domingo, septiembre 25
Shadow

el arquero que supo esperar su momento para aprovecharlo


Agustín Rossi había quedado en el centro de la escena de Boca durante el 2021. Figura, héroe y vital desde los penales para eliminar dos veces a River y para levantar la Copa Argentina. También, porque en la última visita al Monumental evidenció dudas en los goles del conjunto de Marcelo Gallardo. Pero otra vez, como ocurrió en 2017 (hasta el domingo la última victoria de Boca en Núñez) estuvo custodiando el arco amarillo y azul. Fue figura absoluta del Superclásico, con atajadas decisivas como las que tuvo con Barco y Julián Álvarez en la primera etapa, por el tiro libre que le sacó a Juan Fernando Quintero y también porque se lució con una volada espectacular en el cierre del encuentro ante el cabezazo de Palavecino. Se adueñó del triunfo y la gloria con sus intervenciones, todas positivas también en cada pelota aérea en los tiros de esquina y pelotas detenidas, quizá su punto débil en las últimas presentaciones.

“Somos Boca, más allá de lo que hizo River todos los equipos tratan de jugarnos de otra manera. Hoy tuvimos la posibilidad demostrar lo que es jugar con este escudo, es una alegría muy grande para nosotros y para el hincha de Boca. Hicimos un gran partido”, fue la primera reflexión de la noche para un arquero que cuando regresó en 2020 de su paso por Lanús dijo que había “vuelto a Boca mucho más maduro y con confianza”. Eso lo demostró, porque se bancó un semestre como suplente de Esteban Andrada hasta que emigró a México. Ahí desde el Consejo de Fútbol no dudaron en mejorarle su contrato y ratificarlo como titular para el 2021. Él, convirtiendo desde los doce pasos, le dio a Boca una nueva vuelta olímpica. Y su espalda creció casi a la par de sus manos, gigantes también en esta Copa de la Liga Profesional en los penales que le atajó a Rosario Central y Estudiantes de La Plata.

Cuando en el último mercado de pases se acercaron desde Europa para consultar por el arquero (¿también desde Barcelona lo siguieron?) desde el club fueron claros: salvo una propuesta económica superadora, él iba a mantenerse como titular. Y con Lionel Scaloni también llegó el reconocimiento, con una convocatoria a la Selección argentina. En el duelo del domingo ante Armani fue el ganador: mientras el titular de River fue cómplice del gol de Villa, Rossi se lució en cada atajada. En la intimidad, por proyección en cuanto a la edad y también por una disputa diaria en el fútbol argentino, Rossi sabe que está en desventaja con el arquero que ya participó en el Mundial de Rusia 2018 con Jorge Sampaoli como entrenador pero sueña cada día con tener un hueco en la extensa lista para la cita de Qatar, a fin de este año.

Rossi mejoró en su juego aéreo. Foto MARCELO CARROLL - CLARIN.

Rossi mejoró en su juego aéreo. Foto MARCELO CARROLL – CLARIN.

“Fue el partido más completo de los que tuve en mi vida y más que nada en Boca también. Creo en que las eliminaciones contra River en la Copa Argentina y en la Copa de la Liga fueron muy importantes, pero creo que un partido entero como el de esta noche lo estaba esperando y fue muy importante”, admitió quien llegó a la Ribera desde Estudiantes de La Plata, se hizo cargo del arco del equipo de Guillermo Barros Schelotto para un bicampeonato, pero que tuvo que irse a sumar minutos a otro lado por algunos errores que habían dañado su confianza durante 2018. “Lo más difícil fue la última porque es una pelota que se encuentra Palavecino corriendo en diagonal hacia el arco. Cuando veo que no llego, me tiro para atrás para poder atajar y tuve la suerte de sacarla con las uñas. Sirvió para el triunfo del equipo y eso es lo más importante más allá de la atajada en sí”, confesó quien ya se consolidó en el arco para Sebastián Battaglia y compañía.

Para él, y para todo Boca, también se trató del segundo partido consecutivo sin recibir goles, una cuenta pendiente que tenía el equipo durante 2022, en donde desatenciones defensivas lo habían mostrado débil ante rivales que no terminaban de ser una amenaza. En La Plata y en el Monumental (nada menos) se fueron con la valla invicta. “Después del partido de Estudiantes el ánimo del equipo fue diferente. En la semana tratamos de seguir por ese camino y nos estamos proponiendo ser un equipo fuerte. Hoy lo demostramos, cada uno aportó lo que tenía que aportar, por eso estamos felices con el resultado”, repasó Rossi, quien tiene una cláusula de 15 millones de dólares para emigrar y contrato con Boca hasta 2025.

Rossi tuvo una actuación sin fisuras y con cuatro atajadas notables. Foto: JUAN MANUEL FOGLIA - CLARIN.

Rossi tuvo una actuación sin fisuras y con cuatro atajadas notables. Foto: JUAN MANUEL FOGLIA – CLARIN.

Y pese a que su apellido fue tendencia en las redes sociales, además de ser por lejos el mejor futbolista de los 22 que estuvieron en la cancha, prefirió la mesura y el mensaje colectivo: “La figura son todos los chicos que hicieron un gran esfuerzo. Haber terminado otra vez con la valla en cero y haber ganado el clásico es muy importante. Es un alivio muy grande haber ganado después de cinco años en esta cancha (NdR: la última vez había sido en 2017, con Guillermo Barros Schelotto como entrenador y él como arquero en aquella jornada). Ahora tenemos la fecha FIFA y después nos encontraremos con nuestra gente que seguramente está muy feliz”.

Además de dedicarle al triunfo a su familia (y a su suegro, hincha de River) el arquero que durante 2021 sufrió la pérdida de su papá insistió en que el que consiguió en el Monumental debe ser un triunfo que “sirva para todo el grupo y equipo tenga sentido”. Y desde sus manos, el triunfo de Boca se celebrará por un buen rato.



Source link