lunes, febrero 6
Shadow

el rey Felipe VI advierte sobre los riesgos de la «erosión de las instituciones»


El monarca aludió así a la pelea entre oficialismo y oposición por la renovación de los miembros de un alto tribunal.

En el tradicional mensaje navideño, el rey de España Felipe VI advirtió sobre los riesgos de la «erosión de las instituciones», una advertencia que alude a la pelea entre el oficialismo del PSOE y la oposición del PP sobre el nombramiento de jueces.

Al rey lo escucharon 7.9 millones de personas en la noche del sábado cuando dijo: “En estos momentos, todos deberíamos realizar un ejercicio de responsabilidad y reflexionar de manera constructiva sobre las consecuencias que ignorar estos riesgos puede tener para nuestra unión, para nuestra convivencia y para nuestras instituciones”.

España atraviesa un  choque institucional después de que el Tribunal Constitucional suspendiera la tramitación en el Parlamento de la reforma legal que modificaba el sistema de elección de sus magistrados y que el Gobierno había intentado aprobar a través de un procedimiento express.

En su discurso, el Rey destacó la necesidad de “fortalecer las instituciones”. Foto: Reuters


En su discurso, el Rey destacó la necesidad de “fortalecer las instituciones”. Foto: Reuters

Hasta el día de hoy, el PSOE, el Partido Popular y el Tribunal Constitucional siguen enfrentados sobre la forma de designar sus propios magistrados y los miembros del Consejo del Poder Judicial, el órgano que vigila la independencia de los jueces, y que por disputas entre ambos partidos lleva cuatro años sin renovarse.

La semana pasada, el Tribunal Constitucional dijo dos veces No, por pedido del PP, a la tramitación de una reforma de la coalición de gobierno para renovar los jueces de ese mismo alto tribunal.

La medida fue vista como una injerencia de la Justicia en asuntos del Parlamento, «algo no visto en 44 años de democracia», según dijo Pedro Sánchez.

En su discurso, el Rey destacó la necesidad de “fortalecer las instituciones” para contar con unas “instituciones sólidas”, que protejan a los ciudadanos y atiendan a sus preocupaciones, “que respondan al interés general, ejerzan sus funciones con colaboración leal, con respeto a la Constitución y a las leyes y sean un ejemplo de integridad y rectitud”.

“Y este es un propósito diario con el que las instituciones debemos estar siempre comprometidas”, dijo.

Aplausos y críticas

El discurso cosechó tantos aplausos como críticas.

El aplauso mayor fue de los dos partidos mayoritarios PSOE y el PP. La crítica vino de Podemos y de socios nacionalistas e independentistas de la coalición gubernamental, como ERC, el PNV o EH-Bildu.

Aunque en el debate político el PSOE y el PP llevan meses acusándose mutuamente de saltarse la Constitución por el tema de los jueces, ambos partidos han visto reflejadas sus inquietudes en el mensaje del rey, que no hizo mención expresa al bloqueo del Consejo General del Poder Judicial ni a la reciente modificación del Código Penal.

Para Cristina Narbona, presidenta del PSOE, el rey «acertó en su diagnóstico una vez más» y de sus palabras ha destacado el llamamiento a la «reflexión» y la responsabilidad para fortalecer las instituciones, así como su marcado carácter europeísta.

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, subrayó la defensa de la Constitución o del legado de la Transición y desde su partido han celebrado el llamamiento «a la concordia, al diálogo y a afrontar la actual crisis institucional» o las alusiones a la integridad territorial.

Un discurso «decepcionante»

Entre los socios del jefe de Gobierno, Pedro Sánchez, abundaron en cambio las críticas. Como las de su compañero de coalición, Podemos, que en boca de su diputado Rafa Mayoral denunció la «falta de legitimidad democrática» del rey que le impide cumplir «la función de arbitrar».

Los morados ven «decepcionante» y «repleto de vaguedades» el discurso, que permite a «monárquicos de izquierdas y de derechas reclamar la autoría o sintonía con el mensaje real, en un ejercicio de vasallaje impropio del siglo XXI».

Desde el PNV emplazan al monarca a «aceptar la realidad de las naciones» y las «modificaciones constitucionales» que implica. Le reprochan además que al hablar de deterioro institucional reparta «culpas de una manera generalizada sin apuntar a nadie» y sin que se sepa «a qué deterioro se refiere exactamente» si al TC o al CGPJ.

El portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso, Aitor Esteban, ha pedido al monarca que se «aplique el cuento» en la Corona y ante los escándalos de su padre impulse una reforma para limitar la inviolabilidad del rey a sus funciones públicas.

En una línea similar se ha pronunciado Jon Iñarritu, de EH Bildu, que afea las «palabras huecas» del mensaje, a su juicio «un tostón soporífero indeterminado para que cada uno entienda lo que quiera» que además obvia el tema territorial.

Al president de la Generalitat y dirigente de ERC, Pere Aragonès, el mensaje real le ha «reafirmado» en sus «valores republicanos» y alejado de una monarquía no ve como «ejemplo de rectitud ni de integridad», los conceptos a los que aludió el monarca para reclamar instituciones que respondan al interés general.

Con información de EFE, País de Madrid y archivo Clarín

ap

Mirá también



Source link