martes, noviembre 29
Shadow

Irán acelera su programa de enriquecimiento nuclear: ¿Qué significa?


En medio de una crisis política tras dos meses de protestas, Teherán comenzó a producir uranio enriquecido a un 60% en una nueva planta.

En medio de una crisis política tras dos meses de protestas y una represión cada vez más dura, Teherán ha decidido acelerar su programa nuclear: comenzó a producir uranio enriquecido a un 60% en una nueva planta.

Esta decisión responde a la reciente resolución de la Junta de Gobernadores de la AIEA (Agencia Internacional de Energía Atómica), presentada por Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania, que condena a Irán y exige una mayor cooperación.

Es un verdadero punto de no retorno, porque Irán ha aumentado su nivel de enriquecimiento de uranio del 20% al 60% en el sitio de Fordo, una planta subterránea situada a 180 km al sur de Teherán, que fue reformada para mejorar su capacidad, y que reabrió en 2019 cuando comenzó a desligarse del acuerdo internacional con las grandes potencias sobre su programa nuclear.

Una iraní pasa frente  a la ex embajada de EE.UU. en Irán, con una pintada antinorteamericana. Foto: Reuters


Una iraní pasa frente a la ex embajada de EE.UU. en Irán, con una pintada antinorteamericana. Foto: Reuters

“Irán comenzó la producción de uranio enriquecido por primera vez en Fordo», indicó la AIEA. 

El yacimiento está enterrado bajo las montañas y no puede ser destruido por un bombardeo. Irán ya estaba enriqueciendo al 60% en Natanz, el otro centro de enriquecimiento del país.

Nuevas centrifugadoras

En segundo lugar, dos nuevas cascadas de centrifugadoras IR-2 e IR-4 comenzarán a funcionar dentro de unos días en Natanz. Son mucho más potentes y rápidas que los antiguas.

En tercer lugar, las 1044 centrifugadoras IR-1 de Fordo serán sustituidas por centrifugadoras IR-6, que son diez veces más rápidas y potentes.

El presidente de Irán, el ultraconservador Ebrahim Raisí. Foto: EFE


El presidente de Irán, el ultraconservador Ebrahim Raisí. Foto: EFE

Por último, se instalarán gradualmente centrifugadoras modernas en dos pabellones vacíos de Natanz y Fordo, de conformidad con el acuerdo nuclear de 2015.

Qué significa

A esta altura, Irán ya tendría suficiente uranio enriquecido para varias bombas. Con estas nuevas medidas, la capacidad de Irán aumentará aún más. Esto representa un nuevo reto para los países occidentales.

Las negociaciones para revivir el acuerdo internacional de 2015 están en un punto muerto.

La planta nuclear de Natanz. Foto: Maxar Technologies / AFP


La planta nuclear de Natanz. Foto: Maxar Technologies / AFP

Además, la fabricación de una bomba nuclear requiere un nivel de enriquecimiento del uranio al 90%, por lo que llegar a la cota del 60% es muy significativo.

Irán siempre ha negado que sus actividades nucleares tengan como objetivo desarrollar una bomba e insiste que su programa tiene fines civiles.

Según el acuerdo internacional firmado en 2015, Irán acordó que la planta de Fordo se limitaría a enriquecer uranio al 3,67%, una cantidad suficiente para los usos civiles, como parte de varios compromisos y restricciones para sus actividades nucleares.

A cambio, las grandes potencias relajaron las sanciones impuestas a Teherán por su programa nuclear.

Pero este acuerdo se tambalea desde 2018 cuando Estados Unidos se retiró unilateralmente durante el gobierno de Donald Trump y restableció las sanciones contra Irán.

Al año siguiente Teherán comenzó a desligarse progresivamente de sus obligaciones.

En enero de 2021, Irán dijo estar trabajando para enriquecer uranio al 20%. Varios meses después otra instalación iraní alcanzó la cota de 60%.

El jueves, la junta de gobernadores de la AIEA aprobó una resolución criticando la falta de cooperación de Irán y es el segundo pronunciamiento en este sentido, después de otra declaración emitida en junio.

Teherán anunció que tomará medidas de represalias para responder a la resolución de la AIEA.

La agencia oficial ISNA dijo que el aumento de la capacidad de la planta de Fordo forma parte de la respuesta iraní.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresó su deseo de que Washington participe de una reactivación del acuerdo internacional y hay conversaciones en marcha desde abril del año pasado.

Pero el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, dijo el mes pasado que ve pocas oportunidades de restablecer el acuerdo, en un momento en el que Irán enfrenta una ola de manifestaciones iniciada en septiembre por la muerte en detención del la joven Mahsa Amini, arrestada por la policía de la moral.

La némesis de Irán en la región, Israel, nunca ha descartado tomar acciones si lo considera necesario para impedir que Irán desarrolle capacidades nucleares.

AFP y RFI

ap

Mirá también



Source link