domingo, septiembre 25
Shadow

“Basta compañeros, o vuelve la derecha”


“Las soluciones de la gente se logran con el peronismo en el gobierno, tenemos que dejar de mirarnos el ombligo y el 2023 es posible”. Con sus palabras de cierre, el ex ministro de Defensa Agustín Rossi resumió mucho de lo que se dijo en el encuentro que convocó en Rosario a dos mil militantes de su sector que escucharon a intelectuales y dirigentes de primera línea del gobierno nacional.

Pero hubo de todo: autocrítica, aplausos cada vez que se nombró a Cristina Kirchner, el mensaje de un ministro albertista que pareció dirigido a La Cámpora repitiendo la palabra “basta”, una exhortación repetida para que el Frente de Todos deje de resaltar más sus errores que sus aciertos y una advertencia: hay que fortalecer a este gobierno porque si no le va bien a Alberto Fernández, no hay 2023 para nadie y en Argentina “vuelve a gobernar la derecha”.

Fueron cuatro horas de exposiciones de variado tono por parte de funcionarios, diputados nacionales, ministros e intelectuales. El escenario elegido fue un amplio salón cerrado en el Mercado del Patio, ubicado frente a la Estación de Ómnibus de Rosario, y el motivo tuvo la excusa de una habitual reunión que realiza La Corriente de la Militancia, el espacio interno que conduce Rossi.

Pero el clima de tensión que vive el Frente de Todos alimentó todas las especulaciones, desde los invitados que hubo, los que estuvieron y los que faltaron, hasta si no se trataba de un lanzamiento del albertismo. Nada de eso pareció tomar cuerpo del todo.

Lo más saliente fue la referencia del ministro de Desarrollo Social, Juan Manuel Zabaletta, que fue más lejos que nadie a la hora de sincerarse. El resto insinuó más de lo que dijo.

“Hay esperanza y futuro”, dijo Zabaleta, pero al mismo tiempo instó a fortalecer al gobierno y llamó a no confundir “quien está al lado empujando y quien está enfrente de adversario. Hay millones de argentinos que esperan de nosotros. Demasiado lastimados están los argentinos para seguir peleándonos entre nosotros”, reclamó y fue ahí cuando repitió la palabra “basta”. “Hablémosle a los argentinos, dejemos de hablar de nosotros”, reiteró, en una crítica que pareció dirigida a La Cámpora.

No fue el único que tuvo palabras en contra de quienes se ocupan más o se alegran de resaltar los errores de la gestión y no hablan tanto de los aciertos. Paradójicamente la palabra “relato” apareció en varios discursos de manera negativa, cuestionando que este gobierno no tiene “narración”, que fue la otra forma de referirse al tema.

“Hay 2023 porque tenemos que hacer lo que nos comprometimos que teníamos que hacer”, dijo Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica de la Nación. “Pero es muy difícil si nos peleamos entre nosotros”, planteó.

También el ministro de Desarrollo Territorial Jorge Ferraresi, vicepresidente del Instituto Patria, recordó que vinieron a resolver los problemas de los más vulnerables, pero a veces en lugar de eso se ponen “a comentar la realidad”. “Dejémnos de joder y pongamos a la Argentina de pie”, sostuvo.

El relato y los logros del Gobierno

El asunto apareció desde el principio, cuando varios funcionarios y economistas hablaron de los “logros” de este gobierno. Incluso el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, que no estuvo presencial pero sí por videoconferencia. “La economía está creciendo, recuperamos todo lo perdido en la pandemia y hay sectores que están por encima de los niveles prepandemia”, dijo.

“De los 48 meses que gobernó Macri, 46 tuvo baja de la actividad económica, fue un modelo económico que dio la espalda al pueblo”, recordó, y adelantó que “trabajamos 50 medidas de política industrial, desarrollamos un mercado de exportación y hoy podemos visualizar la reactivación del sector industrial de nuestro país”.

Cifras y datos del repunte económico no faltaron, tampoco el reconocimiento de que esos números tienen que servir para mejorar los ingresos de la gente, especialmente de la franja a la que representa el peronismo.

En 2023, otro fenómeno electoral

El propio Rossi enfatizó que “en el 2017 nadie creía que iba a haber 2019?, y comparó: “Si hoy nadie cree que hay 2023 es una buena señal para todos los peronistas porque vamos a construir otro fenómeno electoral, que va a ser ganar las elecciones del año próximo”, pronosticó.

