viernes, diciembre 2
Shadow

el país ya está listo para construir una bomba atómica


Algunos funcionarios iraníes ahora hablan abiertamente sobre algo negado por Teherán durante mucho tiempo mientras enriquece uranio en sus niveles más cercanos al material apto para armas: la República Islámica está lista para construir un arma atómica a voluntad.

Los comentarios podrían ser fanfarronadas para forzar más concesiones en la mesa de negociación de Estados Unidos, sin planear en realidad desarrollar la bomba.

O, como advierten los analistas, Irán podría llegar a un punto como lo hizo Corea del Norte hace unos 20 años, donde decide que tener el arma definitiva supera cualquier otra sanción internacional.

Todo esto podría ponerse a prueba este jueves mientras Irán, Estados Unidos y la Unión Europea se preparan para una cumbre instantánea que parece ser un último esfuerzo en Viena para revivir el acuerdo nuclear de Teherán en medio de la nueva presión.

El principal negociador de Irán sobre el plan nuclear, Ali Bagheri Kani, este jueves tras la reunión en Viena, Austria. Foto: REUTERS

El principal negociador de Irán sobre el plan nuclear, Ali Bagheri Kani, este jueves tras la reunión en Viena, Austria. Foto: REUTERS

Eso incluye un video iraní en línea que sugiere que los misiles balísticos del país podrían “convertir a Nueva York en un montón de escombros del infierno”.

El mensaje marca una clara escalada verbal desde Teherán.

Uranio enriquecido al 60%​

“En pocos días pudimos enriquecer uranio hasta en un 60% y podemos producir fácilmente uranio enriquecido en un 90 %. Irán tiene los medios técnicos para producir una bomba nuclear, pero la república no ha tomado la decisión de construir una”, dijo Kamal Kharrazi, asesor del líder supremo, el ayatollah Ali Khamenei, a Al Jazeera a mediados de julio. El uranio enriquecido al 90% se considera apto para armas.

Ataollah Mohajerani, ministro de cultura del presidente reformista Mohammad Khatami, escribió en el diario iraní Etemad que el anuncio de Kharrazi de que Irán podría fabricar un arma nuclear proporcionó una “lección moral” para Israel y el presidente Joe Biden.

Y finalmente, Mohammad Eslami, el jefe de la agencia nuclear civil de Irán, hizo su propio comentario sobre un posible aspecto militar del programa de Irán.

“Como mencionó el señor Kharrazi, Irán tiene la capacidad técnica para fabricar una bomba atómica, pero no hay tal plan en la agenda”, dijo Eslami el lunes, según la agencia de noticias semioficial Fars.

La oficina de Eslami dijo más tarde que había sido «malinterpretado y juzgado mal», probablemente una señal de que la teocracia de Irán no quería que fuera tan específico.

Opositores iraníes se manifiestan en Viena contra el plan nuclear de Teherán, durante las reuniones internacionales, este jueves. Foto: REUTERS

Opositores iraníes se manifiestan en Viena contra el plan nuclear de Teherán, durante las reuniones internacionales, este jueves. Foto: REUTERS

La amenaza de Eslami también tiene más peso que otras, ya que trabajó directamente para las agencias de defensa iraníes vinculadas al programa nuclear militar de Irán, incluida una que construyó en secreto centrífugas de enriquecimiento de uranio con la ayuda del proliferador nuclear paquistaní AQ Khan.

Pero en 2003, Irán había abandonado su programa nuclear militar, según las agencias de inteligencia estadounidenses, los aliados europeos de Estados Unidos y los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Estados Unidos acababa de invadir Irak, citando afirmaciones desacreditadas más tarde de que Saddam Hussein escondía armas de destrucción masiva. Estados Unidos ya estaba en guerra en Afganistán, otra nación vecina de Irán.

Libia, bajo el entonces dictador Muammar Kadhafi, renunció a su propio programa atómico militar naciente que se basaba en las mismas centrifugadoras diseñadas por Pakistán que Teherán le compró a Khan.

En última instancia, Irán llegó a su acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales, en el que recibió un alivio de las sanciones económicas mientras reducía drásticamente su programa.

Según el acuerdo, Teherán podría enriquecer uranio al 3,67%, mientras mantiene una reserva de uranio de 300 kilogramos (660 libras) bajo el escrutinio constante de las cámaras de vigilancia e inspectores de la AIEA.

El portazo de Donald Trump

Pero el entonces presidente Donald Trump retiró unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo en 2018, diciendo que negociaría un acuerdo más fuerte que incluyera el programa de misiles balísticos de Teherán y su apoyo a los grupos militantes regionales. No lo hizo.

Los ataques por tierra, mar y aire aumentaron las tensiones en todo Oriente Medio. Irán, después de un año, comenzó a romper los términos del acuerdo.

Según el último recuento público de la AIEA, Irán tiene una reserva de unos 3.800 kilogramos (8.370 libras) de uranio enriquecido. Lo más preocupante para los expertos es que Irán ahora enriquece uranio hasta un 60% de pureza, un nivel que nunca antes había alcanzado y que está a un corto paso técnico del 90%.

Esos expertos advierten que Irán tiene suficiente uranio enriquecido al 60% para reprocesarlo y convertirlo en combustible para al menos una bomba nuclear.

Prédicas incumplidas

Los diplomáticos iraníes durante años han señalado las prédicas de Khamenei como una fatwa vinculante, o edicto religioso, de que Irán no construiría una bomba atómica.

“No necesitamos bombas nucleares. No tenemos intención de usar una bomba nuclear”, dijo el ayatollah Khamenei en un discurso de noviembre de 2006, según una transcripción de su oficina.

“No pretendemos dominar el mundo, como los estadounidenses, no queremos dominar el mundo por la fuerza y ​​necesitamos una bomba nuclear. Nuestra bomba nuclear y poder explosivo es nuestra fe”, aseguró.

Pero tales edictos no están escritos en piedra. El predecesor de Khamenei, el gran ayatollah Ruhollah Khomeini, emitió fatwas que revisaron sus propios pronunciamientos anteriores después de que asumió el poder tras la Revolución Islámica de 1979. Y cualquiera que siguiera a Khamenei, de 83 años, como líder supremo del país podría hacer sus propias fatwas revisando las emitidas anteriormente.

Amenaza atómica

Por ahora, sin embargo, parece que Irán seguirá apoyándose en la amenaza atómica. La opinión pública también parece estar cambiando.

Una encuesta telefónica de julio realizada por IranPoll, una empresa con sede en Toronto, sugiere que alrededor de un tercio del público iraní ahora apoya abandonar el Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares y buscar la bomba. Una encuesta de septiembre de 2021 encontró que menos de uno de cada 10 encuestados apoyaba tal movimiento.

El margen de error de las dos encuestas, sobre mil personas consultadas, fue de alrededor de 3 puntos porcentuales.

Un video publicado recientemente en Internet por una cuenta que se cree que está asociada con la Guardia Revolucionaria paramilitar de Irán hizo sin rodeos la amenaza de misiles en Nueva York.

Señaló que el país persa está “a un paso de un avance nuclear y de unirse (a otros países) que tienen armas nucleares”.

¿El título del video? “¿Cuándo se despertarán las bombas nucleares de Irán de su letargo?”

Fuente: The Associated Press

CB



Source link