viernes, diciembre 2
Shadow

En junio continuaron bajando los precios internacionales de los alimentos



Los precios mundiales de las materias primas de alimentos registraron una ligera disminución durante junio, la tercera consecutiva, tras el gran aumento generado por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, según consignó hoy el indicador de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El índice, que registra los cambios mensuales en las commodities de alimentos más intercambiadas en el mundo, promedió 154,2 puntos en junio, 2,3% menos que en mayo donde marcó 157,4 puntos.

Sin embargo, la comparación interanual lo ubicó con un incremento de 23,1%.

La caída se vio motivada por el descenso de los precios internacionales de los cereales, los aceites vegetales y el azúcar, que compensaron el alza que registraron los lácteos y la carne.

«Si bien el índice de precios de los alimentos de la FAO disminuyó en junio por tercer mes consecutivo, se mantuvo cercano al máximo histórico alcanzado en marzo de este año», matizó Máximo Torrero Cullen, economista jefe de la FAO en un comunicado.

Cullen advirtió que «los factores que impulsaron al alza a los precios mundiales en primer lugar siguen influyendo en la situación».

Entre ellos, se encuentran «la fuerte demanda mundial, las condiciones meteorológicas adversas en algunos de los países productores, los costos elevados de producción y transporte y las perturbaciones de las cadenas de suministro», además de la «incertidumbre» generada por la guerra.

En cuanto a los cereales, sus valores cayeron 4,1% mensual (tras un aumento de 2,2% en mayo), arrastrados por un descenso de 5,7% en el precio internacional del trigo, aunque, en ambos casos, las cifras continúan 27,6% y 48,5% por encima de junio de 2021.

Entre los motivos de la baja se señalaron «la disponibilidad estacional de las nuevas cosechas en el hemisferio norte, la mejora de la situación de los cultivos en algunos de los principales países productores, las perspectivas de aumento de la producción en Rusia y la desaceleración de la demanda de importaciones».

Del mismo modo, cayeron 4,1% los precios de los cereales secundarios y 3,5% los del maíz.

En el caso de este último, el descenso se vio promovido por «el aumento de las disponibilidades estacionales en la Argentina y Brasil donde las cosechas avanzaron con rapidez, y la mejora de la situación de los cultivos en Estados Unidos», además de menores perspectivas de demanda por «los indicios de desaceleración económica».

Respecto de la producción mundial de cereales, la FAO brindó un pronóstico optimista e incrementó en siete millones de toneladas la estimación para este año respecto de la que publicó el mes anterior, ubicándola en 2.792 millones de toneladas.

Asimismo, la entidad modificó al alza -aunque continúan por debajo de las cifras de 2021- las estimaciones de utilización, reservas, y comercio mundial.

Por otra parte, el azúcar cayó 2,6% mientras que los aceites vegetales también registraron una merma «de 7,6%- por el descenso de los valores del de girasol y soja a partir de ?la débil demanda mundial de importaciones tras la suba de costos», y el de palma.

En sentido contrario, la carne alcanzó un nuevo récord al subir un 1,7% mensual y 12,7% interanual, con alzas ?en todos los tipos de carne?, especialmente en las de aves de corral, afectadas por la escasez de oferta y los brotes de gripe aviar en el hemisferio norte.

La carne bovina también aumentó tras la supresión de las restricciones de envíos de Brasil por parte de China, mientras que la de cerdo subió por la mayor demanda, pese al bajo nivel de adquisiciones por China.

Por último, los lácteos aumentaron 4,1% mensual y 24,9% anual, liderados por el queso debido a la «preocupación en los mercados por su disponibilidad más adelante durante el año» a causa de la ola de calor en Europa.

El valor de la leche en polvo, en tanto, creció por la fuerte demanda y la «persistente escasez de la oferta».

Fuente: Télam



Source link