viernes, diciembre 2
Shadow

Con apoyo de la oposición, el kirchnerismo le dio media sanción al Presupuesto en un clima de tensión



La UCR, Evolución, el interbloque Federal y Provincias Unidas acompañaron al kirchnerismo.

La Cámara de Diputados aprobó en la madrugada de este miércoles el proyecto de Presupuesto 2023 con fuertes críticas de la oposición y la resistencia a los artículos que promueven el cobro de Ganancias a los jueces y empleados del Poder Judicial o el que faculta al Gobierno a aumentar las retenciones.

La propuesta fue aprobada con 180 votos a favor, 22 en contra y 49 abstenciones. La UCR, Evolución, el interbloque Federal y Provincias Unidas acompañaron al kirchnerismo, mientras que el PRO y la izquierda se abstuvieron. En tanto la Coalición Cívica y libertarios votaron en contra.

La oposición mostró diferencias también respecto del beneficio impositivo otorgado a los camioneros, que Sergio Massa avaló incluir en el proyecto, y le apuntó también a la creación de nuevos impuestos como la tasa que se le cobrará a los pasajeros de los vuelos nacionales e internacionales.

Se estima que unos 55 artículos fueron incorporados finalmente al proyecto enviado por el ministro de Economía para totalizar casi 150 puntos de un presupuesto que alcanza un total de $ 29 billones, entre los gastos corrientes y de capital.

Más allá de la previsión de un 60 % de inflación para diciembre del próximo año, un dólar a $ 270 y un crecimiento del 2 % PBI, el debate del Presupuesto estuvo cruzado por un espeso clima de tensión política entre el oficialismo, sus aliados (amenazaron con restarle quórum en rechazo a algunos artículos) y Juntos por el Cambio, que dejó al descubierto sus profundas diferencias.

La sesión arrancó con una hora de demora, después de las 13.30 de este martes, luego de que Emiliano Yacobitti y Danya Tavella, ambos de Evolución, la corriente radical que tiene como referente a Martín Lousteau, se sumaron al Frente de Todos y enseguida se completó el quórum con la llegada un grupo de diputados de la bancada radical conducida por Mario Negri.

Previamente, el Pro quiso hacer equilibrio entre la UCR y la Coalición Cívica y confirmaba a poco de iniciarse el debate que a la hora de la votación en general del Presupuesto iban a optar por la abstención, aunque algunos diputados, como Graciela Ocaña, anticiparon que iban a rechazar la propuesta. «No lo podemos acompañar en estas condiciones», fundamentó un diputado macrista a este diario.

Evolución ya había dado claras señales que acompañaría la propuesta luego de obtener la inclusión de la cláusula gatillo que obliga al Gobierno a presentar una ampliación del presupuesto si se supera la proyección de inflación, la deducción de ganancias en gastos educativos y, fundamentalmente, la obtención de fondos para la Universidad de Buenos Aires.

Por su parte, el bloque de la UCR también mostró diferencias que aquellos diputados que responden a sus gobernadores tendrían decidido acompañar al kirchnerismo con el Presupuesto.

Mientras los discursos en el recinto se repetían con críticas al presupuesto, el kirchnerismo se desentendía de la realidad al entender que había cumplido su plan de reunir los votos para aprobar el presupuesto y dividir a la oposición. «El Presupuesto se negoció al estilo kirchnerista», apuntó un importante diputado, quien precisó que la negociación fue uno por uno.

Y en este contexto casi no extrañó la decisión de mantener el artículo que quita la exención de Ganancias a los jueces y empleados del Poder Judicial. «Nos encanta enfrentar a los poderosos» repetía sacando pecho un diputado del Frente de Todos aún sabiendo que el oficialismo estaba lejos de reunir los votos para aprobar ese controvertido artículo, ya que tanto el Interbloque Federal como Evolución que podrían haber colaborado con los votos rechazaron esa iniciativa que oficialismo incluyó casi en el cierre del tratamiento en comisión. 

En el recinto, Luciano Laspina, el hombre de consulta de Mauricio Macri a la hora de analizar los temas económicos que se discuten en el Congreso, con un discurso enérgico en el que avisó que la gente no le tiene miedo al cambio y quiere «salir de la pesadilla» del kirchnerismo, que -según su consideración- trajo más inflación, pobreza, desempleo e inseguridad.

«En los 12 años de kirchnerismo el gasto público se duplicó de 24 a 42 puntos del producto. Para financiarlo fundimos al Estado,al Banco Central, al sector privado», completó su radiografía el santafesino.

Como ya se preveía, el libertario Javier Milei avisó cuando corrían los primeros tramos de la sesión que iba a «rechazar rotundamente este Presupuesto» por cuestiones de «índole moral, técnica y por las inconsistencias confesadas por los propios diputados del oficialismo».

Graciela Camaño también le apuntó al kirchnerismo por la inclusión del tema de Ganancias de los jueces y calificó como «inadecuado» su tratamiento junto al Presupuesto. «Si algo me quedó claro es que la vocación de incorporar el pago de Impuesto a las Ganancias de los jueces no está ni cerca de hacer justicia o de terminar con un privilegio. Lo que han querido construir es un conflicto y lo construyeron», remató la diputada de Identidad bonaerense.

Después hubo críticas filosas como la Hernán Lombardi quien dijo que el Gobierno «responde al programa del Fondo con un presupuesto de ajuste«, mientras que Nicolás Del Caño, del Frente de Izquierda aprovechó su intervención para anticipar el voto en contra y criticar a Alberto Fernández por estar «más preocupado por lo que dice un participante de Gran Hermano».

Maximiliano Ferraro fue el encargado de ratificar el voto en contra anunciado días previos por Elisa Carrió. «Jamás tendrán el voto de la Coalición Cívica para comprometer el futuro de los niños, niñas y adolescentes en este contexto de catástrofe educativa», dijo el diputado.

El boca de urna de la votación en general anticipaba esta noche que el oficialismo iba a poder darle media sanción al presupuesto gracias a los 117 votos propios, más los votos de Evolución, el Interbloque Federal y los representantes de Provincias Unidas. En resumen, con asistencia perfecta, la propuesta podría cosechar más de 140 votos.

Mirá también



Source link