domingo, septiembre 25
Shadow

Europa presenta su sexta ola de sanciones a Rusia, con embargo petrolero incluido


La Comisión Europea propuso este miércoles a los 27 gobiernos de la Unión Europea un embargo gradual y con excepciones a las importaciones de petróleo ruso. Según el plan del brazo ejecutivo del bloque, los gobiernos dejarían de comprar crudo en seis meses y productos refinados en ocho meses. Eslovaquia y Hungría tendrían una excepción para acabar esas compras a finales de 2023, en 20 meses.

La presidenta de la Comisión Europea, la alemana Úrsula Von der Leyen, también confirmó que en el sexto paquete de sanciones se incluirá la expulsión de Sberbank, el mayor banco ruso con el 37% del mercado, del sistema de mensajería interbancaria Swift. Otros tres bancos menores saldrán con el Sberbank.

Europa incluirá además a altos cargos militares rusos en su lista de sancionados. Son a quienes acusa de la masacre de la población civil en la localidad de Bucha y del asedio militar a la ciudad de Mariupol. Tres canales de la televisión pública rusa serán desconectados del espacio radiotelevisivo europeo.

La presidenta de la Comisión Europea, la alemana Úrsula Von der Leyen, confirmó que en el sexto paquete de sanciones. Foto: AFP

La presidenta de la Comisión Europea, la alemana Úrsula Von der Leyen, confirmó que en el sexto paquete de sanciones. Foto: AFP

Los gobiernos tienen el proyecto de sanciones sobre sus mesas y los cancilleres deberían darle su visto bueno en una reunión a celebrar en Bruselas el próximo lunes. De hacer, entraría ya en vigor la próxima semana.

La principal duda está en saber si Eslovaquia, y sobre todo Hungría, lo aceptan. Estos dos países son los que más problemas tendrán para buscar petróleo de otros suministradores porque no pueden importar en buques porque no tienen salida al mar y sólo tienen conexiones con oleoductos hacia Ucrania y Rusia. Su dependencia del crudo ruso es del 100%.

El resto va haciendo sus deberes como puede. Alemania, que era uno de los países más dependientes del petróleo ruso, va recortando a marchas forzadas: de importar de Rusia el 35% de sus necesidades petroleras ha pasado en dos meses y medio a importar el 12%.

Los gobiernos se están moviendo. Bruselas mira a España por su potencial para regasificar gas licuado, Italia consigue la promesa de Argelia de venderle más gas, como Alemania de Qatar. Polonia acaba de inaugurar dos gasoductos, uno desde Noruega y otro hacia Lituania. Grecia trabaja con sus vecinos más al norte como Bulgaria y los países balcánicos para servirle de punto de paso del gas para que no dependa de Rusia.

La reunión de ministros de Energía de este lunes en Bruselas sirvió para constatar esos avances, para prometerse ayuda y para mantener la unidad del bloque, que asegura que no cederá al chantaje ruso.

Pero más allá de las declaraciones públicas, los funcionarios europeos temen que a corto plazo, si se activa el embargo petrolero y Rusia responde cortando los suministros de gas, pueda haber desabastecimiento energético y con él un duro golpe económico y la necesidad de aplicar medidas de racionamiento como se hizo en las crisis petroleras de los años 70 del siglo pasado.

Temor a la recesión

Desde Washington, Yanet Yellen advirtió a los gobiernos europeos que un embargo inmediato y total del petróleo ruso llevaría a la recesión y con ella podría perderse el apoyo ciudadano a las medidas sancionadoras contra Rusia.

Alemania hizo una advertencia similar este lunes al asegurar su ministro de Economía Robert Habeck que el embargo sería económicamente doloroso. Así que se busca cuadrar el círculo: dejar de comprar petróleo ruso sin que las economías trastabillen y sin que la factura amenace la paz social.

Este paquete de sanciones incluye el petróleo, pero no el gas, que se deja para más adelante por varias razones: es más difícil cambiar de suministradores y la oferta es menos elástica y el gas supone poco más de una cuarta parte de las transferencias europeas a Rusia por hidrocarburos. El petróleo es casi las otras tres cuartas partes.

v1.7 0421

Origen de las importaciones de gas en la UE

Tocá para explorar los datos
Tocá para explorar los datos


»En % del volúmen


Fuente: AFP
Infografía: Clarín

v1.7 0421

Dependencia europea del gas ruso

Impacto económico de una eventual restricción de las importaciones del gas de Rusia.

Tocá para explorar los datos
Tocá para explorar los datos


»En puntos del PBI



Fuente: Conseil de Analyse Economique
Infografía: Clarín

El gas ruso supone el 40% de las importaciones de gas europeas, pero mientras para algunos países es residual, para otros es vital. En general, cuanto más al este más necesario con la excepción de una Italia que de Rusia importa más del 30% de sus necesidades de gas natural.

El embargo al petróleo puede solucionarse cambiando de proveedores si se hace progresivamente, como pretende la Comisión Europea para que los gobiernos lo acepten. Pero aun así Bruselas admite que hay cierto riesgo de falta de suministros y sobre todo de un aumento de los precios del petróleo y todos sus derivados.

Rusia podría vender en otros destinos el petróleo que ahora vende a Europa y más caro si los precios siguen subiendo. Europa se haría daño sin dañar a Rusia. Por eso los gobiernos europeos se mueven para que países como India no hagan el juego a Rusia y compren lo que Europa no compra. Alemania invitará a India a la próxima reunión del G7 y la presidenta de la Comisión Europea Úrsula Von der Leyen pasó la semana pasada por Delhi.

Algunos gobiernos, como el francés (que ostenta la presidencia semestral del Consejo de la UE hasta el 30 de junio) temen que esas medidas empujen aún más al alza la inflación y con ella el descontento social. Por eso Yellen dijo el 21 de abril que Europa “debe ser prudente” a la hora de dejar de comprar petróleo en Rusia porque puede provocar un aumento de precios global.

Bruselas, especial para Clarín

ap



Source link