viernes, diciembre 2
Shadow

historias de futbolistas que se lesionaron y quedaron afuera en las puertas del Mundial


Cada noticia vinculada a la lesión de un jugador de la Selección argentina a escasos días del inicio del Mundial de Qatar (desde este martes 11 faltarán 40 días) genera una gran preocupación. A la fractura de uno de los pómulos que sufrió el arquero Juan Musso el 18 de septiembre, se suma  hora el desgarro en el bíceps femoral izquierdo de Paulo Dybala, delantero de la Roma, el domingo pasado y una nueva ausencia de Lionel Messi en el Paris Saint Germain.   

“Gracias a todos por los mensajes de apoyo. Fue un duro golpe pero por suerte la operación salió bien. Ahora estoy en casa con mi familia y volveré a entrenar cuanto antes. Felicidades a mis compañeros por la gran victoria del domingo en Roma”, escribió el 21 de septiembre en su cuenta de Twitter (@musso_juan)”. Todavía no está dicha la última palabra y el arquero confía en su recuperación.

Lo de La Joya es muy reciente y se espera una resonancia magnética para saber cuánto demandará la recuperación. En tanto, los inconvenientes físicos de Messi aún son una incógnita. 

Chiquito Romero, en el suelo, en un partido con España antes del Mundial de Rusia. Finalemnte, se lo perdería.
Foto: REUTERS


Chiquito Romero, en el suelo, en un partido con España antes del Mundial de Rusia. Finalemnte, se lo perdería.
Foto: REUTERS

Desde Roberto Zárate en 1958 hasta Sergio Romero en 2018, recorremos 11 historias de futbolistas argentinos que se quedaron sin mundial por lesiones en las etapas previas.

Roberto Zárate (Suecia 1958)

Guillermo Stábile quería llevar a Angel Amadeo Labruna al Mundial de Suecia. Pero el goleador de River, ya con 39 años, regresó lesionado de una gira y renunció a la posibilidad de ir a la competencia mundial. En una carta dirigida a las autoridades de AFA el 12 de marzo de 1958, afirmó que no estaba en condiciones “aptas, física y moralmente, para poder responder debidamente a las responsabilidad de vestir la divisa nacional”. Su lugar lo ocupó otro goleador, mucho más joven: José Francisco Sanfilippo.

El plantel de 22 jugadores ya estaba en Europa y el 30 de mayo la Selección disputó un amistoso contra el Bolonia de Italia. A los 18 minutos del primer tiempo, Roberto Zárate, puntero izquierdo de River, tuvo un choque con el italiano Francisco Randop y ya no pudo seguir porque tenía un intenso dolor en la rodilla. Luego se confirmó que sufrió una entorsis en la rodilla derecha y la recuperación demandaría un mes. Faltaba un día para presentar la lista oficial definitiva en la FIFA y nueve días para el comienzo del torneo.

Hubo que reemplazarlo de manera urgente. Pero no lo hicieron por otro puntero izquierdo. Anotaron directamente a Labruna y después le avisaron que tenía que viajar de urgencia a Suecia. Por la posición en la cancha, usaba la 10 en River y también en la Selección. Fue el primero que vistió el emblemático número en un Mundial. El ídolo de River finalmente partió el 5 de junio, llegó un día antes del debut pero recién jugó el segundo partido, con 39 años, récord aún para un futbolista argentino.

Carmelo Simeone (Chile 1962)

El 1 de mayo de 1962, el técnico Juan Carlos Lorenzo redujo de 40 a 30 la lista de los jugadores preseleccionados que la AFA había mandado a la FIFA. En el camino quedaron Osvaldo Negri (Racing), Anacleto Peano (Racing), Ricardo Ramaciotti (Argentinos), Guillermo Reynoso (San Lorenzo), Angel Nardiello (Boca), Alfredo González (Ferro), Oreste Osmar Corbatta (Racing), Luis Artime (River), Pedro Callá (Boca) y Eduardo Curia (Racing).

