lunes, octubre 3
Shadow

Alerta por la interna de la barra de Independiente: temen nuevos enfrentamientos


El alerta por la interna que vive la barra brava de Independiente sigue latente en Avellaneda. En el club, en las autoridades del Municipio y también en la ApreVIDe, que piensan en un operativo similar para el juego de mañana frente a General Caballero de Paraguay en el Libertadores de América por la Copa Sudamericana. ¿El agravante? Que el juego será a las 21.30, un horario complejo para la organización y que puede profundizar los riesgos, después del cruce que ocurrió el sábado entre las tres facciones que se disputan el liderazgo de la tribuna.

Para las autoridades de Seguridad, el operativo en las inmediaciones del Libertadores de América evitó un cruce que pudo ser sangriento, con un grupo (Somos Nosotros) que lider Loquillo Rodríguez que terminó detenido por intentar ingresar con carnets prestados o apócrifos, con gente que tenía derecho de admisión y que terminó con su líder en un altercado con un efectivo policial (con el correr del fin de semana todos recuperaron la libertad, solo con contravenciones). Ante este escenario, los otros dos bandos se movieron. En la cancha solo estuvo Juani de Gerli (Juan Ignacio Leczniki) con su gente, mientras que afuera esperaban más de un centenar de barras con Pablo Bebote Álvarez al frente. Incluso su bando (denominado Los Diablos Rojos) generó disturbios sobre la calle Colón, ya termino el juego, cuando se acercaron hasta uno de los accesos del estadio e impidieron que salieran hinchas, periodistas y que demoraron el egreso del micro con los futbolistas. Luego se dispersaron entre amenazas, disparos al aire y promesas de un nuevo intento por retomar un poder que hoy ostenta el grupo de Barracas, autopercibido Los Dueños de Avellaneda. La exposición pública de Bebote desde sus redes sociales también tuvo un correlato en la Justicia, con una denuncia en la que Alvarez dice que desde el club (puntualmente menciona a Héctor Yoyo Maldonado) quieren bancar a una de las facciones (la de Loquillo) a cambio de “sacarlo del medio”. En su denuncia, Bebote compromete a la cúpula de la Policía Bonaerense. Un movimiento más en su estrategia por retomar un poder que hoy se codicia en las vísperas de las elecciones.

Hubo 100 barras de Independiente detenidos. (Foto: Juano Tesone)

Hubo 100 barras de Independiente detenidos. (Foto: Juano Tesone)

“El problema se evitó en un partido pero no se solucionó; solo se postergó para el próximo”, le confió a Clarín una fuente de Seguridad que mantiene contactos diarios con las autoridades para imponer restricciones más grandes en el derecho de admisión para buena parte de las facciones. El problema, igual, parece ser más grave y que se resolverá (como ya ocurrió a inicios de este año) en las calles y los barrios del Municipio. “La pelea por el poder de la tribuna de Independiente va a seguir hasta que no arreglen entre los bandos, que haya un cambio de mando o que las elecciones determinen un nuevo orden en el club”, reflexionaron quienes conocen de los pasillos de Independiente.

Los 600 efectivos que se dispusieron como operativo de seguridad quedaron cortos el otro día. Y por eso para el juego ante General Caballero serán cerca de 800 los que se destinarán para evitar que haya nuevos intentos por ingresar a la cancha y desatar lo que los bandos prometen como una “batalla sangrienta por el poder”. Lo cierto es que más allá de aumentar los efectivos a disposición, también se piensa en extender el tiempo de cuidados. En la antesala del partido y luego de él, para evitar lo que ocurrió el sábado. Aunque la de Independiente parece ser una guerra que recién comenzó.



Source link