viernes, diciembre 2
Shadow

Gabriel Arias reacción contra la gente de Platense y terminó demorado en la comisaría


Racing le ganó a Platense un partido caliente. Noventa minutos cerrados que apenas se abrieron gracias a un rebote, tras un remate de Vecchio, y la exquisita definición de Maxi Romero sobre el arquero Ledesma. Aunque, la nota saliente fue el escándalo del final del partido. El jugador menos pensado, terminó en una disputa, primero con la gente y luego con los jugadores del equipo local y terminó expulsado.

Tres puntos de oro para la Academia que defendió a capa y espada. Tanto que Gago dejó su lirismo por un rato y hasta apostó a cierto «catenaccio». Es que, después de perder partidos insólitos al cierre de la temporada pasada, el DT parece haber escarmentado. Tanto, que en los dos primeros cambios que realizó sacó a dos delanteros, Copetti y Hauche, para darle lugar a un volante, Lolo Miranda, y un defensor central, Jonathan Galván.

La Academia se recluyó en los últimos minutos y dejó su lirismo de lado para asegurarse al victoria. Cuando se llegaba a los 50 minutos y se cumplían los cinco de tiempo adicionado al reglamentario, el arquero de Racing salió rápido abajo para cortar un ataque peligroso de Platense y tuvo un leve toque con el delantero del Calamar que acompañaba la jugada. Arias se quedó un rato en el suelo, acusando un golpe antes de sacar, tanto que el árbitro sumó un minuto más.

La espera de Arias exacerbó los ánimos del público que comenzó a insultarlo y a escupirlo. «Chileno, hijo de p…», comenzaron a cantarle, ya que el mendocino se nacionalizó para jugar en la Selección trasandina.

Cuando el árbitro Tello pitó el final, Arias quedó caliente y comenzó a gesticular en contra de la gente haciendo gestos con su dedo índice dentro de un círculo que formaba con la otra mano, contra la popular marrón.

Arias le tocaron la cara y se volvió loco.
Foto. Marcelo Carroll

Arias le tocaron la cara y se volvió loco.
Foto. Marcelo Carroll

Cuando los jugadores de Platense vieron lo que hacía el arquero, se le fueron encima y comenzaron a forcejear en el área y a rodear al arquero. Uno llegó a tocarle la cara y Arias se puso loco. Tanto que alcanzó a tomar del cuello a uno de los jugadores del Calamar. 

Con varios compañeros de Racing separando, cuando se calmaron los ánimos, Arias fue expulsado por el árbitro Tello. Pero del lado de Platense también hubo una roja que fue para Lattanzio, uno de los más nerviosos en la montonera que ser armó contra el arquero.

El Pocho Insúa, ayudante de Gago y Vecchio trataron de tranquilizar al 1 académico, pero cuando se retiró continuó con los gestos hacia la gente. Vale decir que es la primera vez que Arias tiene una reacción de este tipo. Habrá que ver qué decide el tribuna tras el informe de Tello. Lo cierto es que el arquero no iba a poder estar la próxima fecha en el Cilindro porque fue convocado a la Selección de Chile. Y estaba en duda para la siguiente, frente a Rosario Central, 

Insúa trata de calmar al arquero.
Foto: Marcelo Carroll

Insúa trata de calmar al arquero.
Foto: Marcelo Carroll

El escándalo del final

La palabra de Arias: «Le pido perdón a  la gente de Platense»

Después del partido, el arquero aseguró que un grupo de personas lo insultó antes y durante usando los nombres de familiares muy cercanos. «No es nada contra la gente de #Platense, fue contra 4 personas que estuvieron constantemente insultando a mi familia. Estamos en un momento en que la sociedad busca herir y lastimar. Le pido perdón a la gente de  Platense, no fue una actitud correcta», se exccusó el arquero.

Pero la situación no terminó con las disculpas del jugador y Gabriel Arias debió dirigirse a la Comisaría 2° de Vicente López donde declaró por sus gestos que incitaron a la violencia. El futbolista fue acompañado por el DT del equipo, Fernando Gago, el directivo Miguel Jiménez y el Mánager del Club, Ruben Capria. El portero de Racing recibió una contravención.



Source link