domingo, abril 14

con un impresionante bombardeo, Ucrania destruyó el sistema de misiles ruso de Crimea



Se trata de una posición de alcance medio y largo tipo S-400 Triunf. «Tendrá impacto en lo que ocurra de ahora en adelante», afirmaron fuentes oficiales.

La inteligencia militar de Ucrania (GUR) aseguró este miércoles la destrucción, como consecuencia de “una explosión”, de un sistema de misiles ruso de alcance medio y largo S-400 que estaba estacionado en el extremo occidental de la península ucraniana de Crimea, ocupada por Rusia desde 2014.

Este miércoles, alrededor de las 10.00 (hora local, 7.00 GMT), en el pueblo de Olenka del cabo de Tarjankut, en la Crimea temporalmente ocupada, se produjo una explosión que destruyó un sistema de misiles antiaéreos ruso de largo y medio alcance S-400 Triumf, precisa un comunicado de la GUR.

La explosión, continúa la nota oficial, destruyó también los misiles que utiliza ese sistema y eliminó al personal militar ruso que se encontraba en la zona.

Según la inteligencia militar ucraniana, Rusia tiene un “número limitado” de sistemas de misiles de este tipo. “Es un duro golpe para la los sistemas de defensa antiaérea de los ocupantes, que tendrá un impacto importante en lo que ocurra a partir de ahora en Crimea”, concluye el texto del GUR.

Esta última afirmación apunta a una intensificación de los ataques con drones contra infraestructuras de utilidad militar en Crimea.

Ucrania redobló en las últimas semanas sus ataques a puertos, aeródromos y otras instalaciones militares estratégicas dentro de la Federación Rusa o en territorios ocupados como Crimea.

El Ejército y los servicios secretos ucranianos desarrollaron drones de ataque aéreos y marítimos de larga distancia con los que han golpeado algunos de estos objetivos que las fuerzas de Kiev eran incapaces de alcanzar en fases anteriores de esta guerra.

Ucrania celebra su Día de la Independencia en medio de una lenta contraofensiva

Tras meses de acopio de armamento occidental, el ejército ucraniano lanzó en junio una gran operación militar en el sur y el este para recuperar sus territorios ocupados.

Rusia aprovechó ese tiempo para construir sus líneas defensivas, que incluyen enormes campos de minas, de modo que a pesar de los encarnizados combates, los avances ucranianos se limitan a un puñado de pueblos.

Vitali, que como todos los soldados no puede dar su apellido, admite que ante un frente de unos 1.000 kilómetros, el ejército está demasiado extendido. «Estoy de acuerdo, se está alargando», admitió el militar de 21 años, de permiso en Kiev. «Tengo la impresión de que no hay suficientes hombres ni material».

Los medios de comunicación estadounidenses empezaron a informar de que Washington, impulsor de la ayuda militar a Ucrania, se muestra cada vez más cauteloso sobre la capacidad de Kiev para retomar una parte considerable de su territorio.

Especialmente viendo que las pérdidas aumentan, con 70.000 militares ucranianos muertos en 18 meses según fuentes estadounidenses del New York Times. El balance ruso sería mayor, con 120.000 muertos, pero sus reservas son mucho más importantes, una ventaja a largo plazo.

Los altos cargos ucranianos insisten en que siempre supieron que la batalla sería larga y difícil. Y que eran las expectativas las que eran poco realistas. El Ministro de Asuntos Exteriores, Dmitro Kuleba, declaró a la AFP que la determinación del país se mantenía intacta, «no importa el tiempo que se tarde» en ganar.

En Rusia, Vladimir Putin ya declaró como un fracaso la contraofensiva. Los expertos señalan que Moscú sigue teniendo ventaja en hombres, material y municiones.

Mirá también



Source link