lunes, octubre 3
Shadow

El tenis femenino argentino necesita más competencia para volver a florecer



Hace unos días fue confirmado oficialmente el WTA 125 de Buenos Aires, la única cita oficial del circuito femenino en nuestro país. No deja de ser una gran noticia, claro. Pero las chicas argentinas necesitan mucho más que el torneo que volverá a disputarse en noviembre. La ausencia de competencia es alarmante y las consecuencias están a la vista.

El ranking muestra esta semana a 21 argentinas en la lista. Desde la ausente Nadia Podoroska -no juega desde Flushing Meadows y se fue del top 100- a María Amicuzi, una chica de 21 años que está 1595° en la clasificación. Y entre ellas hay muchas historias. Como las de Eugenia Ganga (23 años)y Catalina Pella (29) que, si bien nunca anunciaron oficialmente su retiro, están inactivas. O las de Sofía Luini (29), Andrea Farulla (21) y la propia Amicuzi, con una casi nula actividad en el último año. O las de Martina Capurro (24) y Melany Krywoj (24), quienes prefirieron cursar carreras universitarias dejando a un lado el tenis al menos por un tiempo.

Hace un puñado de semanas Mercedes Paz organizó en Tucumán dos torneos de 25 mil dólares. Hay uno más en carpeta a jugarse en Misiones. Pero más allá de la escasa cantidad de ese tipo de certámenes, faltan citas menores, esas de 15 mil dólares que son las que podrían permitirles a las chicas que empujan desde abajo a conseguir esos primeros puntos tan necesarios para empezar a crecer. Por esa oportunidad esperan proyectos importantes como los de Luciana Blatter (18), Luciana Moyano (16) o Marina Bulbarella (15), quienes necesitan al menos tres torneos para lograr ese objetivo, algo que, por ejemplo, ya alcanzaron este año Sol Faga (17)y Melina Sarno (18).

Hay gente moviéndose (ex jugadoras profesionales)para organizar esos torneos de 15 mil dólares. Y esa cifra es, justamente, lo que se necesita para llevarlos a cabo. Para que el tenis argentino pueda despegar otra vez entre las mujeres. No es un imposible. Pero hace falta decisión para encarar los proyectos.



Source link