El ex ministro opinó que “el problema de la unidad no lo tenemos los militantes sino nuestra dirigencia, que a veces está de brazos caídos y cree que todo lo que hicimos no sirve para nada. Hay más unidad en la gente que en los dirigentes”, dijo en un mensaje con destinatarios claros.

“Los pueblos tienen mucho más olfato y pueden percibir bien las coyunturas. El movimiento nacional y popular es muy sabio y cada vez que pudo sintetizar en consignas el momento político preanunció una gran epopeya”, historió.

También criticó: “La energía que se puso en la discusión sobre el acuerdo con el Fondo Monetario fue tal que nos confundió. El problema no es el Fondo, sino el gobierno neoliberal de cuatro años Mauricio Macri que nos dejó la deuda, el 40% de pobreza y el 50% de inflación”.

“Tenemos un enemigo: no queremos que el neoliberalismo gobierne más en la Argentina, porque cada vez que lo hace las consecuencias son de enorme retroceso para el campo nacional y popular”. Y planteó una condición no menor: “Para que eso suceda, con la unidad sola no alcanza”.

En el medio de su discurso Rossi hizo un paréntesis para recordar la pelea con el campo y la polémica resolución 125. “Hoy escuché hablar las retenciones móviles. Al que se le ocurra la idea, que se quede hasta el final. No haga como Lousteau que se le ocurrió la idea, se fue y me quedé defendiendo yo solo. Eso nunca más”, dijo en medio de aplausos.

Otro tema aludido durante el encuentro fue el del relato de la gestión de este gobierno. Para Rossi, “los voceros del vaso medio vacío son mucho más potentes que los voceros del vaso medio lleno”. Y puso un ejemplo: “Hace 15 o 20 días parecía que los argentinos nos íbamos a morir de frío durante el invierno porque no íbamos a tener ni gas ni electricidad. Esta semana el presidente resuelve casi la totalidad del problema del gas y el ministro de Economía resuelve gran parte del problema de la energía eléctrica. En dos días: jueves y viernes. Pero hoy eso no aparece en ningún lado”.

Yendo a lo electoral planteó que “no es la primera vez que estuvimos en situaciones difíciles. Después de las parlamentarias del 2009, la idea generalizada era que el venía el post kirchnerismo. Y entonces la única forma de salir de esa situación y llegar al 2011 con posibilidades electorales era fortalecer la gestión. Y eso fue lo que hicimos. Ahora, si hicimos eso en 2009, y salió bien entonces, ¿por qué no habría que hacerlo ahora cuando todavía falta un año y medio?”, se preguntó.

“¿En dónde está escrito que para llegar con mejores condiciones electorales al 2023 hay que hacer otra cosa que tratar de fortalecer al presidente y a la gestión la unidad del Frente de Todos y el liderazgo del presidente de la Nación?”, arengó.

Y postuló una medida que consideró el gobierno debería analizar seriamente su implementación: la posibilidad del ingreso básico universal, que podría generar un impacto directo y el mismo efecto que la asignación universal por creó Cristina Kirchner.

Al final deseó que encuentros como el de Rosario, que fue denominado “Cabildo Abierto de la Militancia” o como “una celebración de la política”, pueda ser replicada por todas las organizaciones políticas del peronismo. “Hay que sacar nuestra militancia social a la calle”, arengó. “Podemos tener diferencias entre nosotros, pero tenemos muchas más diferencias con los otros. Asumir que el problema en la Argentina no solo es que el gobierno haga lo que tiene que hacer, sino que también llegue con actitud electoral para que el 2023 no vuelva a gobernar el neoliberalismo en nuestro país”.

Una enorme foto del presidente junto a Cristina Kirchner con los brazos en alto y de la mano, tomada en el festejo del triunfo de 2019, fue desplegada en una pantalla de fondo del escenario al que se subieron los principales referentes del espacio La Corriente de la Militancia y quienes fueron invitados a disertar. Ese fue el final de una larga jornada de reflexiones y exposiciones, que encontró a todos cantando la marcha peronista.

Todos los detalles del acto fueron cuidados. Incluso la música del final cuando los más de dos mil militantes que se dieron cita en el Mercado del Patio se desconcentraron escuchando la música de Fipo Páez con el tema “Salir al sol”, que propone “salir a pelear y defender el lugar”, pero que tiene una parte donde invita a “hacerte valer (porque), hoy decidís un país, podés cambiar este gris, ahora o no lo hacés más. Es un momento crucial, no sos un trapo de piso”. /Infobae





Source link