miércoles, mayo 25
Shadow

Jana Maradona festejó su cumpleaños en Salta: tequila, folklore y perreo



Jana Maradona viajó para su cumpleaños número 26 a Salta y el festejo improvisado terminó siendo un gran plan. La hija del 10 lo contó en sus historias de Instagram: “La verdad es que recién estoy reviviendo porque ayer… ¡se descontroló todo!”, aseguró.

Y detalló: “Anoche empezó todo en Salta con un: ‘Tomate un vinito’. Chill. Después me fui a un bar a seguir tomando. Y crucé al hostel, porque estoy en un hostel, y me encontré con dos chicas, re buena onda y fuimos a las peñas, donde está la peña del Chaqueño Palavecino. Antes de eso, estábamos en la calle y de repente de un lugar, sale un montón de gente haciendo como un trencito y nos engancha a nosotras”.

Jana Maradona compartió los videos de la peña y comentó: “Así empecé mi cumple. Gracias universo, corta”. Después de la peña, siguió el tequila y más tarde un boliche. “No me acuerdo ni qué música pasaban, pero me parece que terminamos todos perreando”, reveló.

 “Me las crucé a las chicas acá al mediodía, para el almuerzo… Y me contaron que seguimos tomando más tequila… Así que en esa. Así arrancó Salta. ¡Impecable!”, concluyó con alegría.

 La historia de Jana Maradona

 Jana Maradona nació en 1996. Su mamá conoció a Diego cuando trabajaba en un boliche de la zona sur. Durante muchos años batalló para ser reconocida por el astro del fútbol. Siempre se mantuvo lejos de los escándalos y de los medios con la esperanza de acercarse al Diez.

 La joven creció sin que su padre se hiciera el ADN, aunque llevaba su apellido porque un juez lo dictaminó basándose en testimonios y pruebas que su madre había aportado ante la Justicia. Recién en 2015, Maradona aceptó conocerla: desde ese momento, se volvieron inseparables.

 Jana contó que se enteró por la radio. En su relato, la hija del Diez explicó que habían quedado con Gianinna para ir a hablar con la psiquiatra y despejar algunas dudas. Entonces el 25 se contactó con Cosachov avisándole, pero ella no le respondió. Preocupada se tomó un taxi directo a lo de su papá.

 “De camino una amiga me escribe ‘estoy para lo que necesites’. Fue un mensaje raro, pero no le di importancia. Me llegó otro mensaje del papá de una amiga ‘mis condolencias’. Dije ‘no le voy a dar bola, en la tele siempre dicen bolud…’. (…) Media cuadra antes de llegar lo dijeron en la radio”, recordó.





Source link