniforme de los New York Giants de las Grandes Ligas de béisbol.

Jim Thorpe con el uniforme de los New York Giants de las Grandes Ligas de béisbol.

En paralelo a su actuación como jugador de fútbol americano, Thorpe también se desempeñó como profesional en el béisbol (luego de que ello le valiera el despojo de sus medallas olímpicas). El 1 de febrero de 1913 firmó un contrato por tres temporadas con los New York Giants de las Grandes Ligas.

Tres años completos se desempeñó en el equipo de la Gran Manzana antes de sumar experiencias en Cincinnati Reds y Boston Braves, que alternó con regresos a los Giants. En las Grandes Ligas totalizó 289 partidos hasta su despedida en 1919.



Source link