Entre los 30 que quedaban, había ocho lesionados, de los cuales solo dos no estuvieron en Chile: Pedro Galeano (Gimnasia) y Carmelo Simeone (Boca). El marcador central tripero, en un principio, estaba entre los 16 que iban “seguro”, según los medios de la época, pero finalmente fue descartado. Mientras que el Cholo, que ese año había llegado al Xeneize después de iniciarse en Vélez, se había resentido de su lesión en el entrenamiento del 7 de mayo.

Carmelo Simeone, retratado por El Gráfico.


Carmelo Simeone, retratado por El Gráfico.

Al día siguiente, en las páginas de Clarín se advertía: “Por lo visto, la última palabra en cuanto a la designación definitiva de la delegación no la tiene Lorenzo sino el poder de recuperación de los jugadores lesionados y los que están en condiciones de reanudar la actividad”. Igualmente, el técnico tenía tiempo hasta 8 días antes del inicio del torneo (30 de mayo) para dar la lista definitiva.

Los 22 nombres se conocieron el 14 de mayo. Galeano, que había entrado en un amistoso previo, fue uno de los ocho que quedaron afuera. También Simeone, que “no se recuperó de su dolencia”, según describían los medios, aunque no era precisos sobre qué lesión tenía. Mientras que José Francisco Sanfilippo, con un problema en el tobillo y que como Labruna cuatro años antes había mandado una carta auto excluyéndose del torneo, finalmente pasó la última revisión, estuvo en el Mundial y jugó dos de los tres partidos. Simeone, cuatro años después, sería pieza de reemplazo de otro lesionado.

Alberto Sainz y Miguel Angel Santoro (Inglaterra 1966)

El entrenador Juan Carlos Lorenzo llevó 24 jugadores a la gira por Europa previo al comienzo del torneo disputado en Inglaterra. Cuatro jugadores quedarían en el camino y dos, que estaban para quedarse, fueron por lesiones: el arquero Miguel Angel Santoro y el lateral derecho Alberto Sainz.

El 1 de julio, el Toto anunció los dos que quedaban en el camino por decisión táctica: Daniel Onega y Vicente de la Mata (hijo). También Alberto Sainz, quien el día anterior había sido titular en un amistoso ante el Krems de Austria. “No, por la rodilla no es…. Lorenzo me habló de la rodilla pero el médico me dijo que no es nada. El problema es esta forunculosis que me salió. No es uno. Ni dos. Estoy lleno…”, contó el lateral derecho tras quedar afuera. En su lugar viajó Carmelo Simeone, defensor de Boca, quien justamente había quedado cuatro años antes afuera por una lesión.

El arquero Miguel Angel Santoro, multicampeón con Independiente,


El arquero Miguel Angel Santoro, multicampeón con Independiente,

Ese mismo día se lesionó Miguel Angel Santoro, haciendo ejercicios mientras se disputaba un amistoso. Así se lo contó a Osvaldo Ardizzone de la revista El Gráfico “Todo pasó por una desgracia, Lorenzo me dijo que entrara en el segundo tiempo en lugar de Gatti, porque Gatti nunca había jugado. Me quedo mirando y me enfrío. Después me dice que haga gimnasia, que quedaba Gatti todo el partido. Voy con Torrecillas y al rato siento el tirón. ¡Zas! Un desgarro. ¿Qué iba a hacer? Una desgracia justo ahora, después de aguantar toda la gira… Pero no puedo ir a Londres. Hice lo que cualquiera en mi lugar… Fui y se lo dije a Lorenzo.. .Yo necesito diez días para curarme, diez días más para ponerme en estado. Y ya se terminó el Mundial… traiga a otro, porque si voy sé que perjudico al equipo”. El desgarro fue en la parte interior del muslo derecho. Rolando Irusta, arquero de Lanús, fue su reemplazante. 

“Destroza el sueño de toda mi vida”, agregó Santoro cuando llegó a Buenos Aires. Pepé tuvo su revancha en 1974 y fue uno de los tres arqueros en Alemania. El titular, Daniel Carnevali. Enojado con el triunvirato técnico por quedar relegado y triste por la muerte de Juan Domingo Perón el 1° de julio, se negó a atajar el último partido contra Alemania Democrática, el 3 de julio, cuando la Selección ya estaba eliminada. Fue el debut de Ubaldo Matildo Fillol en los mundiales.

