viernes, diciembre 2
Shadow

El resultado del plebiscito en Chile dependerá de la participación


Chile nunca ha tenido un proceso 100% obligatorio de votación, desde el retorno a la democracia en 1988. Algunos dirán que así era hasta 2012, pero lo cierto es que sólo estaban obligados a votar aquellos que voluntariamente se inscribían en el padrón electoral.

Por eso, este domingo se realizará la primera elección de la historia reciente donde todos están inscritos y, formalmente, todos están obligados a sufragar.

El país trasandino es, además, el primero que “vuelve” al voto obligatorio desde el voluntario. No existe precedente en otras latitudes, por lo que el cómo se comportarán los electores que este domingo votarán en el plebiscito sobre la nueva Constitución se ha transformado en la más impredecibles de las incógnitas durante las últimas semanas.

Sí existe el consenso respecto a que, mientras más votantes probables reflejan los sondeos, mayores son las chances de un triunfo del Rechazo.

Como ejemplo, en la encuesta Plaza Pública Cadem se entregan tres escenarios: el primero, donde la participación fluctuaría entre un 60 y 65%, otorga un 53% al Rechazo y un 47% a la opción apruebo; el segundo, donde votarían más menos los mismos que en la última elección presidencial, es decir un 56%, entrega un empate absoluto, con un 50% para cada opción.

Finalmente, un tercer escenario -que no es improbable- es aquel donde vote más del 65% de los electores. En ese caso, la encuestadora señala que el Rechazo podría obtener hasta un 56%.

Preparativos para este domingo en un centro de votación en Santiago de Chile. Foto: AFP

Preparativos para este domingo en un centro de votación en Santiago de Chile. Foto: AFP

Previsiones

El diagnóstico es secundado por el director de la prestigiosa encuesta Criteria, Cristián Valdivieso. En conversación con Clarín, el analista detalla que “una participación más acotada, similar al comportamiento que tiene el país con voto voluntario, favorece a la opción Apruebo y se vuelve más competitivo”.

Sin embargo, Valdivieso explica que el escenario que más probable ve es uno donde “gane la opción Rechazo, con una diferencia entre 4 y 6 puntos”. Esto, porque a juicio de sus propios sondeos, el mucho más probable que aumente el número de electores totales, incluso por sobre un 70% del padrón.

¿Por qué sigue existiendo incertidumbre si es obligatorio? A pesar de haber multas que fluctúan entre los 50 y 160 dólares para quienes no voten, el órgano que debe perseguir a los electores infractores es el municipio de cada comuna.

A juicio del sociólogo y abogado Roberto Munita, esto es “muy difícil de llevar a cabo. Se multará a algunos, pero los municipios no tienen la maquinaria para hacer efectiva la multa a todos quienes no asistan”.

Ejemplares de la nueva Constitución frente al palacio presidencial de La Moneda, en Santiago de Chile. Foto: AFP

Ejemplares de la nueva Constitución frente al palacio presidencial de La Moneda, en Santiago de Chile. Foto: AFP

Por eso, se cree que, en el mejor de los casos, en Chile se podría llegar a participaciones similares a las de otros países con voto obligatorios, como Francia o la Argentina. Es decir, el escenario ideal es que el porcentaje de votantes fluctúe entre 70 y 80%.

Dudas y consultas

Desde el Servicio Electoral de Chile (Servel), han señalado que nunca se habían registrado tantas consultas de datos electorales en su sitio web como en este proceso.

A saber, hasta este sábado habían consultado sus datos casi 13,1 millones de visitantes únicos, es decir, que no se repiten. Esto ha sido, en parte, porque también en esta elección debutó una nueva ley que obligó al poder electoral chileno a realizar una geo-referencia de los locales de votación, para propiciar que las personas voten cerca de su domicilio.

En este primer proceso bajo la nueva ley, cerca de un 60% de los chilenos votarán a pocas cuadras de su domicilio electoral declarado, lo que también puede favorecer la participación.

Con todo, el resultado depende, según los analistas trasandinos, del nivel de participación de la elección. El perfil del votante del Apruebo es el de un elector más joven y movilizado, según explican, mientras que el del votante del Rechazo es el de un elector con mayor temor al texto y que no ha participado necesariamente en los últimos procesos voluntarios.

Será el flujo de personas a los locales de votación el que ya hará prever, al mediodía, si la participación aumentó o se mantuvo similar al comportamiento anterior.

En ambos casos, las distintas campañas ya sacarán cuentas respecto a los eventuales resultados que obtendrán desde las 7 de la tarde de la Argentina, cuando empiece el conteo en territorio chileno.

Conforme a su tradición, se espera un procesamiento de datos de altísima velocidad, por lo que los resultados consolidados ya podrían estar apenas una hora después del cierre de mesas, tal y como ocurrió en la última elección presidencial.

Especial para Clarín



Source link