martes, agosto 9
Shadow

cómo funcionan y dónde instalarlos


El invierno y las bajas temperaturas hacen que el uso de los artefactos de calefacción sea superior al habitual en los hogares aumentando también el riesgo de intoxicación por monóxido de Carbono (CO). En la Argentina se calcula que hay alrededor de 200 muertes por año a causa de inhalación de monóxido de carbono. Y es una de las principales causa de muerte por intoxicaciones en el mundo.

En la Ciudad de Buenos Aires más del 80% de las intoxicaciones son por artefactos de gas en el hogar y, especialmente, por calefones con mal funcionamiento.

Es que gran parte de los casos de este tipo de intoxicación están relacionados con el uso de artefactos inadecuados o el deficiente funcionamiento de equipos a gas. que eliminan esta sustancia tóxica sin que sus dueños puedan advertirlo

Prestar atención al color de la llama de los artefactos: debe ser azul. Foto: AFP

Prestar atención al color de la llama de los artefactos: debe ser azul. Foto: AFP

¿Pero qué es exactamente el monóxido de carbono? Es una sustancia tóxica que ingresa al cuerpo a través de la respiración. Es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos. Carece de olor, sabor y color. Tampoco irrita los ojos ni la nariz. Frente a este hecho, cientos de personas podrían tener presencia de monóxido de carbono en sus hogares sin saberlo.

Además, durante el invierno, las ventanas están cerradas y se ventila menos, lo que aumenta el riesgo. Para evitarlo, existen unos dispositivos que detectan la fuga de gas y dan aviso de la presencia de monóxido de carbono en el ambiente.

¿Qué son y cómo funcionan los detectores de fugas de gas y monóxido de carbono?​

Son unos dispositivos de uso doméstico que, dependiendo de sus características, puede tener una cobertura de cantidad determinada de mts2. Es de fácil instalación: no se requiere de un técnico profesional para colocarlo y ponerlo en funcionamiento.

Vienen con un sistema de alarma que se activa ante la presencia de monóxido y gas, por lo que resulta una herramienta fundamental para la alerta temprana. Es decir, se activa antes de que la persona sienta algún síntoma de intoxicación (mareos, náuseas, etc).

Cada dispositivo tiene un alcance entre 50 y 100 mts2, por lo que, según la cantidad de ambientes y disposición del domicilio, es la cantidad de detectores que se deben instalar. Siempre es recomendable contar con un detector fijo en la cocina, en los dormitorios y en los espacios donde hay, por ejemplo, una caldera.

Paso a paso, cómo se instala un detector de gas natural y monóxido de carbono

1. Se necesitan como herramientas extras un destornillado, un lápiz, una cinta métrica y un toma corriente cercano a donde se vaya a colocar el aparato.

2. Debe colocarse a más de 1,8 mts de distancia horizontal del artefacto alimentado a gas más cercano. Y entre 15 y 30 cm del punto más alto del techo.

3. Una vez definido el lugar de instalación, realizar los agujeros en la pared en las medidas indicadas y colocar los tarugos. Fijar el soporte con los tornillos a la pared y colocar el detector. Luego se deberá enchufar la fuente al toma corriente y conectar el dispositivo. La luz verde debe permanecer siempre encendida.

4. Ahora sí, realizar la prueba inicial del producto, que variará según el modelo.

Datos importantes a tener en cuenta:

  • el aparato no debe ser instalado sobre un artefacto de gas.
  • tampoco en lugares donde la temperatura pueda estar por debajo de los 0° C ni por encima de los 40° C.
  • no debe colocarse en exteriores ni donde haya corriente de aire.
  • no debe quedar obstruido del flujo del aire por muebles ni cortinas.

Medidas básicas de prevención, según el Enargas

• Mantener el ambiente ventilado una vez encendidos los artefactos a gas, carbón o leña. Siempre debe haber una puerta o ventana abierta, tanto de día como de noche, y aún cuando haga frío.

• Prestar atención al color de la llama de los artefactos: debe ser azul; si es naranja o roja, el artefacto debe ser apagado y revisado, dado que no está funcionando correctamente y está generando monóxido de carbono.

• No dormir con braseros o calentadores a leña o carbón encendidos.

Una vez al año se deben controlar los artefactos a gas y verificar que la ventilación no esté obstruida. Foto: Archivo Clarín

Una vez al año se deben controlar los artefactos a gas y verificar que la ventilación no esté obstruida. Foto: Archivo Clarín

• Las instalaciones a gas deben ser realizadas por gasistas matriculados.

• Una vez al año se deben controlar los artefactos a gas y verificar que la ventilación (chimeneas y tubos) no se encuentre obstruida por hojas, basura o nidos de pájaros, entre otros.

No usar el horno ni las hornallas para calefaccionar el ambiente, ya que consumen mayor cantidad de oxígeno.

• No instalar los calefones o termotanques a gas en el baño.

• No dejar el auto con el motor encendido en el garaje sin que el ambiente esté ventilado.

No encender nunca un grupo electrógeno en el interior. El artefacto en funcionamiento siempre debe estar en el exterior.

• Antes de encender los artefactos a gas en una vivienda que permaneció deshabitada por un tiempo (por ejemplo, casas de vacaciones) asegúrese de que los mismos funcionen correctamente.

Se recomienda mantener el ambiente ventilado una vez encendidos los artefactos a gas. Foto: Archivo Clarín

Se recomienda mantener el ambiente ventilado una vez encendidos los artefactos a gas. Foto: Archivo Clarín

¿Qué hay que hacer en caso de sospecha por intoxicación con monóxido de carbono?

• Abrir inmediatamente las puertas y ventanas del ambiente.

No permanecer dentro de la casa y ayudar a salir a las personas que no pueden desplazarse por sus propios medios.

• Llamar al servicio de emergencias o acudir al centro de salud más cercano.

LN



Source link