Roque Avallay (Alemania 1974)

Cuando la Selección partió hacia Europa, el 7 de mayo de 1974, Roque Avallay, centrodelantero de Huracán, tenía un fuerte golpe en el muslo izquierdo. Pero el técnico principal Vladislao Cap y el médico Jorge Bottaro confiaban en su recuperación. Pero pasaban los días y el delantero no mejoraba.

El 18 de mayo jugó un rato en el amistoso ante Francia en París (1-0 gol de Mario Kempes), pero se resintió y cada vez estaba más afuera del Mundial. El 27 de mayo, el cuerpo técnico tomó la decisión y le bajó el pulgar al hombre del Globo. “Pese a nuestras intenciones, Avallay tendrá que volverse a Buenos Aires. Su lesión parecía evolucionar, incluso se lo puso un rato ante Francia, pero ahora recrudeció”, contaba el Polaco Cap.

Roque Avallay, centrodelantero de Huracán, fue baja del seleccionado a 18 días del Mundial de Alemania en 1974.


Roque Avallay, centrodelantero de Huracán, fue baja del seleccionado a 18 días del Mundial de Alemania en 1974.

Había tres candidatos a reemplazarlo: Carlos Aimar, de Rosario Central, Carlos Babington, de Huracán, y Santiago Santamaría, de Newell’s, este último con menos posibilidades. “Si necesito más marca, vendrá Aimar, si necesito más creación, vendrá Babington”, confesaba Cap. Y fue el Inglés el elegido, quien viajó el 2 de junio a Europa y el 15 de junio fue titular en el debut ante Polonia y marcó uno de goles en la derrota por 3 a 2.

Hugo Orlando Gatti (Argentina 1978)

Hugo Gatti era el arquero de César Luis Menotti para el Mundial. A finales de mayo de 1977 empezó a practicar con vistas a la serie de partidos internacionales que jugaría Argentina ante seleccionados europeos. Pero empezó con molestias en la rodilla derecha y decidió operarse de los meniscos, el domingo 12 de junio. Faltaba un año para la Copa del Mundo.

Un mes y dos días después, el 14 de julio, reapareció en el arco de Boca frente a Libertad de Paraguay por la Copa Libertadores, de la que fue campeón un mes más tarde ante Cruzeiro de Brasil en Montevideo, donde atajó un penal clave en la definición. Siguió jugando sin problemas el resto del año, que terminó el 4 de enero de 1978, cuando Boca perdió 4-2 con Cipolletti de Río Negro por el torneo Nacional.

Hugo Orlando Gatti y una desvinculación poco clara de la Selección.


Hugo Orlando Gatti y una desvinculación poco clara de la Selección.

Tras las vacaciones, Menotti citó a todos los jugadores en la sede de la AFA. El 6 de febrero, hubo una reunión clave entre el técnico y el Loco. A la salida, el arquero afirmó que todavía no estaba recuperado, que necesitaba una licencia de 30 días y afirmó: “No voy a renunciar”. Sin embargo, para el Flaco fue el principio del fin. “No renunció… vino a decir que su rodilla no está totalmente bien y que necesita otro tipo de trabajo para recuperarse totalmente”. Y enseguida aclaró: “No es más el primer arquero”. Dos días después, Menotti excluyó oficialmente a Gatti pero lo dejó en la lista de intransferibles, por las dudas. La novela de ese verano continuó unos días después porque los protagonistas seguían declarando. “Hace mucho que quería largar la Selección”, expresó el arquero de Boca desde la pretemporada en Necochea. “Yo ahora me olvido de Gatti. En la Selección no existen las licencias”, remató Menotti. El Loco, que había estado en Inglaterra 66, se quedó sin Mundial y el titular fue el Pato Fillol.

Miguel Angel Russo (México 1986)

Miguel Russo fue el volante central de Estudiantes campeón del Metropolitano de 1982 con Carlos Bilardo como entrenador. En la Selección Argentina también debutó de la mano del Narigón, en agosto de 1983 ante Ecuador. Fue titular en cuatro de los seis partidos eliminatorios. Y jugó su 16° y último partido el noviembre de 1985 ante México.

