martes, agosto 9
Shadow

Advierten sobre un posible crecimiento de casos de Ómicron en Capital


El Ministro de Salud de la Provincia, Juan José Esteban, señaló que a través del estudio de las aguas servidas «estamos viendo un crecimiento de casos en Capital, principalmente de la variante Ómicron».

Esteban indicó que fue detectado a partir del trabajo de la Ing. Verónica Rajal de la UNSa denominado «Determinación de SARS-CoV-2 en aguas superficiales y residuales de la provincia de Salta». 

Por otra parte, confirmó esta mañana que hay dos menores internados por la enfermedad. Si  bien las infecciones más comunes son las virales, que en general son leves y a menudo desaparecen por sí solas, las bacterianas requieren tratamiento antibiótico y pueden ser mortales si no son adecuadamente tratadas.

“Hemos tenido dos casos de meningitis Haemophilus, es una bacteria. Una niña de Salvador Mazza está internada en el hospital de Tartagal. El otro caso está internado en el hospital del Milagro”, dijo Esteban.

esteban

Prevención de la meningitis 

Las infecciones más comunes son las virales, que en general son leves y a menudo desaparecen por sí solas. En cambio, las bacterianas requieren tratamiento antibiótico y pueden ser mortales si no son adecuadamente tratadas.

La enfermedad puede ocasionar la muerte o dejar secuelas irreversibles, como pérdida de la audición o problemas neurológicos graves.

Vacuna

La introducción de las vacunas permitió reducir los casos graves y muertes por meningitis. En la Argentina, el Calendario Nacional de Vacunación incluye la vacuna contra meningococo, que se coloca en forma gratuita en hospitales y centros de salud.

La primera dosis se aplica a los tres meses de vida, la segunda a los cinco meses y un refuerzo a los 15 meses.

Como estrategia complementaria, a los 11 años se coloca una única dosis, que protege al adolescente y evita la transmisión de la bacteria, ya que este grupo suele ser portador del meningococo en nariz y fauces. 

Síntomas

En los niños, los síntomas pueden variar según la edad. En lactantes, lo más frecuente es irritabilidad, fiebre, rechazo al alimento, mayor tendencia al sueño, llanto intenso y continuo. Esta franja es el grupo más vulnerable y con mayor riesgo de desarrollar formas graves de la enfermedad.

Posterior a esa etapa, puede manifestarse con dolor de cabeza, tendencia al sueño, irritabilidad, fiebre, disminución del nivel de conciencia, sensibilidad a la luz, rigidez del cuello, náuseas y vómitos.

Debido a que estos síntomas pueden ser similares a los de otras enfermedades, se debe evitar la automedicación y consultar a un médico para tener un diagnóstico certero e iniciar el tratamiento correspondiente.

Signos en recién nacidos

Los recién nacidos y los bebés pueden mostrar estos signos:

·         Fiebre alta
·         Llanto constante
·         Somnolencia o irritabilidad excesivas
·         Dificultad para despertar
·         Inactividad o pereza
·         No despertarse para comer
·         Falta de apetito
·         Vómitos
·         Una protuberancia en la parte superior de la cabeza (fontanela)
·         Rigidez en el cuerpo y cuello
Puede ser difícil consolar a los bebés con meningitis e incluso pueden llorar más cuando se los levanta.

Transmisión y prevención

La bacteria meningococo se transmite de persona a persona, a través de gotículas de las secreciones respiratorias o de la garganta.

La propagación de la enfermedad se ve facilitada por el contacto estrecho y prolongado con una persona infectada, a través de besos, estornudos, tos, vajilla y cubiertos compartidos.  

Es fundamental, como lo es para prevenir todo tipo de enfermedades, mantener hábitos higiénicos, especialmente el lavado de manos con agua y jabón antes de preparar y consumir alimentos, luego de limpiarse la nariz y después de usar el baño.

En el caso de que no sea posible el lavado de manos con agua y jabón, una alternativa eficaz es el uso de alcohol en gel.

También es importante mantener un buen estado de higiene bucal y personal y evitar compartir vasos, bombillas u otros utensilios sin lavar.

Otra medida para prevenir la transmisión de enfermedades es cubrirse la boca con un pañuelo descartable al estornudar o toser y desecharlo de inmediato. Si no se cuenta con pañuelo descartable, inclinar la cabeza hacia el piso y estornudar o toser en el pliegue del codo, evitando el contacto de nariz y boca con las manos.

Es recomendable mantener limpias y desinfectadas las superficies de alto nivel de contacto, como picaportes, teléfonos, teclados, mesas, juguetes, etc. La desinfección puede hacerse con una solución de agua y lavandina.

También se recomienda ventilar diariamente las habitaciones y la ropa de cama.





Source link