Miguel Angel Russo, toda una vida como volante central en Estudiantes


Miguel Angel Russo, toda una vida como volante central en Estudiantes

Pero Miguelito se lesionó la rodilla derecha de una manera insólita: se cayó en la bañera de su casa y se le trabó la rodilla. Además, sufría de osteocondritis desde 1981. Fue operado y empezó la rehabilitación. La previa de la primera gira de 1986, fue el principio del fin. Bilardo decidió que no viajara y en su lugar convocó a Gerardo Martino.

“El lunes lo revisé y comprobé que está mucho mejor. Esta semana hará fútbol en su club y esperemos que reaparezca para decidir. Por supuesto que tendremos la máxima tolerancia y esperemos que se recupere y que mejore totalmente, de lo contrario las cosas se pondrían dificultosas”, explicó el médico Raúl Madero.

Russo volvió a jugar en Estudiantes a partir del 6 de abril, pero once días después el técnico dio la lista definitiva y fue uno de los tres desafectados, junto con Oscar Dertycia y el Tata Martino.

Sin rencores, Miguel contó en 2016: Estábamos reunidos Bilardo, Madero y yo. Carlos me dijo: ‘El día que seas entrenador recién lo vas a empezar a entender’. Y después lo entendí. Fue muy triste para todos. Bilardo me hizo debutar en primera, me conocía mucho y yo lo conocía mucho a él. Había trabajado muchísimo conmigo en la parte táctica para que yo interpretara lo que él necesitaba. No fue fácil para él decirlo ni para mí asumirlo. Lo acepté y me quedó dando vuelta aquella frase».

Jorge Valdano (Italia 1990)

Jorge Valdano, campeón del mundo en México 86, jugó su último partido como jugador del Real Madrid el 4 de marzo de 1987, ante el Estrella Roja de Yugoslavia (2-4) por la Copa de Clubes Campeones de Europa. Tenía apenas 31 años y una hepatitis que se le tornó crónica aceleró su retiro. Nunca más volvió a jugar en el equipo Merengue.

Sin embargo, Carlos Bilardo siempre lo tuvo en cuenta para volver a la Selección. Por eso, tras esa despedida forzada de marzo de 1987, disputó dos partidos con la albiceleste. El primero, el 16 de diciembre de 1987 ante Alemania, un amistoso en Buenos Aires que ganó el seleccionado argentino 1-0 y en el que el delantero jugó, después de nueve meses, 86 minutos. Luego sufrió una tendinitis y el 31 de mayo de 1988 anunció su retiro definitivo.

Jorge Valdano, uno de sus últimos entrenamientos en la Selección.


Jorge Valdano, uno de sus últimos entrenamientos en la Selección.

Pero el técnico de la Selección lo desafió, en noviembre de 1989, a ponerse a punto para estar en Italia 90. El delantero aceptó el reto. Comenzó la preparación, jugó otro amistoso, el 28 de marzo de 1990, en Glasgow, ante Escocia (0-1), todo el segundo tiempo. Casi llega. El 20 de mayo, Bilardo lo desafectó, en especial por una lesión muscular en la pierna derecha.

En la despedida de la concentración en Trigoria, Italia, Valdano contó: “He vivido todo esto como una aventura personal, que me ha ayudado a conocerme mejor a mí mismo, a conocer mejor el medio futbolístico y seguir aprendiendo desde dentro. También he vivido todo esto con una gran ilusión, y cuando uno se baja se desilusiona. Pero yo he jugado con los límites peligrosamente, sabiendo siempre que los límites tenían tantas posibilidades de ganar como yo”.

Aunque también, después dejó una frase con su sello:  «Pasé seis meses nadando y justo me ahogué cuando estaba llegando a la orilla». Su lugar fue ocupado por Gabriel Calderón.

.

Darío Franco (Estados Unidos 1994)

Darío Franco fue el autor del primer gol en el ciclo de Alfio Basile, el 19 de febrero de 1991 ante Hungría. Lo marcó de cabeza a los 38 minutos del primer tiempo. El partido finalizó 2-0 y Antonio Mohamed fue el otro goleador en el debut.

Darío Franco, abajo del 2, Sergio Vázquez, posa junto a la Selección en Ecuador 93.


Darío Franco, abajo del 2, Sergio Vázquez, posa junto a la Selección en Ecuador 93.

El volante de Newell ‘s resultó una de las figuras del campeón de América en Chile 1991. Luego emigró al Zaragoza, jugó apenas tres partidos en 1992 y para la defensa del título sudamericano, en Ecuador 93, comenzó de titular ante Bolivia. Pero apenas jugó 36 minutos. Tras una encontronazo con Marco Sandy, sufrió la fractura de tibia y peroné de la pierna derecha. El defensor boliviano siempre afirmó que no fue con mala intención y así lo reconoció el propio jugador argentino tiempo después: “No le guardo rencor Sandy, vi la jugada y confirmo que no actuó de mala fe”.

Casi un año después, volvió a jugar en la Selección: 4 minutos ante Chile, 65 frente a Ecuador y 11 contra Israel el 31 de mayo de 1994. Dos días después, el Coco Basile anunció la lista. No estaba Franco. “Llegué recuperado pero muy sobre la hora de la lista definitiva”, confesó. El jugador número 23 era el Burrito Ariel Ortega, quien apenas tenía 20 años, y fue parte del plantel mundialista.

Sergio Romero y Manuel Lanzini (Rusia 2018)

Durante cinco mundiales, 1998, 2002, 2006, 2010 y 2014, no hubo jugadores argentinos que se hayan quedado afuera por lesiones previas a la cita mundialista. Claudio Caniggia, con 35 años, fue la gran sorpresa en la lista de Marcelo Bielsa para Corea/Japón 2002, se lesionó un mes antes pero el Loco lo bancó y lo llevó al torneo.

Uno de los últimos antecedentes es otro arquero, Sergio Romero, quien en un amistoso contra España (1-6), el 27 de marzo de 2018, sufrió un traumatismo en la rodilla derecha. Casi dos meses después, el 22 de mayo, en un entrenamiento del seleccionado en el predio que posee la AFA en Ezeiza, se volvió a lesionar. Enseguida confirmaron que tenía un bloqueo articular en esa rodilla, necesitaba limpiar la zona con una artroscopia y la recuperación demandaba entre cuatro y cinco semanas. Sin embargo, enseguida fue desafectado por el entrenador Jorge Sampaoli. La puerta quedó abierta para Franco Armani, arquero de River. 

Unos meses después, Chiquito, convocado por Lionel Scaloni para los amistosos ante Guatemala y Colombia en septiembre de 2018, contó: “No tuve la oportunidad de volver a hablar con Sampaoli. En el momento que hablé con él le dije que tenía dos caminos para solucionar lo de mi rodilla, y él decidió por el segundo, que me permitía a mí hacerme la limpieza que me iba a demandar más tiempo de recuperación pero que también que me va a estirar la carrera más tiempo. No quedó rencor de ninguno de los dos. Cuando me quedé afuera, ¿qué reproche podía tener?. Simplemente le di fuerza y energía para que al grupo le vaya bien».

Peor fue lo que le pasó a  Manuel Lanzini, quien a ocho días del comienzo de la competencia se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha en un entrenamiento que Argentina realizaba en las instalaciones del Barcelona.

El volante recibió el balón en mitad de cancha y durante un giro se le trabó la rodilla y cayó al suelo, lo que preocupó a todos los presentes. Enseguida comentó que sintió «un ruido» y luego se confirmó lo peor. Enzo Pérez fue su reemplazante. «Le deseó mucha suerte. Es un jugadorazo. Fue una lástima que se haya quedado afuera (se refiere al corte de lista de 35 a 23). Ahora le deseo lo mejor del mundo. Que aporte lo que él sabe, que es jugar a la pelota para el equipo y ojalá que lo haga de la mejor manera posible», dijo Lanzini en este momento.

Cuatro meses después, Manu escribió en su cuenta de Instagram sobre lo que sucedió: «Esta publicación es para decirles que más allá del sufrimiento y dolor que siento por lo que me pasó, por estar tan cerca de cumplir el sueño que tanto soñé de chico que era jugar un mundial, al no poder hacerlo, más allá de todo esto, estoy muy agradecido a ustedes de haberme mandando tan lindos mensajes de apoyo, de cariño y de buenas energías». 



Source link